Río Jordán

El Jordán tiene un significado especial para los cristianos y judíos, pues de acuerdo con la Biblia, en sus aguas Jesús de Nazaret recibió el bautismo. Es un río corto en comparación con otros del mundo.

La palabra “Jordán”, significa “el que baja”, y alude al hecho de que el río fluye hacia el sur.

Características

En el Oriente Próximo, suroeste de Asia, se halla el río Jordán, que nace en las laderas del monte Hermón a partir de la confluencia de los ríos y arroyos Nahal Ayun, Snir, Dan y Banias. Si bien la fuente o inicio en las montañas se encuentra a una elevación de más de 2,800 metros, el río en sí descansa sobre una depresión a unos 408-416 metros debajo del nivel del mar; esto lo convierte en el río con la elevación más baja en todo el mundo.

Es el río con la elevación más baja en todo el mundo.

Según sus características, se le divide en curso superior (o cuenca Alta) y curso inferior (o cuenca Inferior). El superior abarca el espacio entre su fuente y el mar de Galilea, mientras que el segundo se extiende después de este hasta su desembocadura en el mar Muerto. Después de la unión de los ríos y arroyos, comienza a fluir hacia el sur y atraviesa el valle de Jule hasta que se vierte en el mar de Galilea. No finaliza aquí, sino que continúa su camino y kilómetros más adelante es alimentado por los ríos Yarmuk y Zarqa, de los cuales el primero es el más importante al sur del mar de Galilea. La región desde el mar de Galilea hasta el mar Muerto es conocida como el Valle del Jordán.

La longitud del río Jordán es de 251 kilómetros, pero su cuenca es más grande: mide unos 18,500 km2 y ocupa partes de Jordania, Israel, Siria, Líbano y Cisjordania. Al este se observan las montañas del Golán. La zona superior del río contiene la mayor parte del agua, y el curso inferior representa un 40 por ciento de la cuenca, con una menor cantidad del líquido.

Formación

El Jordán se asienta sobre el Valle del Jordán, una depresión de la corteza terrestre ubicada entre Israel y Jordania formada en el Mioceno, debido a que la placa Arábiga se movió hacia el norte y después al este, alejándose así de lo que hoy es África. Alrededor de 1 millón de años más tarde, el terreno se elevó y el agua de mar se retiró. En el este del valle del centro del Jordán se ha encontrado estratos que datan del Triásico, de la era Mesozoica.

Ubicación del río Jordán.

Belleza del río Jordán.

Flora y fauna

El río Jordán ciertamente pasa en medio de una de las regiones áridas de Oriente Próximo. La mayor parte de las zonas fértiles están en Jordania y Cisjordania, a lo largo de las orillas este y oeste del río. En la cuenca puede encontrarse regiones mediterráneas subhúmedas hasta áreas áridas en las que viven especies adaptadas.

En las aguas de la cuenca existen peces como Luciobarbus longiceps, Acanthobrama lissneri, Haplochromis flaviijosephi, Pseudophoxinus libani, Salaria fluviatilis, Zenarchopterus dispar, Pseudophoxinus drusensis, Garra ghorensis y Oxynoemacheilus insignis; los moluscos Melanopsis ammonis y Melanopsis costata y crustáceos como Potamon potamios y los del género Emerita. En la cuenca habitan mamíferos como el roedor Mus macedonicus y la nutria euroasiática (Lutra lutra);  insectos como Calopteryx syriaca y aves como el camachuelo del Sinaí (Carpodacus synoicu).

En cuanto a la flora, predominan los arbustos, los matorrales y los pastizales. En las partes más altas crecen olivos, cedros, eucaliptos y hasta robles y pinos, y en los tramos finales abundan los matorrales espinosos.

Características del río Jordán.

Río Jordán visto desde el espacio. / Imagen cortesía de la NASA.

Importancia económica

Las aguas del río Jordán constituyen los segundos recursos hídricos más importantes para Israel. Gran parte del líquido es usado para solventar la agricultura y la ganadería, y como las poblaciones situadas en las riberas están creciendo, al igual que el desarrollo económico, la extracción de agua es esencial para resolver las necesidades de los pobladores. Únicamente Jordania recibe 50 millones de m3  de agua del Jordán.

Las aguas del río Jordán constituyen los segundos recursos hídricos más importantes para Israel.

La demanda de agua para la agricultura y el uso doméstico es muy grande; en comparación, el sector industrial tiene una demanda de agua muy pequeña. Esto se debe mayormente a que las industrias son más numerosas y grandes en la zona industrial del Golfo de Aqaba y en la región del mar Muerto.

Amenazas

Antaño río diáfano y seguro, el Jordán es hoy un cuerpo de agua con contaminación y alto nivel de salinidad. En principio, el río discurre a través de una de las regiones más pobladas y con mayor escasez de agua del mundo, por lo que el aprovechamiento de sus recursos naturales a menudo sobrepasa su capacidad para regenerarse. Se calcula que el río se ha reducido a solo el 2 por ciento de su flujo original. La alta evaporación, el clima árido y la extracción excesiva del agua llevan a la salinización. En suma, hay preocupación por el futuro del Jordán y la población de su cuenca.

Para evitar un grave problema ambiental, algunas organizaciones y gobiernos han unido esfuerzos, que se enfocan en la gestión sostenible de los recursos del río.