Para empezar, ¿Qué es una nube?

Antes de hablar sobre la formación de las nubes, mencionaremos algunos aspectos importantes sobre estas, iniciando con su definición.

De acuerdo a la NASA, una nube podría definirse como una masa de gotas de agua o de cristales de hielo que permanece suspendida en la atmósfera. 

Las nubes son una parte importante del clima de la Tierra por varias razones. Con estas se comprende y estudia mejor el clima de una región. Las nubes protegen a la Tierra de los rayos solares y conservan la superficie más fresca. Pero por las noches, las nubes reflejan el calor de regreso a la superficie manteniéndola más cálida.

Además, son una parte esencial del ciclo del agua al crear precipitaciones tan importantes para varios procesos del planeta. Con las nubes obtenemos lluvia, nieve, aguanieve, granizo, entre otros tipos de precipitaciones. 

Y cabe mencionar que las nubes no son exclusivas de la Tierra. También se forman en otros planetas, aunque no sean precisamente de agua. Hay planetas y lunas con nubes de metano y etano o de amoníaco, lo cual sería letal para todo ser viviente que conocemos. 

Tipos de nubes.

En el artículo de Nubes, pudimos aprender que existen 4 tipos de nubes con relación a su forma y que también se ordenan de acuerdo a su nivel de altura: nubes bajas, medias y altas.

Las de nivel alto se clasifican en cirros, cirrocúmulos y cirroestratos.

Las de nivel medio se clasifican en altocúmulos, altoestratos y nimboestratos.

Las de nivel bajo se clasifican en cúmulos, cumulonimbos, estratocúmulos y estratos.

Las nubes cirros tienen bordes delgados y parecen ser filamentosos. A menudo las percibimos como curvas tenues que se forman con el viento. Las cirrocúmulos lucen en forma de hoja y onduladas, y las nubes cirroestratos son blanquecinas y transparentes. 

Las nubes medias suelen ser de coloración más grisácea. 

Las altoestratos son grandes, planos y de tono y forma uniforme que cubren el cielo. Pueden presagiar una tormenta.

Las altocúmulos son nubes aisladas con la parte superior abombada o esponjosa similar a un gran algodón y están llenas de agua líquida, pero no suelen producir lluvia. Su forma es más cercana a las típicas nubes representadas en dibujos animados.

Las nimboestratos son masas irregulares de color gris oscuro que por lo regular producen lluvias y nieve.

Las nubes bajas de cúmulos son grandes y con apariencia de algodón. Son a las que solemos encontrarles formas de objetos o animales. 

Las cumulonimbus son bastante pesadas y densas. No por nada son las que inician las tormentas eléctricas y tornados. También forman granizo y se juntan para formar huracanes. 

Las nubes estratocúmulos tienen forma irregular similar a la de un panal de abejas y pueden ser grises y blancas.

Las nubes estratos se observan como delgadas capas grises que flotan en el cielo.

Las nubes de nivel alto se forman a varios kilómetros del suelo (entre 3 y 18 km) y suelen estar formadas por cristales de hielo debido a las bajas temperaturas. Las medias (ubicadas entre 1.8 y 7.6 km) se forman entre las altas y las bajas, y estas últimas se forman a uno o dos kilómetros de distancia del suelo. Cuando las nubes bajan lo suficiente como para reducir la visibilidad, se denomina niebla.

¿Cómo se forma una nube?

Las nubes se forman del agua que hay en la atmósfera. Esto ocurre cuando el agua se evapora de la superficie terrestre, elevándose hasta llegar a grandes alturas. 

El agua líquida se convierte en gas cuando sus moléculas se exponen a energías de fuentes de calor. La fuente de calor más conocida y común es la proveniente del Sol, que aporta la suficiente concentración calorífica para convertir las moléculas líquidas a un estado gaseoso. 

Cuando el vapor de agua se concentra, forma nubes. Pero el aire solo puede contener una cierta cantidad de vapor de agua. Entre mayor sea la temperatura o la presión atmosférica, más vapor de agua puede contener el aire. Cuando los límites son rebasados, existe una “saturación”.

El aire que conforma una nube, debe ser suficientemente frío para que el vapor de agua logre condensarse. La condensación es el cambio de la materia de un gas a un líquido. Para que tal hecho ocurra, el agua debe perder energía. 

Esto es, que las partículas de vapor de agua tienen energía acumulada entre sus moléculas, lo que permite que se mantengan distanciadas unas de otras. Cuando ocurre la pérdida de energía, las moléculas de agua tienen menor movilidad y se juntan entre sí para formar un estado líquido. 

La condensación ocurre con la ayuda de pequeñas partículas que flotan en el aire, ya sea polvo, cristales de sal de las salpicaduras de mar, bacterias o incluso partículas contaminantes y cenizas de los volcanes. Dichas partículas proporcionan facilidades para que el vapor de agua pueda convertirse en gotas líquidas o cristales de hielo.

La temperatura, el viento, la altura, entre otros aspectos, determinarán qué tipo de nube se formará. 

Después de que se forman gotas líquidas o cristales de hielo, puede ocurrir dos cosas: chocar entre sí para unirse y formar lluvia, nieve, granizo o cualquier otra forma de precipitación, o bien, evaporarse nuevamente para convertirse en vapor de agua. 

De acuerdo a los estudios, se estima que aproximadamente la mitad del material contenido en las nubes cae como forma de precipitación, mientras la otra mitad se evapora para volver a un estado gaseoso. 

También se ha encontrado relación entre el tamaño de las gotas de agua y la apariencia de las nubes. Entre más pequeñas son las gotas de agua de una nube, más brillante luce la parte superior y más oscura luce la base o parte inferior. 

Esto es porque las gotas pequeñas dispersan la luz solar con mayor facilidad, y las gotas de un tamaño más extenso permiten el paso de más luz del sol. 

Datos interesantes sobre las nubes.

1. El granizo es un tipo de precipitación que se produce solamente en nubes de tipo cumulonimbus, nubes de desarrollo vertical. 

2. Un ciclón tropical o un huracán tiene tantas nubes cumulonimbos, que forman enormes bandas circulares. 

3. Pocos saben que los volcanes pueden producir nubes. Esto es, porque provocan un calentamiento intenso y repentino que conduce a su rápida formación, lo que se conoce como pirocúmulos. Los pirocúmulos también se forman como producto del fuego, y por tal razón se denominan coloquialmente como “nubes de fuego”.

4. Un pirocúmulo se convierte en una nube de tormenta llamada pirocumulonimbo cuando hay elevada presencia de vapor de agua, por lo que resulta en asombrosos espectáculos con rayos. 

5. No solo existe la succión por el agua. También se ha identificado la “succión de nubes” que resulta muy peligrosa para quienes practican actividades aéreas. La succión eleva los cuerpos a velocidades y alturas peligrosas donde la temperatura podría causar hipotermia, y por lo tanto, la muerte.

6. Las nubes son blancas porque la luz del sol es blanca. La luz que pasa a través de una nube, interactúa con gotas de agua grandes que dispersan dicha luz por igual, lo que resulta en luz blanca. En el cielo ocurre diferente, ya que la luz azul se dispersa con más fuerza que el resto de los colores, y por ello da la apariencia de que el cielo es azul.

7. Las nubes pueden ser semitransparentes, lo que permite ver el cielo azul de fondo a través de la nube.

8. Alrededor del 67% de la superficie terrestre está cubierta por nubes. Y las zonas con mayores concentraciones se ubican cerca del ecuador y en latitudes medias.

9. Por su cantidad de agua acumulada, una nube de tipo cumulonimbo de tamaño regular o mediano, pesaría alrededor de 400,000 kg.

10. A pesar de sus diversas alturas, las nubes suelen formarse dentro de la troposfera, que es la capa de atmósfera más cercana a la Tierra.