Puntos, Líneas y Círculos Imaginarios

En Geografía, el principio de localización sostiene que mediante ciertos sistemas o métodos es posible entender hechos geográficos que ocurren en la superficie de la Tierra, en lugares específicos. Para ello, los mapas cuentan con un sistema de puntos, líneas y círculos imaginarios, es decir, que no existen realmente porque fueron creados para facilitar la localización de un sitio en el mapa.

Los primeros mapas eran recursos gráficos muy simples que mostraban áreas pequeñas de una localidad y/o sus alrededores. Pero esto comenzó a resultar poco práctico en tanto la humanidad extendía sus dominios por el mundo y se adentraba en tierras desconocidas.

Hiparco de Nicea se convirtió en el primer hombre en utilizar un sistema de coordenadas geográficas.

Un sistema antiguo

Los navegantes más antiguos tenían que ingeniárselas para no perder de vista su punto de inicio, ya sea el puerto o la ciudad. Los fenicios se guiaban por la posición del Sol, y los griegos solían navegar de isla en isla sin salir del mismo mar. No se alejaban demasiado de tierra firme, pero claro, esto se convirtió en un problema cuando existió la necesidad de alejarse mucho más allá de un país o un continente.

Se cree que fue Eratóstenes en el siglo tercero a. C. quien propuso por primera vez un sistema de longitud y latitud en un mapa para ubicar de forma más precisa un punto. Tiempo después, Hiparco de Nicea se convirtió en el primer hombre en utilizar un sistema de coordenadas geográficas. Pero, ¿qué es este en realidad?

Se trata de un sistema de referencia cuyo fin es localizar características en la superficie terrestre. Los cartógrafos se encargaron de construirlo con base en líneas, puntos y círculos que en conjunto forman una rejilla donde se superponen.

Principales puntos, líneas y círculos imaginarios de la Tierra

La rejilla está compuesta por líneas de longitud llamadas meridianos, las cuales corren de norte a sur o de polo a polo y constituyen bases para la medición del tiempo. El Meridiano de Greenwich es, por convención internacional, el meridiano a partir del cual se basa el sistema actual de zonas horarias. Los paralelos son líneas de latitud perpendiculares a los meridianos que rodean el globo de este a oeste. La latitud se mide con base en el ecuador y abarca hasta los 90° hacia el norte y hacia el sur.

El ecuador es el círculo máximo que divide la Tierra en el hemisferio norte y el hemisferio sur.

Los llamados “grandes círculos” son líneas circulares que se extienden alrededor del planeta hasta su punto más abultado. En realidad, todos los paralelos son grandes círculos completos, de los cuales el Trópico de Cáncer, el Trópico de Capricornio, el ecuador, el Círculo Polar Ártico y el Círculo Polar Antártico son los más importantes. El ecuador es el círculo máximo que divide la Tierra en el hemisferio norte y el hemisferio sur y es al mismo tiempo la línea de latitud cero, la base para la medición de la latitud así como el meridiano de Greenwich lo es para la longitud. Por otra parte, cada meridiano es una semicircunferencia, la mitad de un gran círculo.

Los polos geográficos, Polo Norte y Polo Sur, constituyen los puntos de la Tierra. Se localizan a 90° de latitud norte y sur, y son el sitio en donde concurren los meridianos. El eje terrestre es una línea imaginaria sobre la que el planeta gira, es decir, ejecuta su movimiento de rotación.

El sistema de referencia que conforma la unión de estos elementos es clave para la elaboración de un buen mapa.