Granizo

Definición de granizo

El granizo es un tipo de precipitación sólida que presenta forma de bola. Estos trozos de hielo se originan cuando las gotas de agua muy frías se congelan en la parte superior de las nubes y caen cuando, al ser tan grandes, no pueden ser sostenidas por las corrientes de aire. En consecuencia, caen al suelo sin fundirse.

Pensarás que el granizo no parece ser un desastre natural, ¿verdad? Sin embargo, imagina estos trozos de hielo de 25 a 150 milímetros de diámetro que caen desde las alturas. Si alguna alcanzara tu cabeza, te haría daño. Ahora toma en cuenta miles de bolas de granizo a tu alrededor.

El granizo se forma en la parte superior de las nubes, a unos 3,200 metros de la superficie de la tierra.

El problema con el granizo es en realidad su posibilidad para caer en una tormenta. Estas tormentas de granizo o granizadas pueden dañar las cosechas, los animales, las construcciones y las personas.

Formación del granizo

El granizo se forma en la parte superior de las nubes, a unos 3,200 metros de la superficie de la tierra. Las corrientes ascendentes de aire levantan las gotas de agua y ahí, heladas, colisionan unas contra otras y forman bolas más grandes. Si la corriente ascendente no puede soportar más el peso del granizo o se debilita, las bolas caen en estado sólido. A medida que aumenta su tamaño, el granizo también aumenta la velocidad a la que cae. No es perfectamente redondo. Puede tener capas y un relieve muy irregular y áspero al tacto.

En regiones con clima templado, se producen tormentas de granizo durante los meses calurosos y rara vez se producen en los trópicos. En estos últimos casos las granizadas tienen lugar en las zonas elevadas. En la India, China y algunas zonas del medio oeste de Estados Unidos son comunes las tormentas de granizo. Por ejemplo, durante la temporada del monzón la India es particularmente propensa a sufrir tormentas; en 1888 cayó una fuerte granizada en la zona de Moradabad y desafortunadamente murieron unas 250 personas.

Efectos del granizo

No se puede decir que las personas tengan miedo al granizo como lo tienen a las tormentas o los terremotos. Pero una tormenta de granizo daña las cosechas, lesiona a los animales de granja, arruina o daña edificios y hasta lesiona y mata a las personas. Por supuesto, esto depende del tamaño y el peso de la bola de granizo.

Una de las granizadas más severas ocurrió en Bangladesh en 1986. Fue un desastre que mató 92 personas; se reportaron bolas de granizo que superaron los 1,000 gramos de peso.

Muestra de un tipo de tamaño de granizo

Muestra de un tipo de tamaño de granizo

Detección de tormentas de granizo

En vista de las consecuencias negativas, las personas han hecho uso de su ingenio para evitar el granizo. Por ejemplo, durante el siglo XX fue común la siembra de nubes en Rusia y Estados Unidos, que consistía en la modificación del clima mediante la adición de partículas químicas en el aire con ayuda de aviones o cohetes.

Muchos agricultores dispersaban cristales de yoduro de plata en las nubes que parecían proclives a producir granizo. La intención era reducir la cantidad de humedad necesaria para la formación del granizo, ya que si las bolas de éste permanecen pequeñas, es probable que se derritan antes de llegar a la superficie terrestre.

Dichos métodos no gozaron de suficiente validez y efectividad. En la época actual los meteorólogos hacen uso del radar y los satélites para detectar posibles tormentas y caída del granizo, hecho que permite emitir avisos a la población para que ésta implemente medidas de precaución.

En corto

La bola de granizo más grande de la que se tiene registro tenía un diámetro de 7 pulgadas (17.7 centímetros) y pesaba poco menos de 1 libra (453.5 gramos).

El granizo puede ser transparente o translúcido.

En algún punto del siglo XVIII, los europeos dispararon cañones a las nubes e hicieron tañer las campanas de las iglesias porque pensaban que de esta forma podían impedir la caída de granizo.