Huracán

Definición de huracán

Un huracán es un ciclón tropical de fuertes vientos acompañado de lluvias intensas y tormentas eléctricas. Para ser considerado huracán, debe registrar vientos sostenidos de al menos 119 kilómetros por hora. Este tipo de ciclón es llamado así en la cuenca noreste del océano Pacífico y en el Atlántico norte, lo que incluye el mar Caribe y el Golfo de México.

Los huracanes constituyen desastres naturales comunes en muchas partes del mundo y causan cuantiosas pérdidas económicas y humanas. Durante el transcurso de la historia se han registrado cada año huracanes de variada intensidad, algunos de los cuales todavía forman parte de la memoria colectiva por sus afectaciones o su inusitada intensidad.

Para ser considerado huracán, se deben registrar vientos sostenidos de al menos 119 kilómetros por hora.

Existe una temporada de huracanes específica, y fuera de ella no suelen formarse. En el océano Atlántico la temporada abarca mediados de agosto-finales de octubre. En el Pacífico oriental el período comprende 15 de mayo-30 de noviembre. En promedio, el Atlántico presencia unos 5 o 6 huracanes al año.

Estructura y formación

¿Cuál es su estructura? Típicamente es una tormenta en forma de espiral que posee en el centro un área de calma relativa debido a la baja presión atmosférica, llamada “ojo” y que mide alrededor de 38-42 kilómetros de ancho. En torno al ojo se sitúa una especie de pared que consiste en lluvias y vientos fuertes, los más fuertes de todo el huracán. Los vientos de los huracanes que azotan el hemisferio norte circulan en sentido contrario al de las manecillas del reloj mientras que en el hemisferio sur circulan de izquierda a derecha.

El origen de este sistema está en las aguas cálidas con temperaturas superiores de 26 grados centígrados. Su formación requiere un alto grado de humedad en la atmósfera. Estos dos factores, calor y humedad, conforman el punto de arranque de un huracán. Como el aire caliente es más ligero que el aire frío, si un viento se posiciona cerca de la superficie del océano y del aire cálido, comienzan a formarse espirales de viento que empujan el aire caliente hacia el interior. Esto continúa produciéndose y llega un punto en que el aire cálido se posiciona hacia arriba y a los lados; el viento en la parte superior del sistema suele ser ligero al principio pero se fortalece a lo largo de las horas y los días.

La masa giratoria continúa creciendo y girando alrededor de un centro de baja presión. Se le considera huracán al alcanzar los 119 kilómetros por hora y se le otorga un nombre.

Huracán visto desde el espacio

Huracán visto desde el espacio

Tipos de huracanes

La escala de huracanes Saffir-Simpson categoriza cada huracán con un número del 1 al 5 según la intensidad de sus vientos. Como la fuerza puede aumentar o disminuir, lógicamente la escala de un mismo huracán varía durante su formación e impacto.

Huracán categoría 1. Registra vientos sostenidos “muy peligrosos” de 119-153 kilómetros por hora, así que es el más “ligero” de todos.

Huracán categoría 2. Vientos “extremadamente peligrosos” de 154-177 kilómetros por hora que pueden arrancar árboles y dañar ventanas y puertas precarias.

Huracán categoría 3. Ocasiona “daños devastadores”. Sus vientos registran 178-208 kilómetros por hora.

Huracán categoría 4. Los daños que produce son “catastróficos”, imagínate, registra vientos de 209-251 kilómetros por hora.

Huracán categoría 5. Es la categoría más alta de todas, con vientos sostenidos de 252 kilómetros por hora o más. El daño causado es “catastrófico”.

Daños tras el paso de un huracán

Daños tras el paso de un huracán

Efectos de un huracán

Un huracán puede arrojar sobre la superficie terrestre más de 9 trillones de litros de agua cada día.

Un huracán puede arrojar sobre la superficie terrestre más de 9 trillones de litros de agua cada día, puede ocasionar tornados, provocar deslizamientos de tierra, olas altas, inundaciones, daños a las estructuras y edificios, derrumbamiento de árboles, cortes de energía y pérdida de vidas humanas, animales y de otros seres. La vulnerabilidad es más alta en las zonas costeras, debido a la probabilidad de afectación por las olas del mar. La lluvia excesiva impacta principalmente contra los sectores agrícolas y de turismo, por lo que las actividades económicas se ven perturbadas hasta varios meses (o años) después del impacto del huracán.

Algunas áreas afectadas pueden quedar inhabitables durante un tiempo o de forma permanente. En este sentido, se suscitan afectaciones a largo plazo que trastocan la vida de las personas. El contacto con agua contaminada, lluvia y otros desperdicios arrastrados es un peligro para la salud y es posible que los alimentos, el agua potable y otros recursos de primera necesidad se conviertan en bienes escasos.

En corto

-El primer huracán clasificado en la categoría 5 fue el huracán Cuba de 1924. Llegó a tener vientos de 270 kilómetros por hora.

-Una marejada ciclónica consiste en agua empujada hacia las costas por acción de los vientos sobre la superficie del océano. Un 90 por ciento de las muertes en el contexto de un huracán se producen por las marejadas ciclónicas.