Representaciones de la Tierra

Una representación geográfica es aquella figura o imagen trasladada desde la realidad; en este caso, la Tierra es un planeta en el que el hombre vive y por lo tanto no puede visualizar en su totalidad. Sin embargo, gracias a imágenes elaboradas de la Tierra, es capaz de mirar su planeta y obtener múltiples conocimientos de ella.

Las representaciones de la Tierra más comunes son los mapas, que ofrecen una serie de ventajas: son fáciles de transportar y almacenar al estar plasmados en una superficie plana capaz de doblarse o enrollarse, y pueden fijarse en una gran cantidad de superficies planas como paredes, mesas, tablas, etcétera.

El arte de plasmar la Tierra

No obstante, existe otra forma de representar la Tierra, más acorde con su forma original: el globo terráqueo. Se trata de una representación a escala elaborada sobre una superficie tridimensional, específicamente una esfera. La forma de la Tierra no es exactamente esférica pues está achatada en los polos, pero se acepta a la esfera como una forma adecuada para representar el planeta.

Gracias a imágenes elaboradas de la Tierra, el hombre es capaz de mirar su planeta y obtener múltiples conocimientos de ella.

Ambos, mapa y globo terráqueo, aparecen como recursos útiles para toda persona que ha necesitado conocer la Tierra o una parte de ella.

Los mapas

Se denomina mapa a una representación abstracta de una parte del mundo o de este completo. Comunican información específica como la división política de un país, el relieve de un territorio o los continentes del mundo, mediante una serie de recursos gráficos tales como el color, el tamaño y la orientación.


La mayoría de los mapas están hechos a escala sobre un material plano y liso (comúnmente papel) y muestran un sistema de líneas y puntos imaginarios llamados paralelos y meridianos, gracias a los cuales es posible, y por medio de coordenadas geográficas, ubicar un punto específico.

Mapas de la Tierra.

Antiguo mapa de la Tierra.

Los primeros mapas del mundo eran herramientas muy sencillas, pero con el transcurso del tiempo, la necesidad de tener mapas más precisos y amplios logró que se les añadiera recursos que facilitaran su comprensión y elevara su utilidad. Hasta el día de hoy, todos los buenos mapas tienen estas características:

Escala.
Indica la relación entre las distancias en el mapa y las distancias reales en el mundo. Por ejemplo, un centímetro en el gráfico podría representar 10 kilómetros de la Tierra. Esto permite tener una idea acerca de la medida de sitios reales, como la anchura de un río o el perímetro de un país.

Simbología.
Es el conjunto de símbolos gráficos que se añaden para representar ciertos elementos de la geografía del área. Muchos mapas suelen utilizar estrellas para indicar que ahí se encuentra la capital de un país, y otros muestran varios tipos de líneas para mostrar caminos, carreteras o fronteras.

Líneas imaginarias.
Las líneas de latitud y longitud, o meridianos y paralelos, se muestran formando una especie de red o rejilla gracias a la cual se puede localizar un sitio.

Generalización.
Es la selección de elementos a ser incluidos, excluidos o fusionados en un mapa.  Mientras más grande sea la escala, es menos probable que se agreguen elementos específicos; es el caso de los mapas cuya intención es mostrar los continentes: no suelen incluir las capitales de las ciudades del mundo o las carreteras, porque para eso se suelen utilizar mapas más específicos.

Tipos de mapas

Aunque existen muchísimos tipos de mapas, pueden pertenecer a uno de estos grandes grupos:

Mapas topográficos.
Son los que resumen el paisaje en sus características topográficas: relieve, forma del terreno, etcétera.

Mapas temáticos.
Son mapas que muestran distribuciones o patrones sobre un tema específico, como la densidad de población de Australia o el clima de Canadá.

Mapas de referencia general.
Describen la geografía general de un área, lo que incluye sus elementos naturales y artificiales. Los ejemplos más claros son los mapas de las calles y de zonas turísticas.

Cartas de navegación.
Son mapas utilizados para la navegación marítima e incluso aérea. Tiene características de los mapas anteriormente descritos pero muestran más detalles del agua y de las costas que de la superficie continental.

Mapas catastrales.
Muestran los bienes inmuebles, las medidas y los límites de un país, o una región. Los mapas catastrales se componen de varios planos catastrales (donde se detallan las mismas características, pero de una propiedad).

El arte de plasmar la Tierra.

Globo terráqueo.

El globo terráqueo

Pese a la mayor correspondencia del globo terráqueo con la forma de la Tierra, es una representación poco práctica en comparación con los mapas. Sin embarga, tiene la enorme ventaja de no distorsionar en grado sumo la forma y el tamaño de la superficie terrestre.