Mar de Cortés

Descripción

El Golfo de California, también llamado mar de Cortés y mar Bermejo, es un estrecho cuerpo de agua situado en México, entre la península de Baja California y los estados mexicanos de Sonora y Sinaloa. Por su riqueza natural, las islas y áreas protegidas del mar de Cortés fueron nombradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2005.

Es un mar marginal del océano Pacífico, en el noroeste de la costa mexicana. Cubre un área de aproximadamente 160,000-177,000 km2, tiene un volumen de 145,000 km3 y registra una longitud máxima de 1,126 kilómetros. En su parte más ancha tiene alrededor de 241 kilómetros, mientras que la zona más angosta mide unos 48 kilómetros. La parte norte es la menos profunda, pero en el sur se ha descubierto hondas depresiones que alcanzan más de 3,000 metros de profundidad. La profundidad media del mar es de unos 818 metros.

Las aguas, de un bello tono azul profundo, son ligeramente cálidas. En verano pueden alcanzar 24 ºC y en invierno la temperatura desciende hasta llegar alrededor de los 9 ºC, pero en algunas zonas, como las cercanas al mar abierto, las aguas pueden superar los 24 ºC. La salinidad también varía en gran medida, pues a lo largo de la costa este existe un flujo de agua de baja salinidad, en tanto gran parte de la costa oeste es de alta salinidad. A diferencia de otros mares tropicales, sus aguas son ligeramente menos saladas. También se ha observado que los rangos de mareas son muy amplios: en la parte norte, el nivel del agua ha aumentado hasta 9 metros.

El río Colorado forma un delta amplio a lo largo de su último tramo y desemboca en el mar de Cortés. Hay 922 islas en el interior de este, muchas de ellas deshabitadas pero abundantes en fauna y flora y de las que destacan Ángel de la Guarda y Tiburón. Durante los años inmediatamente posteriores al descubrimiento de la península de Baja California, se pensaba que esta se trataba de una isla y de que estaba separada de lo que es México por el mar de Cortés, el cual fue nombrado en honor del conquistador Hernán Cortés. Más tarde, Francisco de Ulloa demostró que la península no era isla, y nombró al cuerpo de agua como “mar Bermejo” debido a la gran cantidad de plancton rojo que encontró.

Formación

Hay más de una hipótesis sobre el origen del mar de Cortés, y algunas de ellas se han modificado a lo largo del estudio de la cuenca; sin embargo, es aceptado que se formó por procesos tectónicos. Es un mar relativamente joven, ya que adquirió su forma actual hace tan solo entre 4 y 6 millones de años durante el Mioceno tardío. Los procesos que dieron origen al mar tuvieron lugar hace aproximadamente 60 millones de años, cuando entre las placas Norteamericana y del Pacífico se localizaba una placa hoy desaparecida, nombrada Farallón, que se extendía desde la Dorsal del Pacífico Oriental, que hoy es límite entre varias placas, hacia el este.

En el Paleozoico tardío o a principios de la era Mesozoica, la placa Farallón comenzó una subducción, es decir, empezó a hundirse bajo el borde oeste de la placa Norteamericana, lo que eventualmente contribuyó a la formación de montañas y volcanes. En la fase final de la subducción se formó un arco volcánico, y la región central de Farallón desapareció cuando el segmento principal de la Dorsal del Pacífico Oriental tocó la Placa Norteamericana, lo que creó el sistema de la falla de San Andrés, que es una falla de transformación en la que dos placas se desplazan entre sí de forma lateral.

Un segmento oeste del continente comenzó a resquebrajarse, y la península de Baja California comenzó a aparecer a medida que actuaban las fuerzas tectónicas producidas a lo largo de la falla y adelgazaban la corteza. Los desplazamientos y este adelgazamiento abrieron una zona hundida entre la península y la parte continental, y entonces el agua pudo fluir desde el océano y llenar el espacio recién formado. Este ha sido llamado protoGolfo.

Datos sobre el mar de Cortés.

Mar de Cortés. / Fotografía cortesía de la NASA.

Biodiversidad

A pesar de su relativamente pequeño tamaño y de que posee una única entrada de agua del océano, es uno de los mares más ricos en biodiversidad. Además, se trata de uno de los mares más estudiados del mundo, nombrado “el acuario del mundo” por el famoso oceanógrafo Jacques Cousteau. En números aproximados, se estima que alberga cerca de 700-900 especies de peces (90 de ellas endémicas), más de 170 especies de aves marinas y casi un tercio de las especies de mamíferos marinos del mundo. En adición, unas 5 especies de tortugas anidan o buscan alimento en sus costas.

En el mar de Cortés es posible encontrar vaquitas marinas (Phocoena sinus), tortugas laúd (Dermochelys coriacea), tortugas verdes (Chelonia mydas), bonitos (Katsuwonus pelamis), tiburones ballena (Rhincodon typus), sardinas, camarones, calamares gigantes, orcas (Orcinus orca), ballenas jorobadas, cachalotes (Physeter macrocephalus), pulpos californianos de dos manchas (Octopus bimaculoides), tortugas prietas (Chelonia agassizi), ranisapos (Antennarius avalonis), caballitos del Pacífico (Hippocampus ingens), totoabas (Cynoscion macdonaldi), tortugas carey (Eretmochelys imbricata), tortugas oliváceas (Lepidochelys olivacea), gaviotas californianas (Larus californicus) y tortugas caguamas (Caretta caretta), entre muchas otras especies.

En cuanto a flora, el mar y las costas son únicos. Bajo la superficie del agua se hallan bellos arrecifes de coral, plancton y algas macroscópicas. Se calcula que alberga unas 62 especies de algas microscópicas y 626 tipos de macroalgas. En tierra, los escenarios muestran un raro contraste entre vegetación común en los desiertos y manglares, arena y sal. Unas 695 especies de plantas vasculares encuentran ahí su refugio.

Amenazas

El mar de Cortés enfrenta varios problemas actuales:

  • Turismo insostenible.
  • Especies en peligro de extinción.
  • Excesiva pesca comercial y pesca incidental.
  • Desarrollo costero que afecta su espacio.
  • Contaminación del agua.

La vaquita marina es uno de los cetáceos más pequeños del mundo y el más amenazado de todos. En los últimos ha trascendido su espectacular decaimiento, pues el número de individuos no llega a 100, por lo que su extinción parece estar próxima si no se toman medidas urgentes. En la actualidad, el gobierno de México y algunas organizaciones internacionales, entre las que se encuentra el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), han establecido esfuerzos importantes para mantener la salud del mar y a las plantas y animales que en él se encuentran,  a través de actividades como el monitoreo de especies y el ofrecimiento de talleres y otros métodos para hacer conciencia y educar a la población.