Supercontinentes


El prefijo “súper” indica algo magnánimo, mayor que lo habitual. Así fueron los supercontinentes, enormes masas de tierra que existieron hace millones de años, y de todos, quizá el mejor conocido es Pangea.

La Tierra está en constante movimiento. Bajo la superficie, las placas tectónicas se deslizan como resultado del calor interno del planeta y la presión ejercida entre los materiales de los que está hecho. De acuerdo con la teoría de la tectónica de placas, los continentes que hoy conoces, América, África, Asia, Europa, Oceanía y Antártida no siempre han estado en el mismo lugar.

De Vaalbara a Pangea

A lo largo de la historia de la Tierra se ha contabilizado poco menos de 10 supercontinentes a los que se ha nombrado de maneras distintas entre sí: Ur, Rodinia, Pannotia, Columbia, Kenorland, Vaalbara y Pangea, entre otros. Sin embargo, cabe recalcar que la definición de “supercontinente” varía en función del autor, pues algunos indican que debe aplicarse solo a masas de tierra únicas, mientras que otros incluyen a veces a Gondwana, que se separó de Pangea y existió al mismo tiempo que otros bloques grandes de tierra.

A lo largo de la historia de la Tierra se ha contabilizado poco menos de 10 supercontinentes.

El proceso de unión, dispersión y reagrupación parece ser cíclico, es decir, sucede cada cierto tiempo. Se denomina ciclo supercontinental a la agrupación y dispersión semirregular de la corteza terrestre que ocurre cada 300-500 millones de años (aproximadamente).

Los movimientos de la corteza ocasionan que se formen enormes bloques terrestres o supercontinentes que permanecen estables durante algún período de tiempo. Después se separan y dispersan, pero eventualmente vuelven a unirse con una distribución distinta. Por ejemplo, el bloque que millones de años atrás se ubicó al norte, se posiciona ahora en el sur. Hoy en día es fácil advertir que los márgenes o bordes de algunos continentes coinciden de forma muy precisa, por ejemplo, la costa este de Sudamérica y la costa oeste de África.

La geología histórica ha identificado los siguientes supercontinentes:

-Vaalbara. A principios del Eón Arcaico, la corteza terrestre ya era más fría que durante el Hadeico, y pudieron formarse algunos protocontinentes. Las masas continentales más grandes se formaron durante el Proterozoico.

Se sugiere que Vaalbara pudo ser el primer supercontinente de la Tierra, formado hace 3,600 millones de años y fragmentado hace aproximadamente 2,800 millones de años, por lo que su hipotética existencia fue parte del Arcaico.

-Ur. Se cree que fue uno de los primeros. Se formó hace más de 3,000 millones de años a principios del Arcaico. Aunque era probablemente menor que la actual Australia, se le considera supercontinente porque pudo haber sido el único en ese entonces.

-Kenorland. Se formó en la Era Neoarcaica, hace unos 2.7 mil millones de años. Al parecer, se encontraba en bajas latitudes. Se fragmentó en el Neoarcaico tardío-Paleoproteozoico temprano.

-Columbia. Nuna, Hudsonland o Columbia es el nombre colocado a un hipotético supercontinente que terminó de formarse hace 2.1-1.8 mil millones de años.

-Rodinia. El nombre significa “patria”, y corresponde a la masa de tierra dominante durante alrededor de 200-350 millones de años. Fue uno de los primeros supercontinentes que han sido mejor reconocidos, aunque su configuración aún no es muy clara.

Rodinia se formó hace unos 1,000 millones de años, en parte, quizá, por la colisión de fragmentos de Columbia. En esa época, los seres vivos más complejos eran algo más que algas unicelulares. Comenzó a separarse hace 800-850 millones de años.

-Pannotia. Tras la fragmentación de Rodinia, se formaron 3 continentes llamados Protolaurasia, Protogondwana y el cratón continental del Congo. Este último se colocó entre los dos primeros y formó Pannotia hace 600 millones de años, a finales del Proterozoico. Se desintegró hace 550 millones de años.

Supercontinentes en la historia.

Mapa de Pangea.

-Pangea. El más conocido. Antes de constituir la masa terrestre dominante durante el Paleozoico tardío y el Mezosoico temprano, Pangea (en griego, “todas las tierras”) se formó hace 300 millones de años a partir de otras unidades continentales que resultaron de la fragmentación de Pannotia: Gondwana, Báltica, Siberia y Laurentia.

Una gran parte de Pangea estaba en el Hemisferio Sur, y en conjunto, se rodeaba de un gran océano llamado Panthalassa. Durante su existencia, el planeta experimentó un gran episodio de extinción masiva, pero posteriormente surgieron los dinosaurios y los mamíferos.

Pangea comenzó a separarse hace 175-200 millones de años.

Hay que decir que aún se investiga la existencia y características de los posibles supercontinentes más antiguos.

Futuros supercontinentes

Amasia, nombre del posible supercontinente que se formará millones de años más adelante.

Actualmente, el planeta está estructurado en continentes, pero los científicos no descartan que millones de años más adelante pueda formarse un supercontinente al que se ha llamado Amasia, por la posible unión entre América y Asia, lo que cerraría el océano Pacífico. Asimismo, se ha hablado de la posibilidad de que Australia se fusione en el este de Asia y que Antártida se mueva hacia el norte para dar origen a Novopangea, y que unos 250 millones de años más tarde África colisione con Europa, Australia con el sureste de Asia y América con África y Europa formando un supercontinente llamado Pangea Última.