Zonas y Profundidades del Océano

El océano más profundo de la Tierra

El océano es una gran masa de agua que cubre el 71% de la superficie de la Tierra, pero su profundidad continúa siendo un gran misterio para la ciencia. Tal es así, que se han concretado expediciones para descender a niveles donde casi ningún organismo vivo conocido es capaz de llegar. El punto más lejano a la superficie mide entre 10.9 y 11.3 km y pertenece a la Fosa de las Marianas, un punto en el océano Pacífico cercano al mar de Filipinas. 

Sin embargo, se cree que puedan existir zonas más profundas con especies adaptadas de fauna y varios tipos de bacterias metabolizadoras. Son numerosos los rincones del océano que no han sido explorados. Las zonas más profundas del área pelágica, conforman aproximadamente un 95% de lo que el ser humano no conoce, y que puede cambiar el rumbo de las investigaciones sobre los inicios de la vida en la Tierra y nuestro origen como especie.

El océano más profundo

El océano Pacífico es el más profundo de la Tierra con al menos 6 regiones que superan los 10,000 metros de profundidad, mientras que el océano Ártico es el menos hondo con 1,050 metros en promedio. 

Después del océano Pacífico, el más profundo es el océano Atlántico con zonas que superan los 8,500 m de profundidad, seguido del Índico y posteriormente el Antártico. No obstante, ningún océano deja de asombrarnos y cada uno cuenta con zonas donde el acceso humano es casi imposible. Quizá en varios años más, el hombre cree la tecnología adecuada para ingresar a esas áreas oceánicas de condiciones peligrosas.

Zonas del océano. / Imagen de dominio público por Atelier graphique.

Zonas y profundidades oceánicas.

 

En cuanto a su lejanía de la costa (medición horizontal), las zonas del océano se dividen en: 

  • Nerítica
  • Oceánica

Nerítica.

Esta zona abarca tres áreas: plataforma continental, bentos y talud continental.

Plataforma continental.

Las aguas de la plataforma continental son las más próximas a la costa, pero no contemplan el litoral, ya que eso pertenece a la zona intermareal (también llamada intertidal). La plataforma continental posee una leve inclinación que se dirige al talud continental.

Bentos, zona bentónica o zona béntica.

Es el fondo marino donde comúnmente se asientan los arrecifes de coral y existe una amplia y variada diversidad de fauna.

Talud continental.

Se trata de una zona que precede a la parte oceánica y que está representada por un declive que puede llegar a la oscuridad abisal. Hasta el inicio del declive pertenece a la zona nerítica.

Oceánica.

Comienza más allá del inicio del declive del talud continental. Las profundidades son mayores y abarca tanto zonas con luz como aquellas donde los rayos solares no alcanzan a iluminar.

En cuanto a iluminación por luz solar (medición vertical), el océano se divide en:

  • Zona fótica. Donde llega la luz solar. Abarca la zona epipelágica.
  • Zona afótica. Donde no llega ni el 1% de luz solar. Abarca las zonas mesopelágica (sus niveles más profundos), batial, abisal y hadal.

Con relación a la profundidad (medición vertical), el océano tiene otras divisiones: 

Zona pelágica.

Es la zona de alta mar o “mar abierto”. Es decir, horizontalmente comienza al terminar la zona nerítica, pero verticalmente abarca desde la superficie hasta lo más profundo del océano. Los seres vivos que viven en esta zona reciben el nombre de organismos pelágicos. 

Se divide en zona epipelágica, mesopelágica, batial, abisal y hadal. Las que veremos a continuación.

Zona demersal.

Es parte de la zona nerítica y se sitúa justo por encima del fondo del océano. No obstante, es de profundidad variable y puede tener zonas de luz o de oscuridad.

Zona béntica.

Es la zona de declive y parte del suelo que conecta la zona nerítica con la oceánica. Contempla numerosa flora y fauna, así como las capas de suelo que conforman su estructura.

Niveles de profundidad oceánica. / Imagen de dominio público.

Profundidades de la zona pelágica.

 

Zona epipelágica (luminosa).

Penetra la luz solar con facilidad, ya que contempla desde la superficie hasta 200 metros de profundidad. Muchos de los animales marinos que conocemos albergan esta zona, como: 

Salmones y corales (10 m*)

Osos polares (25 m*)

Bacalaos y dragones de mar (55-60 m*)

Belugas (75-80 m*)

Orcas (100-105 m*)

Leones marinos (135 m*)

Tiburón sarda (150 m*)

Tortuga verde (170 m*)

 

(*Valores aproximados).

Zona mesopelágica (crepuscular).

Es donde comienza la zona afótica, pero en los primeros niveles de profundidad aún penetra un leve porcentaje de rayos solares.

La zona mesopelágica abarca entre 200 y 1000 metros de hondura, y son halladas especies como: 

Anguilas lobo (220 m*)

Algas kelp (240 m*)

Tortuga olivácea (258 m*)

Tiburón blanco (270 m*)

Delfín nariz de botella (287 m*)

Tiburón azul (350 m*)

Mariposa marina (460 m*)

Tiburón mako (500 m*)

Pingüino emperador (525 m*)

Pez luna (575 m*)

Cangrejo gigante japonés (640 m*)

Pulpo gigante (760 m*)

Cachalote (910 m*)

Tortuga laúd (950 m*)

Berardius (970 m*)

(*Valores aproximados).

El ser humano ha llegado a esta zona (332 m), por supuesto, con equipo de buceo. 

Zona batial (medianoche).

La zona batial o batipelágica, es aquella que comprende desde 1000 hasta 4000 m de profundidad. Aquí, la luz solar ya no está disponible, la presión hidrostática es mayor y la temperatura del agua es de 4 °C en promedio. Por si fuera poco, en las zonas más próximas a la zona abisal, el oxígeno disminuye a niveles muy peligrosos para la gran mayoría de los organismos.

No hay plantas conocidas y la cantidad de animales se ve muy disminuida conforme aumenta la presión y oscuridad; sin embargo, varios tipos de fauna producen su propia luz (bioluminiscencia) y viven más años que las especies más superficiales, según las investigaciones, por gastar mucha menos cantidad de energía diaria. 

Entre la fauna que se encuentra en la sección batipelágica, podemos mencionar:

Peces Lophiiformes (1040 m*)

Pez reloj del Atlántico (1095 m*)

Pez borrón (1160 m*)

Tiburón anguila (1195 m*)

Tiburón duende (1290 m*)

Coral Paragorgia arborea (1330 m*)

Medusa tiburonia granrojo (1475 m*)

Gusano de tubo gigante (1550 m*)

Cangrejo yeti (1645 m*)

Tiburones Hexanchus (1720 m*)

Narval (1800 m*)

Calamar joya (1900 m*)

Pulpo telescopio (2000 m*)

Tiburón de Groenlandia (2160 m*)

Calamar colosal (2200 m*)

Elefante marino (2380 m*)

Pez engullidor negro (2740 m*)

Calamar vampiro (2900 m*)

Pez pelícano (3055 m*)

Pez-ballena flácido (3575 m*)

 

(*Valores aproximados).

Algunos restos de embarcaciones se han asentado en esta zona, siendo una de las más populares la del Titanic, un enorme transatlántico británico que se hundió en el año 1912 tras colisionar con un iceberg. Este se ubica a 3800 m de profundidad.

La zona batial suele representar en promedio, el nivel más profundo en los océanos, pero existen lugares donde la profundidad es mucho mayor. A esto se le conoce como zona abisal y zona hadal, las partes más recónditas e inexploradas del océano.

Zona abisal.

La zona abisal o abisopelágica, abarca desde 4000 hasta 6000 metros de profundidad y se caracteriza por oscuridad total, una temperatura que oscila entre 3 y 2 °C, carencia total de oxígeno y altas concentraciones de nitrógeno, fósforo y sílice como consecuencia de la descomposición de materia orgánica de las capas superiores del océano.

Existe muy poca actividad animal debido a la falta de oxígeno y a la presión hidrostática extrema. Sin embargo, se han encontrado las siguientes especies:

Medusa Atolla (4048 m*)

Cerdos de mar (4500 m*)

Tiburón boquiancho (4595 m*)

Pez Anoplogaster (4700 m*)

Pez trípode (4795 m*)

Pez cusk sin rostro (5098 m*)

Algunos anfípodos (5300 m*)

Pez araña abisal (5600 m*)

 

(*Valores aproximados).

Zona hadal.

 

La zona hadal o hadopelágica, está representada por fosas marinas de profundidades inmensas que superan los 6,000 m de profundidad. La más honda hasta el día de hoy, es la fosa de las Marianas, ubicada en el océano Pacífico occidental con una distancia a la superficie de 11,300 m. Mucho más de lo que mediría el monte Everest si su cima se rotara hacia el océano.

El nivel de presión de la zona hadal es de aproximadamente 110 MPa (1 megapascal (MPa) equivale a 1 000 000 pascales (Pa), cantidad que ninguno de los animales comunes que vemos en la superficie podría soportar.

Esta zona es casi desolada, pues sobreviven algunas bacterias que metabolizan el hidrógeno y metano liberados por las rocas y agua, así como unas cuántas especies animales halladas durante las expediciones con submarinos. Estas son:

Pez cola de rata (6,800 m*)

Poliplacóforos o cochinillas de mar (6895 m*)

Ctenóforos (parecidos a las medusas) (7215 m*)

Pez Pseudoliparis amblystomopsis (8175 m*)

Pez brótula (8360 m*)

Anfípodos hadales (10,320 m*)

 

(*Valores aproximados).

A pesar de que son distancias extremadamente lejanas, no se descarta la posibilidad de que exista algún punto o puntos, aún más profundos en el océano. 

Se cree que en la zonas abisal y hadal no existen tantas especies animales por descubrir, pero sí en las regiones batial y mesopelágica, donde mucho porcentaje de océano con condiciones aptas para diversas formas de vida, permanece inexplorado.

Fuentes consultadas

neal.fun/deep-sea/

www.ck12.org/book/ck-12-conceptos-de-ciencias-de-la-tierra-grados-6-8-en-espa%C3%B1ol/section/6.21/

ecoexploratorio.org/vida-en-el-mar/mar-y-oceano/profundidad-del-mar/