menu
Compartir

La Tierra

Por Equipo de redacción. Actualizado: 10 enero 2023
La Tierra

Hablar de la Tierra implica un número indefinido de palabras y una cantidad de tiempo impresionante. Se sabe mucho sobre ella, y aún así falta demasiado por aprender. Pero es posible condensar lo más importante que de ella se conoce. Los seres humanos necesitamos entender el lugar donde vivimos. No solo por simple curiosidad, sino también para ayudarnos a sobrevivir. El planeta Tierra es un conglomerado de elementos dispuestos de tal forma que funcionan como un todo y se sirven entre sí. Los océanos albergan vida animal y vegetal, y al mismo tiempo influyen en el clima de una región. De rocas están hechos los volcanes, pero esas mismas rocas son expulsadas durante una erupción volcánica y el hecho puede convertirse en un desastre natural.

En este artículo de GEOenciclopedia, te explicamos cuáles son las principales características de la Tierra y cuál es su estructura geológica.

También te puede interesar: Representaciones de la Tierra

Qué es La Tierra, el planeta de la vida

La Tierra es el hogar de los seres vivos y se formó hace más de 4,500 millones de años. Es el quinto planeta más grande del Sistema Solar y el tercero más cercano al Sol; su distancia promedio a éste es de unos 149’597,890 kilómetros o prácticamente 150 millones de kilómetros. Como otros planetas, presenta una forma esférica y ligeramente achatada en los polos. Su diámetro es apenas un poco más grande que el de Venus. Es un planeta sin anillos pero con un satélite natural, la Luna.

Aunque normalmente se le representa como una esfera en posición vertical, su eje está ligeramente inclinado a unos 23.45°. La consecuencia de esta inclinación son las estaciones: primavera, verano, otoño e invierno, pues durante una parte del año el hemisferio norte se inclina hacia el Sol por lo que en el norte es verano y en el sur es invierno. Durante la otra mitad del año esta situación se invierte.

La Tierra orbita alrededor del Sol, la estrella que provee el nivel de luz y calor ideales para la vida. En términos básicos, el planeta experimenta dos movimientos: rotación y traslación. El primero es efectuado alrededor del eje polar en el sentido contrario al de las manecillas del reloj, es decir, de oeste a este. El movimiento de traslación es el que realiza alrededor del Sol en una órbita casi circular.

Un día en la Tierra tiene una duración de 24 horas, pero si se trata de ser muy específicos, la NASA estima esta duración en 23.934 horas o 0.99726968 días terrestres. Esto es el período de rotación sideral. Ahora bien, 1 año terrestre dura 365.26 días, el tiempo que tarda en recorrer una órbita completa alrededor del Sol.

Los movimientos de la Tierra y las condiciones en que se encuentra en el Sistema Solar inciden en una serie de fenómenos increíbles y naturales: erupciones volcánicas, tormentas, terremotos, estaciones, eclipses, mareas y muchas más. Es un planeta tremendamente activo y en constante cambio.

La Tierra - Qué es La Tierra, el planeta de la vida

Características de la Tierra

  • Diámetro: 12,756 km.
  • Masa: 5.9722 x 1024 kg.
  • Densidad: 5.513 g/cm3.
  • Volumen: 1,083,206,916,846 km3.
  • Temperatura mínima/máxima: -88°/58° centígrados.

Estructura geológica de la Tierra

Es un planeta rocoso con una superficie sólida que a su vez está caracterizada por la presencia de numerosas formaciones geológicas: montañas, mesetas, cañones, llanuras, valles, etcétera. La zona inferior de la Tierra se compone de varias capas de roca y metal; mientras mayor es la profundidad, mayores son las temperaturas.

La estructura terrestre está compuesta por 3 capas:

  • La corteza es la capa más delgada y superficial, en cuyo exterior se encuentran sedimentos.
  • El manto es la capa bajo la corteza y está formado por densas rocas. Representa cerca del 83 por ciento del volumen de la Tierra.
  • El núcleo, por su parte, es la capa más profunda y al parecer contiene hierro, níquel y azufre. El núcleo es el origen del campo magnético terrestre, el cual puede ser distorsionado por el viento solar (partículas con carga que el Sol expulsa de forma continua). Si las moléculas quedan atrapadas en el campo magnético, chocan con moléculas de aire en los polos, produciéndose así las bellísimas auroras boreales y auroras australes.

Atmósfera de la Tierra

La atmósfera es una mezcla de gases: 78 por ciento de nitrógeno, 21 por ciento de oxígeno y 1 por ciento de otros. Del mismo modo que la Tierra tiene una estructura geológica, la atmósfera consiste en varias capas: troposfera, estratosfera, mesosfera, ionosfera y exosfera. La troposfera es la capa más cercana al suelo y la más densa.

Es cierto que otros planetas también tienen atmósferas, pero la terrestre es la única transpirable y gracias a ella los seres vivos mantienen la vida. Protege de la radiación nociva del Sol y del impacto de meteoritos y a la vez ejerce influencia en el clima.

La Tierra - Atmósfera de la Tierra

El agua de la Tierra

Los seres vivos no son solamente humanos, animales y plantas. Existen millones y millones de seres que viven y realizan funciones que en conjunto equilibran la Tierra.

El agua es un líquido claro e inodoro que permite la vida. Cuando los astronautas del Apolo VIII obtuvieron una imagen del planeta desde el espacio, observaron un gran globo azul con manchones blancos y marrones, pero eminentemente azul. Y es que el planeta está cubierto por agua en casi un 71 por ciento, por lo que se le llama a menudo “el planeta azul”.

La mayor parte del agua de la Tierra es salada, pero una pequeña parte es “dulce” y es la que los humanos pueden usar para beber. Por esto es importante cuidar este recurso, ya que sin él la muerte sería efectiva.

Los oceános de la Tierra

Casi el 71 por ciento del planeta está cubierto de agua. El gran océano que baña las masas de tierra es inmenso y está lleno de seres tan grandes como la ballena azul y tan pequeños como el plancton. 5 océanos conforman el océano del mundo: el Ártico, el Antártico, el Pacífico, el Atlántico y el Índico. La dinámica oceánica es tan diversa como la de la tierra. Las profundidades eternas de la fosa de las Marianas contrastan con las orillas de las líneas costeras, y en su superficie enormes glaciares han sido vistos a flote. Debajo se hallan cordilleras, montañas y volcanes, algunos más grandes de los que se han visto sobre el suelo terrestre. Los océanos, plenos de vida y riquezas, son tesoros de magnitud invaluable para el hombre.

El Clima de la tierra

Objeto de innumerables conversaciones, el clima de la Tierra es uno de los elementos que permiten al ser humano habitar este planeta. La inclinación con respecto al Sol, la rotación sobre su eje, su cercanía con el astro rey y otros factores determinan los diversos climas de los que gozamos y permiten el agradable ambiente que nos impide morir de frío y sucumbir ante un intenso calor. No todos los climas del planeta son iguales. Existen cálidos, templados y polares, así como tropicales húmedos, áridos, semiáridos, subárticos y continentales, entre otros, en función de elementos como las precipitaciones, la nubosidad, la humedad y la presión atmosférica, sin olvidar la influencia del ciclo del agua. De vez en cuando, las condiciones climáticas se conjugan para dar lugar a fenómenos magnánimos y a menudo temidos. El cambio climático, los monzones y los eventos de La Niña y El Niño nos recuerdan que estamos a merced de la naturaleza.

Las montañas de la tierra

Arriba o abajo del mar. Ahí crecen las montañas, prácticamente en cualquier continente, sea frío o cálido. Una quinta parte de la superficie de la Tierra está dominada por estos grandes montículos que brindan paisajes espectaculares y forman parte del relieve. Su conjunto puede ser llamado cordillera, sierra o cadena montañosa, y en sus laderas crecen frondosos bosques o verdes pastizales donde numerosos animales encuentran alimento y refugio. Una montaña es recuerdo de los movimientos de las placas tectónicas y de la cultura en la que se circunscribe. Los Alpes europeos, el Aconcagua y el altísimo monte Everest son solo algunas de las más famosas montañas y se han convertido en orgullo de sus tierras.

Las Islas de la Tierra

Una isla puede ser epítome del paraíso tropical, pero sus características son tan variadas que es imposible reducirla a ello. Las islas son pequeñas masas de tierra rodeadas de agua que se encuentran en todos los océanos del mundo, y que muchas veces acogen fauna y flora única y especial. Algunas islas son inaccesibles, pero a otras, como las de Japón, no las limita su pequeño espacio. Su formación es obra de los movimientos internos del planeta y así como pueden surgir intempestivamente, pueden desaparecer en un abrir y cerrar de ojos.

Si deseas leer más artículos parecidos a La Tierra, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Otros La Tierra.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
La Tierra
1 de 3
La Tierra

Volver arriba