Placas Tectónicas

Definición de placas tectónicas


Es seguro que hayas escuchado o leído que el movimiento de las placas tectónicas produce fenómenos y formaciones geológicas como los terremotos y los volcanes. Pero, ¿sabes bien qué son estas placas?

La tectónica de placas es una teoría científica propuesta en los años 60 del siglo XX, que ofrece una explicación convincente sobre el origen de muchos procesos que hasta ese entonces no tenían esclarecimiento lo suficientemente efectivo. Según esta teoría, la litosfera continental y oceánica está dividida en placas tectónicas, una serie de placas o bloques sólidos de forma irregular que varían en tamaño y espesor.

En la actualidad, se reconocen 7 u 8 grandes placas.

Una placa tectónica no es más que una porción de la litosfera, que es la capa más externa de la corteza terrestre, y puede ser continental u oceánica. En la actualidad, se reconocen 7 u 8 grandes placas y varias docenas de placas de menor tamaño e importancia. Las más grandes son:

  • Placa africana.
  • Placa antártica.
  • Placa sudamericana.
  • Placa norteamericana.
  • Placa euroasiática.
  • Placa australiana o Indoaustraliana.
  • Placa del Pacífico.

En efecto, gran parte de la actividad geológica proviene del movimiento de las placas, ahí en donde se separan o se juntan.

Límites de placas tectónicas

Debido al movimiento de las placas, existen 4 límites entre ellas:

-Convergentes. Dos placas se deslizan entre sí de tal manera que forman una zona de subducción o una colisión continental. En el caso de la subducción, una placa tectónica se desliza debajo de la otra y se hunde en el manto. El sitio en donde una placa se hunde sobre otra se llama “zona de subducción”.

Por otra parte, una colisión continental se produce cuando chocan dos placas tectónicas continentales, entonces, la corteza terrestre se frunce, se deforma y puede derivar en cordilleras y altas montañas.

Los Alpes y los Cárpatos son resultado de la colisión continental entre África y Europa, y la cordillera del Himalaya se produjo como consecuencia del choque entre las placas de India y Asia, hace más de 50 millones de años.

-Divergentes. Dos placas se alejan entre sí ya que el magma del interior de la Tierra se eleva hacia la superficie y empuja las placas, creándose una nueva corteza. Un ejemplo de este límite es la dorsal Mesoatlántica, que separa las placas euroasiática y norteamericana en el norte y la africana y sudamericana en el sur del océano Atlántico.

-De fricción o transformación. Son regiones de fricción entre placas que atraviesan transversalmente las dorsales y donde ni se crea ni se destruye la corteza; el movimiento entre ambas es paralelo. ¿Ejemplo? La falla de San Andrés, en Estados Unidos, que produce graves terremotos.

-Zona de límite de placas. Son anchas franjas en las que los límites no se encuentran claramente definidos, por lo que los efectos de los movimientos entre las placas no están muy claros.

Movimientos de las placas tectónicas

De acuerdo con la tectónica de placas, la superficie terrestre se compone de varias placas en la corteza, que siempre están en movimiento. Una gran parte de la actividad geológica que ocurre, ya sea terremotos, erupciones volcánicas, formación de montañas, etcétera, tienen lugar precisamente ahí en donde las placas chocan o se dividen entre sí.

Para comprender por qué las placas se mueven, es importante saber que en el interior de la Tierra se genera muchísimo calor, mientras que los materiales de la parte superior del planeta ejercen una gran cantidad de presión en el interior de la corteza terrestre.

geological-faults

El manto superior terrestre tiene una altísima temperatura y aunque es sólido, puede fluir. La parte inferior de este manto es más caliente que la parte superior, pues esta pierde calor por conducción a través de la litosfera. Debido a estas diferencias de temperatura y presión, como se mencionó anteriormente, se originan corrientes de convección que conducen el material más caliente y menos denso hacia arriba.

La corteza continental contiene minerales un poco ligeros, pero la composición de la corteza oceánica es más densa y pesada.

Cuando dicho material entra en contacto con la litosfera, gradualmente pierde su calor y aumenta su densidad. Una vez frío comienza a descender, pero en este trayecto vuelve a ganar calor por contacto con el material caliente de las zonas inferiores. Así sucesivamente.

El que las placas sean muy grandes y pesadas no significa que su movimiento sea difícil. La corteza continental se compone de rocas que a su vez están formadas de minerales un poco ligeros, pero la corteza oceánica está compuesta por rocas basálticas de composición más densa y pesada. Esta diferencia entre peso y densidad se compensa con las variaciones en el espesor de las placas, porque no todas tienen el mismo. La corteza continental suele ser más gruesa en tanto la corteza oceánica es mucho más delgada.