Cambio Climático

Técnicamente, este concepto no es igual que el de “calentamiento global”, pero actualmente ambos están muy relacionados puesto que el segundo es uno de los factores que lo propician. El cambio climático es la modificación a largo plazo de los patrones del clima del planeta o de una región, o de sus temperaturas promedio.

Recuerda que el clima es el tiempo promedio de una zona. A lo largo de un período de tiempo el clima puede variar en función de las precipitaciones, la humedad, la nubosidad y otros elementos, pero se mantiene estable. El cambio climático se produce si ese clima cambia abrupta o notoriamente en el transcurso de un período de tiempo relativamente breve. Esto es lo que está sucediendo en la actualidad: la temperatura del planeta ha aumentado alrededor de 0.8º centígrados desde 1880, lo que ha generado un clima más cálido.

Pero cambio climático tampoco es sinónimo de aumento de temperaturas, ya que también puede producirse por su disminución. Así pues, a lo largo de la historia de este precioso planeta llamado Tierra se ha suscitado diversos eventos de cambio climático.

La temperatura del planeta ha aumentado alrededor de 0.8º centígrados desde 1880.

Cambio climático a través del tiempo

Los expertos han encontrado evidencias geológicas de cambios climáticos a gran escala que han ocurrido en la Tierra, especialmente durante los últimos 4 millones de años. Se ha registrado largos períodos de enfriamiento, edades de hielo y períodos de calentamiento. Muchos de ellos sucedieron de forma gradual y lenta, pero en otros casos su desarrollo fue rápido.

Millones de años atrás no existían seres humanos ni los problemas asociados a estos que hoy se señalan como causas del actual cambio climático, por lo que los factores que lo ocasionaban eran mayormente el movimiento de las placas tectónicas y la inclinación del eje terrestre, es decir, factores bióticos o naturales que, al modificar la distribución y forma de las masas de tierra, afectaron los patrones de circulación atmosférica, marina, y eventualmente, climática.


Ejemplo: a mediados del Cretácico no existían grandes casquetes polares, pues el clima global era 6 u 8 grados centígrados más cálido que el promedio actual, mientras que el dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera era hasta 5 veces mayor. No obstante, durante la edad Berrasiense, a principios del Cretácico, se experimentó una tendencia al enfriamiento. ¿El contraste? El llamado “Máximo térmico del Eoceno Inicial”, un evento de dramático cambio climático en el que las temperaturas globales aumentaron unos 5 o 6 grados centígrados en un lapso de 20,000 años o menos.

Evidencias del cambio climático.

Derretimiento del hielo en un glaciar.

Evidencias del Cambio Climático

El cambio climático contemporáneo se hace evidente porque:

  • Las temperaturas son más altas que antaño. 9 de los 10 años más calientes que se han registrado se han producido a partir del 2000.
  • Los glaciares están retrocediendo, debido al derretimiento del hielo.
  • Como consecuencia de lo anterior, el nivel del mar se ha elevado, en promedio, unos 19 centímetros a nivel mundial, y 178 milímetros durante los últimos 100 años.
  • El volumen de las capas de del continente antártico y de Groenlandia está disminuyendo.
  • El hielo marino del océano Ártico ha disminuido y el hielo del océano Ártico ha aumentado.
  • Se registran cambios en las estaciones del planeta, por ejemplo, la primavera comienza antes o después.

Causas del Cambio Climático

Causas naturales

Movimiento de las placas tectónicas.
Ocasiona que emerjan montañas y volcanes, que las masas de tierra se unan o separen, etcétera. Todo esto influye en la temperatura, las precipitaciones y otros elementos del clima. Por ejemplo, una hipótesis sobre el calentamiento durante el Cretácico sugiere que los movimientos entre las placas liberaron una alta cantidad de CO2 en la atmósfera.

Cambios en la inclinación del eje de la Tierra.
Como el ángulo de inclinación determina las regiones que reciben mayor o menor radiación solar durante las estaciones, un cambio supone un elemento que afecta la distribución de dicha radiación.

Erupciones volcánicas.
Las grandes erupciones explosivas pueden arrojar gases como el dióxido de azufre, el cual es proclive de ser causa del enfriamiento de la atmósfera inferior; el CO2 liberado es conocido gas de efecto invernadero. No obstante, aunque las erupciones son factores que promueven el cambio climático, no son los principales.

Variaciones en la radiación solar.
El aumento o disminución de la radiación solar tienen el poder de calentar o enfriar más el planeta, si bien el calentamiento global actual no es resultado directo de las variaciones.

Efectos del cambio climático.

Una de las causas antropogénicas que propician el cambio climático del planeta.

Causas antropogénicas

Son todas aquellas que liberan grandes cantidades de gases de efecto invernadero por causa de actividades humanas. Cuando estos gases se concentran a gran escala en la atmósfera, impiden que la radiación solar salga de ella, lo que propicia que el calor quede atrapado. Esto es el efecto invernadero, que está desencadenando el cambio climático.

El problema es que las actividades que liberan los gases, como la quema de combustibles fósiles por parte de las múltiples industrias y acciones humanas (ejemplo: uso masivo de automóviles) no cesan, no disminuyen, no son sostenibles.

Los océanos se han vuelto más ácidos debido a que absorben el exceso de CO2 de la atmósfera.

Efectos del Cambio Climático

Las evidencias del cambio climático no son más que efectos inmediatos que se han desencadenado a raíz del aumento de temperaturas en la época contemporánea. Sin embargo, también se han dejado ver efectos en los procesos ecológicos:

Los océanos se han vuelto más ácidos debido a que absorben el exceso de CO2 de la atmósfera. En consecuencia, los corales y otras especies de esqueleto calcáreo pueden enfermar y morir.

Los rangos de distribución de varios animales están cambiado, pues aquellos en la parte superior de la cadena alimentaria siguen a sus presas, que a su vez, se desplazan en busca de zonas con temperaturas agradables.