Volcán Kilauea

Características


Es uno de los 5 volcanes que componen la isla de Hawái, y uno de los más activos del mundo. El nombre del Kilauea proviene de la lengua hawaiana, y significa “arrojar”, “escupir” o “propagándose mucho”.

Pertenece al grupo de los volcanes en escudo, formados casi completamente por lava muy fluida, y reconocidos por tener un diámetro mayor que su altura. Registra una elevación de 1,222 metros según el Programa de Vulcanismo Global del Instituto Smithsoniano, o 1,247 metros hasta la cima, de acuerdo con el Observatorio Vulcanológico de Hawái (HVO, por sus siglas en inglés).

Su cumbre posee una caldera de unos 165 metros de profundidad y 5 kilómetros de ancho.

Kilauea se asienta en el sureste de la isla de Hawái, en el estado del mismo nombre que pertenece a Estados Unidos. Su edificio completo aparece como un montículo o protuberancia al sureste de su vecino, el volcán Mauna Loa. Debido a esto, por muchos años se pensó que se trataba de tan solo una formación sujeta a este, pero los científicos se dieron cuenta de que en realidad posee su propia cámara de magma que se extiende a más de 60 kilómetros de profundidad, y de que es independiente de cualquier otro volcán hawaiano.

Su cumbre posee una caldera más o menos circular de unos 165 metros de profundidad y 5 kilómetros de ancho, con un suelo casi plano y flujos de lava en la parte suroeste. Dentro se halla un pequeño cráter circular de unos 85 metros de profundidad nombrado Halemaʻumaʻu, que corresponde a uno de los centros de actividad volcánica más activos del edificio. Otro cráter es Puʻu ʻŌʻō, que no ha cesado de arrojar lava desde 1983. La cima es casi plana, y la pendiente es muy poco pronunciada.

Datos sobre el volcán Kilauea.

Columna de humo en el Kilauea. / Fotografía tomada por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).

Formación

Es el volcán más joven de la isla grande de Hawái, de acuerdo con el HVO. Tiene una antigüedad estimada en 300,000-600,000 años de edad, y se formó en el llamado punto caliente de Hawái, una zona de alta actividad volcánica. Todas las islas y volcanes de Hawái se encuentran sobre un punto caliente del océano Pacífico, pero a diferencia de muchos otros volcanes, estos no se formaron a lo largo de los límites de las placas tectónicas.


El Kilauea se originó cuando el magma del interior de la Tierra subió hacia la superficie justo donde se encuentra el punto caliente. La corteza no soportó la presión y en algún momento se rompió, lo que hizo al magma subir hacia la superficie. En general, los volcanes en escudo son resultado de la continua acumulación de flujos de lava muy fluida, hecho que puede suceder en poco tiempo o durante el transcurso de millones de años.

Aunque primero estuvo bajo el océano, el volcán emergió hacia la superficie unos 100,000 años atrás.

Aunque primero estuvo bajo el océano, el volcán emergió hacia la superficie unos 100,000 años atrás. La caldera comenzó a formarse en varias etapas hace apenas 1,500 años. Un 90 por ciento de la superficie de la caldera se compone de flujos de lava que tienen una antigüedad menor de 1,100 años, y el 70 por ciento de toda la superficie del volcán tiene poco menos de 600 años.

El tipo de roca más frecuente del Kilauea es el basalto/picrobasalto.

Erupciones del volcán Kilauea.

Fumarola expulsada desde el cráter que se ubica dentro de la caldera. / Fotografía cortesía de la NASA.

Erupciones

El número de erupciones del volcán Kilauea es muy amplio, puesto que su actividad volcánica es incesante. La erupción más antigua que se ha confirmado data del 4650 a. C. e increíblemente, la actual se remonta a 1983, así que es la erupción volcánica más larga de la historia reciente. En total, el Programa de Vulcanismo Global indica 95 erupciones confirmadas, tanto prehistóricas como históricas.

Arroja una gran cantidad de lava basáltica con escasa proporción de gas.