Hablar sobre los mayas podría llevarnos muchas cuartillas y ni así lograríamos explicar por completo todo lo que aportaron al mundo.

Numerosos libros y documentos científicos han aparecido a lo largo de los años no solo con el propósito de documentar los hallazgos, sino de intentar construir explicaciones que respondan enigmas sobre “cómo”, “cuándo”, “dónde” y “por qué”.

Y es que lo más fascinante de los mayas, es que a pesar que durante todo su período de auge no contaron con instrumentos ni aparatos sofisticados para entender su entorno, destacaron en medicina natural, gastronomía, matemáticas, agricultura… y por si fuera poco, también intentaron explicar lo que miraban en el cielo y realizaron cálculos astronómicos asombrosos. 

A continuación mencionaremos aquellas características que consolidaron a los mayas como una de las civilizaciones más importantes y fascinantes de la historia de la humanidad.

Una cultura de 2,600 años.

Dentro de la cronología de Mesoamérica, la cultura maya tiene tres grandes etapas divididas por períodos de tiempo, que abarca desde su formación hasta su ruptura con la Conquista española: 

Periodo Preclásico (c. 2000 a. C.-250 d. C.)

Este período, también llamado “Formativo”, aparecieron sus primeras formas de escritura jeroglífica y construcciones de edificios clásicos que más tarde, en el preclásico medio, se convirtieron en grandes ciudades. Guatemala, Belice y Loltún en Yucatán, muestran las evidencias más antiguas de la cultura.

La agricultura de los mayas durante este período, se limitaba a alimentos básicos como el frijol, chile y maíz.

En el siglo  I a. C, la evolución de su cultura tuvo un colapso importante y muchas de las ciudades construidas fueron abandonadas. Las razones no han sido claras hasta el momento.

Periodo Clásico (c. 250-900 d. C.)

Tikal, Palenque, Copán, Bonampak eran importantes ciudades donde se llevaban a cabo eventos cívico-ceremoniales. Los Mayas estaban en su época de máximo esplendor y su influencia por Teotihuacan era evidente.

Las inscripciones jeroglíficas tuvieron su auge y mostraron el registro de sus actividades en diferentes áreas. Incluso, mostraron las relaciones entre miembros de la realeza de distintas ciudades, la unión de alianzas políticas y el desarrollo de numerosas guerras.

Se dice que estas guerras fueron las que ocasionaron otro colapso en la cultura entre IX y X d. C. Nuevamente muchas ciudades fueron abandonadas y el sistema político cambió a como era a inicios del período preclásico o formativo.

Periodo Posclásico (c. 950-1531 d. C.)

La crisis del período clásico afectó a varias ciudades mayas, pero no a las menores ni a las que dominaban la península de Yucatán. El comercio marítimo se consolidó como una actividad importante durante este periodo.

Este período se divide en tres: primer periodo posclásico, segundo periodo posclásico y tercer periodo posclásico.

El primero fue en torno a la ocupación de Chichén Itzá por los Itzá y el segundo por la derrocación de estos por parte de los Cocom de Mayapán. El tercer período se caracteriza por la caída de Mayapán y el inicio de lo que sería el fin de la cultura maya ante la llegada de los españoles. Sin embargo, algunos representantes de la cultura maya se resistieron hasta poco antes de 1700.

Tenían varias deidades.

Los mayas eran politeístas y veneraban a más de un dios. Entre los más importantes podemos mencionar:

Chaac, el dios de la lluvia.

Kukulkán o “Serpiente emplumada”, del viento y de la lluvia (o dios de las tempestades).

Hurakán, del viento, tormenta y fuego.

Tepeu, dios del cielo. Uno de los dioses involucrados en la creación de la humanidad.

Ixchel, dios maya de la Luna.

Buluc-Chabtan, de la guerra y los sacrificios humanos.

Ah Puch, de la muerte.

Yum Kaax, del maíz y la agricultura.

Sí realizaban sacrificios humanos.

Como mencionamos, Buluc-Chabtan era el dios de los sacrificios humanos. Fue un rito de gran relevancia en los rituales religiosos de los mayas prehispánicos. Aunque ante la llegada de los españoles fue considerado un acto bestial, que incluso era condenado, los mayas lo continuaron hasta donde tuvieron oportunidad.

El objetivo de los sacrificios era brindar ofrendas a los dioses a cambio de recursos para la supervivencia. Esto es, alimento, lluvia, cura de enfermedades, etc.

Los métodos de sacrificio era por decapitación, por despeñamiento a través de los escalones de las construcciones; por extracción del corazón y por extracción de las entrañas. No obstante, las más comunes en la cultura maya eran las dos primeras.

Tenían varias tradiciones.

Los mayas contaban con varias tradiciones, entre las que se destaca el Juego de Pelota, el Hanal Pixán (que aún se conserva), las ceremonias de sacrificios humanos, la danza Nan Pach, entre otras.

Modificaban su cuerpo.

La interpretación de belleza para los mayas era muy distinta a la que tenemos en nuestros días. 

Utilizaron pinturas coloridas para cubrir rostro y brazos.

Los jóvenes mayas labraban su cuerpo, y entre más figuras o formas, mejor.

Era muy común la modificación craneana en los niños recién nacidos; esto, para la integración en la sociedad y su lugar en ella, así como para conocer su lugar en el cosmos. 

Realizaron escarificación facial.

Se provocaban estrabismo.

Se practicaban decoración dental.

Eran grandes agricultores.

La agricultura fue la base de la economía maya, principalmente con el maíz. Poco a poco fueron ampliando los alimentos que cultivaban y en unos años, lograban obtener chile, frijol, camote, yuca, jícama y cacao.

Su arquitectura es admirada en el mundo.

Arquitectónicamente, los mayas destacaron por sus construcciones majestuosas con piedra labrada de figuras y mensajes ocultos. Se destacaron por el uso constante del arco falso, pero curiosamente, esta misma forma ha sido hallada en alguna parte de la Gran Pirámide de Guiza, en Egipto.

Chichen Itzá es un edificio arquitectónico maya muy apreciado en todo el mundo. Tanto, que fue inscrita en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988 y posteriormente considerada como una de las siete maravillas del mundo moderno desde 2007.

Otras grandes ciudades con construcciones majestuosas son: Tikal, Petén, Uxmal, Palenque, Tulum, etc.

Demostraron habilidad en las matemáticas.

Sus conocimientos y aportaciones matemáticas son muy importantes en la era actual, ya que fueron innovadores en el uso del cero y su aritmética por órdenes del sistema vigesimal. 

Crearon su propio sistema de numeración, pero no para hacer cálculos sino para medir el tiempo. Toda la organización de su calendario se centraba en las Matemáticas relacionadas con períodos de tiempo.

Astronomía. Estudiaron cuerpos celestes.

Observaron los astros y conocieron sus movimientos. Su Cosmología se basaba en La Vía Láctea y sabían con exactitud las revoluciones sinódicas de varios planetas, como Mercurio, Venus, Marte Júpiter y Saturno. 

También calcularon los períodos de la Luna, del Sol y de estrellas como las Pléyades, que señalaban el inicio de ciertas festividades religiosas.

Tenían una organización social.

La sociedad maya estaba organizada por jerarquías y formada por gobernantes, sacerdotes, comerciantes, soldados, campesinos y esclavos, principalmente.

Las jerarquías eran: clase inferior, clase media y clase superior. 

Abarcaron gran extensión territorial. 

Los mayas de la península de Yucatán fueron los más conocidos por sus menciones en la literatura de varias generaciones. Pero la civilización abarcó gran extensión territorial que hoy en día forma parte de Guatemala, Belice y la frontera noroccidental de Honduras. 

En territorio nacional, además de la península, se asentaron en porciones de Chiapas y Tabasco.

Dejaron un legado gastronómico. 

El maíz fue la base de la alimentación tanto de los mayas como de otras civilizaciones prehispánicas de Mesoamérica. Sin embargo, dentro de la península se crearon platillos que hasta hoy en día se disfrutan en las cocinas familiares.

Variedades de tortillas, tamales, atole, pozol y algunos tipos de panes, entre otros alimentos, continúan vigentes en la mayoría de los municipios con antiguos asentamientos mayas.

Contribuyeron al arte.

Escritos como el Popol Vuh, Chilam Balam y Las crónicas de Chacxulubchen, hablan sobre mitología maya y su concepción sobre la creación de la Tierra y el hombre.

Pero sin lugar a duda, todo hallazgo maya es muestra de su propio arte. Es decir, sus construcciones arquitectónicas, esculturas labradas en piedra, madera tallada, jeroglíficos, modelado de estuco, pinturas, murales, cerámicas, piedras preciosas y sus decoraciones y modificaciones corporales, conforman un arte único e irrepetible en el mundo. 

Tuvieron representantes de gran importancia.

Los mayas también contaron con personajes importantes en cuestiones políticas, religiosas y sociales. Algunos nombres de gran relevancia hasta nuestros días son:

K’inich Janaab’ Pakal o Pakal “el Grande”, gobernante o señorío maya de B’aakal.

Jacinto Canek, líder indígena “maya de raza pura” contra la opresión española.

Nachi Cocom, descendiente de los señores de Mayapán, se enfrentó contra los conquistadores españoles pero terminó sometido por estos.