menu
Compartir

La Hamaca

Por Equipo de redacción. 14 diciembre 2022
La Hamaca

Objeto típico de las regiones cálidas, constituye el artífice literal de los sueños En zonas de clima cálido y tropical de América se ha descansado por mucho tiempo en lo que los europeos conocieron como camas colgantes, una especie de red entretejida colgada por los extremos a un gancho, aunque variantes existen cientos. Su origen es antillano pero se cree que antes de la llegada de los españoles al Nuevo Mundo su uso ya estaba extendido en muchas comunidades de la Península de Yucatán, además de las regiones caribeñas.

También te puede interesar: Tipos de Sectores Económicos

Dónde se fabrican las hamacas

Si algún día visitas el sureste mexicano, sabrás con seguridad que gran parte de la población duerme en hamacas y no en camas, pues es una costumbre local que ganó terreno debido a las altas temperaturas que se registran ahí. La hamaca es cómoda, fresca y hasta divertida. En otros países es usada sólo para descansar, pero los sureños mexicanos prefieren confiar su sueño nocturno y hasta diurno a la hamaca. Hamaca Palabra que proviene del idioma antillano taíno y significa “red para pescado”.

En lengua maya hamaca se dice hayabil kaan, que significa “cordeles para tenderse”. Como elemento básico del mobiliario de muchas regiones, tiene otros usos. Algunas mujeres se sienten cómodas dando a luz en una hamaca y muchos hombres y mujeres prefieren recuperarse ahí de un padecimiento ya que la altura es ajustable. No sobra decir que es común utilizar la hamaca como cuna, colocando al bebé en el centro y sujetando los bordes con nudos para evitar que su ocupante caiga.

Quienes elaboran hamacas son verdaderos artesanos. Necesitan de su creatividad para conjugar los colores y los diseños, y de su paciencia para entretejer los hilos hasta dejar sólo pequeños orificios entre ellos. El hilo puede ser delgado o grueso, de algodón, de lino, de mecate, de seda, de lona y de henequén. Todo depende del ingenio y las necesidades de los artesanos y los clientes. En la Península de Yucatán, la elaboración de hamacas es una actividad económica que tiene gran utilidad y muchas personas compran sus productos para usar con fines de descanso, recreativos y como obsequio a quienes no tienen la experiencia de la placidez de su bamboleo.

Proceso de elaboración

Normalmente, son mujeres quienes se encargan de hacer las hamacas. Para confeccionar una, se necesita un bastidor especial de madera, conformado por dos vigas perpendiculares separadas por unos 2 metros y unidas a dos maderos delgados horizontales y perpendiculares entre sí. La artesana también cuenta con una lanzadera de madera alrededor de la cual se enrolla el hilo:

  1. La artesana enrolla el hilo alrededor de la lanzadera, ajustando la longitud de acuerdo con el tamaño que su producto tendrá.
  2. Teje un borde de una viga hasta la otra, preferentemente de manera original. Algunos bordes de hamacas tienen un color diferente al del cuerpo y otros poseen flecos.
  3. Tiende hilos de extremo a extremo, siempre de una viga a otra. No los entreteje.
  4. Comienza a elaborar la urdimbre entrecruzando los hilos mientras camina a lo largo del bastidor. Éste es un proceso un poco lento pero que requiere paciencia y destreza, porque a partir del entretejido depende el ancho y el diseño de la hamaca.
  5. Cuando toda la urdimbre y los dos bordes están terminados, engancha varios hilos en un arillo también de hilo, para hacer los “brazos” de la hamaca, es decir, los extremos desde donde se cuelga. El tiempo de elaboración es de 1 a 2 semanas, dependiendo de la complejidad del diseño. Al respecto, no todas las hamacas tienen la misma “puntada” o forma de entretejido.

Las mujeres yucatecas han conservado los estilos e inventado nuevos, a los que conocen con nombres tan llamativos como “bizcotelas” “gotas de agua” y “perritos”. No debe existir mucha separación entre los hilos para que no se generen puntos de tensión que conviertan el descanso en un suplicio de incomodidad.

La hamaca en el mundo

El uso de hamacas es casi sinónimo de placidez y se asocia con las playas más bellas de América. Los actuales indígenas han aprovechado el aprendizaje de esta labor y ofrecen a todo visitante de sus comunidades la visión de una hamaca. Cabe destacar que cualquier persona debe probar dormir en una: es cómoda, fresca, portátil y por si fuera poco, fácil de limpiar.

La Hamaca - La hamaca en el mundo

¿En dónde se usan las hamacas?

Los estados mexicanos en donde las hamacas son parte del mobiliario son:

  • Yucatán.
  • Campeche.
  • Quintana Roo.
  • Chiapas
  • Guerrero.
  • Tabasco.
  • Veracruz.
  • Oaxaca.

Las hamacas de los municipios yucatecos son famosas por su elaboración artesanal, sobresaliendo Tixcocob, Chumayel, Teabo, Chemax y Tixcacalcupul.

Si deseas leer más artículos parecidos a La Hamaca, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Otros La Tierra.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
La Hamaca
1 de 2
La Hamaca

Volver arriba