Volcán Teide

Características


El Teide es el pico más alto de España. Está localizado en la isla de Tenerife, la cual pertenece al archipiélago de las Islas Canarias. Es también el punto más alto de las tierras en medio del océano Atlántico y el tercer volcán más alto si se mide desde su base en la corteza oceánica.

Considerado uno de los mayores atractivos de España, está dentro del Parque Nacional del Teide, que a su vez ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los aborígenes guanches, nativos de la región, lo llamaban Echeide o Echeyde, y era para ellos una montaña sagrada.

Como muchos de los más conocidos volcanes del mundo, es un estratovolcán o volcán compuesto, formado a lo largo de millones de años por la acumulación de capas sucesivas de flujos de lava con diferentes materiales mayormente sólidos. Toda su estructura está enclavada dentro de Las Cañadas, una caldera volcánica de 12 a 20 kilómetros de diámetro. Tiene 3,715-3,718 metros de altura sobre el nivel del mar, y registra una altura de 7,500 metros sobre el fondo oceánico.

Teide ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En realidad, el Teide forma junto con el volcán Pico Viejo un solo estratovolcán, que es el complejo volcánico Pico Viejo-Teide. Ambas estructuras emergieron de una misma cámara magmática, si bien suelen ser descritos de forma separada. El Teide se considera activo, aunque su última erupción se remonta al año 1909. En invierno, la nieve se posa sobre la cumbre y ofrece un atractivo paisaje para los millones de visitantes del Parque Nacional.

Datos sobre el volcán Teide

Parque Nacional Tenerife con vista al volcán Teide.

Formación

Tenerife es una isla de origen volcánico que emergió del océano, por lo que no es extraño que su relieve presente montañas y volcanes. Durante el Mioceno-principios del Plioceno aparecieron primero 3 volcanes en escudo, que son los macizos de Teno, Adeje y Anaga, los cuales constituyeron la mayor parte de la tierra que hoy es Tenerife. En una segunda y tercera etapas, los 3 macizos interrumpieron sus erupciones y posteriormente comenzó un nuevo período de actividad volcánica tras las que se formaron otras estructuras.

El volcán central de la caldera se formó en la tercera etapa y evolucionó a lo largo del Mioceno. La caldera de Las Cañadas pudo ser resultado de un deslizamiento masivo, de grandes y sucesivas erupciones explosivas o de la combinación de ambos factores, sucedidos hace 160,000-220,00 años cuando el volcán central de la caldera se derrumbó. Posteriormente se formó el estratovolcán Las Cañadas II, y después de su colapso emergió otro estratovolcán, Las Cañadas III.

El edificio del complejo Teide-Pico Viejo se formó en el Pleistoceno, en el interior de la caldera y a través de varios episodios, durante la quinta etapa.

Erupciones

La última erupción del Teide sucedió en el año 1909 y tuvo una duración de 10 días.

De acuerdo con el Programa de Vulcanismo Global del Instituto Smithsoniano, se ha confirmado 42 erupciones, en tanto 3 permanecen sin ser confirmadas. El Pico del Teide y sus respiraderos han lanzado mucho material piroclástico desde su formación, pero la primera erupción observada fue la de 1492, puesto que la isla de Tenerife estuvo inhabitada durante mucho tiempo. La última erupción en la cumbre ocurrió alrededor de 850 d. C.

Por fortuna, no existen poblaciones humanas muy cercanas a él, por lo que su peligrosidad no es tan alta como la del Vesubio, el Merapi o el Popocatépetl, por ejemplo. Sin embargo, a unos 100 kilómetros se hallan más de 766,000 personas.