Marie Curie

Varsovia, Reino de Polonia, 7 de noviembre de 1867-Passy, Francia, 4 de julio de 1934.

Marie Curie, cuyo nombre real fue Maria Salomea Skłodowska, rompió con las expectativas de su época, donde las mujeres se limitaban solo a ciertas actividades que eran diferentes a las de los hombres. Apasionada por la física y la química, fue acreedora del Premio Nobel en dos ocasiones.

Rompiendo prejuicios

Marie Curie fue la hija de un profesor de física y matemáticas. Su familia había perdido mucho dinero varios años antes, por lo que Marie tuvo que esforzarse mucho en el futuro para financiar sus estudios.

Pese a la carencia de una educación privilegiada durante su infancia, demostró grandes habilidades intelectuales, especialmente en el área de las matemáticas. Trabajó dos años como institutriz para pagar los estudios de su hermana a cambio de que ésta hiciera lo mismo con ella.

Fue en Paris, en la Universidad de La Sorbona, donde se especializó en física, química y matemáticas. Deseaba regresar a Polonia para trabajar en la Universidad de Cracovia, pero una vez ahí le negaron el empleo debido a que era una mujer. A pesar de este suceso desafortunado no se rindió y decidió regresar a París.

Para 1895, se casó con el físico francés Pierre Curie, adquiriendo así, el nombre de Marie Curie.

La radiactividad

Marie y su esposo comenzaron a dedicarse a la investigación en un laboratorio muy austero. Se encontraban muy interesados en los trabajos de Wilhelm Rontgen y de Henri Becquerel, principalmente en el descubrimiento de la radiactividad. Dicho sea de paso, el término “radiación” fue acuñado por Marie Curie.

Para su fortuna, tuvo como guía al mismísimo Becquerel y realizó experimentos que demostraron la radiación emitida por los átomos de uranio: mediante un electrómetro construido por Pierre encontró que el aire alrededor del uranio era un conductor de electricidad de bajo nivel.

El trabajo de ambos dio frutos; descubrieron dos nuevos elementos químicos: el polonio y el radio. Gracias a esto, en 1903 el matrimonio recibió el premio Nobel de Física y ese mismo año, ella obtuvo el doctorado en su alma máter, la Universidad de La Sorbona, institución académica donde más tarde, en 1906, se convirtió en la primera mujer en dar clases en dicha universidad, al sustituir a su marido, Pierre Curie, quien murió ese año en un accidente de tránsito. Él padecía una grave enfermedad por la exposición a la radioactividad. Algunos autores mencionan que Marie sufrió un aborto involuntario en 1903, que también pudo haber estado relacionado con la exposición radioactiva.

Para 1911, Marie Curie descubrió el radio y el polonio, lo que le hizo nuevamente acreedora al premio Nobel de Química. Fue la primera mujer en conseguir dos premios Nobel en diferencias ciencias o campos de estudio.

Tuvo participación en la Primera Guerra Mundial ayudando a equipar ambulancias con equipos de rayos X, y un hecho destacable, es que en 1921 el Presidente de Estados Unidos le regaló 1 gramo de radio como reconocimiento simbólico a su legado científico. A partir de 1922, se dedicó a averiguar más sobre la radiactividad en el campo de la medicina, con el fin de mejorarla para ayudar a más pacientes.

Marie Curie desarrolló serios problemas de salud causados por la radiactividad. Murió de anemia aplásica a los 66 años de edad. Sus restos fueron trasladados junto con los de su esposo al Panteón de París.