Puntos Cardinales

Los puntos cardinales conforman un conjunto de direcciones usadas en Geografía. Una dirección es la “línea” o el curso sobre el que algo apunta, se mueve o se intenta que se mueva. Estos puntos son la base de la orientación, y su uso se remonta a miles de años atrás.

Existen 4 puntos cardinales sumamente conocidos: norte, sur, este (u oriente) y oeste (occidente o poniente). Es muy fácil reconocerlos: si te paras en línea recta, el norte es lo que tienes enfrente de ti, el sur es lo que se encuentra detrás de tu cuerpo, el este se ubica a tu derecha y el oeste a tu izquierda. Sin embargo, estas posiciones cambian según la forma en que te encuentres en un espacio.

Si te colocaras en la ciudad de Nueva York, por ejemplo, con la mirada en dirección hacia la Península Ibérica, para ti el norte estaría en dirección hacia dicha zona del mundo, pero geográficamente, la Península se encuentra al este en los mapas.

Un mapa es la representación gráfica de un territorio. En un mapa del mundo, suele mostrarse todos los continentes y en un área se muestra la rosa de los vientos, un elemento en donde se señalan el norte, el sur, el este y el oeste, además de los rumbos laterales, intermedios entre los puntos cardinales: noreste, noroeste, sureste y suroeste.

Breve historia de los puntos cardinales

En la Biblia se encuentran referencias sobre 4 direcciones, relacionadas con la dirección de los vientos o la apariencia del amanecer. Los antiguos griegos utilizaban 4 puntos que correspondían a los vientos del norte, del sur, del este y del oeste.

La rosa de los vientos apareció en los mapas alrededor del año 1300, con el objetivo principal de representar la dirección de los vientos. Con el transcurso del tiempo, se convirtió en el auxiliar estándar para representar la dirección en los mapas.


Los navegantes de las civilizaciones antiguas utilizaron rosas de los vientos para orientarse a través de los océanos, donde no puede verse más que agua en derredor. Por supuesto, anteriormente los hombres ya se guiaban por la posición de las estrellas o la dirección de los vientos, pero la designación de los puntos cardinales facilitó la navegación marítima.

Actualmente, las rosas de los vientos pueden mostrarse únicamente con los 4 puntos cardinales o con más direcciones. Algunas tienen 8, otras 16 y unas más hasta 32.

Historia de los puntos cardinales

Brújula, instrumento requerido para la orientación.

Utilidades de los puntos cardinales

Es clarísimo que la utilidad primaria de los puntos cardinales es orientar a las personas. La ventaja que ello supone es que es de índole universal: basta con un mapa o una brújula para determinar dónde se encuentra el norte en cualquier parte del mundo, no importa si estás en Siberia o en París. Para los antiguos navegantes, conocer las direcciones permitió explorar y llegar hacia territorios desconocidos hasta entonces.

Pero no siempre se cuenta con mapas, brújulas u otros artefactos que muestran los puntos cardinales. Este fue un problema común varios miles de años antes, por lo que los hombres se las ingeniaron para resolverlo. ¿Cómo? Mediante la posición del Sol. Sobre todo en las regiones cercanas al ecuador, el astro rey suele salir aproximadamente por el este y ponerse por el oeste. A partir del conocimiento de la dirección por donde sale, es posible conocer los demás puntos cardinales.