Ríos

Un río es agua, generalmente dulce, que fluye a través de la superficie de la tierra hacia un cuerpo de agua más grande, que suele ser un mar. El flujo de un río se mueve cuesta abajo debido a la gravedad y trata de llegar hacia los mares u océanos ya que estos son los que están “al nivel del mar”, en tierras bajas.

Todos los ríos son un elemento necesario para la vida de los seres vivos, que requieren un suministro de agua dulce para poder sobrevivir. Esto está asegurado a partir del ciclo del agua, del que los ríos forman una parte muy importante.

Descripción de los ríos

Las partes de un río son: Fuente, boca, confluencia, tributario, cuenca hidrográfica, canal, lecho y orillas.

Los ríos son cursos de agua; siguen su camino a lo largo de un canal y por lo tanto no permanecen estáticos, sino que se mueven y producen energía. Asimismo, son los escultores del paisaje. Pueden identificarse las siguientes partes de un río:

Fuente.
Es aquí donde se inicia el río, y puede ser un manantial, agua de deshielo de un glaciar, un lago o de aguas subterráneas. Tiende ser una zona alta a partir de la cual el río fluye por laderas escarpadas.

Boca.
Es el sitio donde el río llega a su fin y se une con el mar, océano u otro cuerpo de agua como un lago o un embalse.

Confluencia.
Es el lugar donde dos ríos se unen.

Tributario.
Un río pequeño o arroyo unido a una corriente del río.

Cuenca hidrográfica.
Cada una de las áreas drenadas por el río. Dos cuencas están separadas entre sí por una línea divisoria (llamada simplemente “divisoria de aguas”) que marca los límites geográficos entre ambas.

Canal.
Sendero estrecho moldeado por acción del agua; un río transcurre por un canal y el camino del río se denomina “curso”.

Lecho.
Fondo del canal.

Orillas.
Como su nombre indica, son los bordes del río a cada lado del canal.


Los ríos también se “alimentan” del agua que proviene de la escorrentía, la cual fluye hacia abajo para terminar en el mar. La escorrentía no es más que el agua de lluvia que fluye cuesta abajo sobre una superficie terrestre, pero que puede llegar a los ríos.

Cursos de los ríos

Curso superior.
Tiende a ser una zona de tierras altas, donde el naciente canal se caracteriza por ser estrecho y avanzar hacia abajo. En su camino por el terreno escarpado, el río puede fluir en cascadas, rápidos y quebradas, y crear valles en forma de V como consecuencia de la erosión sobre el terreno.

Debido a que el canal es estrecho y la ladera es escarpada, el flujo de agua es enérgico y puede generarse turbulencia.

Características de los ríos.

Río Merced, California, Estados Unidos.

Curso medio.
El canal se torna más ancho, la velocidad del flujo es mayor y el volumen de agua es también mayor que en el curso superior. La erosión del terreno forma secciones curvas, que si adquieren forma de herradura toman el nombre de “meandros”.

Curso inferior.
El volumen de agua es muchísimo mayor y por tanto, la energía también. El terreno circundante es plano y en época de inundación se cubre de agua. A este terreno se le llama “llanura de inundación” y es muy apreciado por ser fértil, apto para los cultivos.

Fauna y flora de los ríos

Los ríos constituyen una de las zonas más prolíficas en vida animal y vegetal.

Los ríos constituyen una de las zonas más prolíficas en vida animal y vegetal. La unión de agua, plantas, animales, factores abióticos como las rocas y los minerales así como la materia orgánica en descomposición, conforman un ecosistema pleno para el desarrollo de muchísimas especies que ahí encuentran refugio, agua y alimento.

Los peces de los ríos, claro está, son especies de agua dulce pero algunos animales marinos llegan a aventurarse ahí, como determinados tiburones y delfines. A grandes rasgos, en los ríos pueden encontrarse peces como la carpa, la trucha de río, el bagre y la piraña; mamíferos como la nutria, el castor y el hipopótamo; anfibios como las salamandras y las ranas y reptiles como las tortugas, las serpientes, los caimanes y los cocodrilos. Además de peces, dentro del río habitan caracoles, mejillones, cangrejos y almejas.

Fauna de los ríos

Truchas, especies comunes de varios ríos y lagos.

La flora más común en los ríos está conformada por algas, musgos y una gran cantidad de plantas acuáticas, sumergidas y flotantes. ¿Ejemplo? Los jacintos de agua, los nenúfares, los lotos y las lentejas de agua. A los lados de los ríos pueden crecer manglares y árboles altos.

Amenazas de los ríos

La contaminación, la modificación del flujo del agua por acción de las presas o diques, la sobreexplotación de los recursos y la introducción de especies no naturales de un río específico, que llegan a convertirse en especies invasoras, son algunas de las amenazas que muchos ríos experimentan con frecuencia.

Algunos ríos como el Ganges, el Citarum y el Yangtsé enfrentan un nivel de contaminación muy alto.

Algunos ríos como el Ganges, el Citarum y el Yangtsé enfrentan un nivel de contaminación altísimo, que ha afectado no solo la salud de los seres que habitan su cuenca, sino también las actividades humanas como la pesca. La preservación de los ríos es una tarea de suma importancia, y requiere la cooperación a nivel individual y grupal.