Volcán Krakatoa

Características


Krakatoa, o Krakatau en indonesio, es el nombre de una isla volcánica situada en el estrecho de Sunda de la provincia de Lampung, entre Java y Sumatra, Indonesia. Esta isla tenía tres conos volcánicos: Rakata, Danan y Perbuatan o Perboewatan, aunque por lo general se suele llamar “volcán Krakatoa” a su conjunto. Es tristemente famosa por el desastre de 1833, cuando una erupción sin igual arrasó con ella y afectó a otras regiones cercanas.

Indonesia es un país altamente volcánico, pues alberga unos 130 volcanes activos; una cantidad mayor a la de cualquier otro país del mundo. No es raro, pues, que los habitantes sean testigos de erupciones relativamente frecuentes y de diversas intensidades.

Indonesia es un país altamente volcánico, pues alberga unos 130 volcanes activos.

Krakatoa era un estratovolcán, es decir, compuesto por la estratificación de lava, cenizas, piedra pómez y otros materiales piroclásticos. La isla tenía 9 kilómetros de largo, unos 5 kilómetros de ancho y unos 28 kilómetros cuadrados de superficie. Rakata, en el sur, tenía 813-820 metros de altura sobre el nivel del mar; Perbuatan, al norte, medía 120 metros de altura, y Danan, en el centro, registraba 445-450 metros de altura sobre el nivel del mar.

Datos sobre el volcán Krakatoa.

Fumarola del volcán Anak Krakatau.

Formación

Como Krakatoa era un estratovolcán, y como suele suceder con este tipo, estaba situado encima de la zona de subducción de la Placa Euroasiática y la Placa Indoaustraliana. Una zona de subducción es un punto donde la corteza oceánica se destruye debido a que ahí convergen corrientes de convección. Así, una placa tectónica se hunde bajo otra.

Antes de la erupción de 1883, Krakatoa formaba parte de un pequeño grupo de islas muy próximas: Lang, Venlaten y el islote Poolsche Hoed, entre otros islotes más pequeños. Todos eran lo que quedaba de una gran erupción volcánica anterior, que ocurrió durante algún punto de la Prehistoria y que creó una caldera o depresión de 7 kilómetros de largo entre ellos. Los restos de la ancestral erupción comenzaron a unirse, y al cabo muchos años los conos se unieron entre sí por la actividad de las placas tectónicas, lo que dio origen a la isla de Krakatoa.

Erupciones

Se conoce al Krakatoa como uno de los volcanes más destructivos de los que se tiene registro. De hecho, los estratovolcanes se caracterizan por realizar erupciones explosivas, ya que su lava contiene gran cantidad de las rocas ígneas andesita y dacita, lo que la hace muy viscosa y ocasiona que la presión de los gases se acumule a niveles muy altos.

Se conoce al Krakatoa como uno de los volcanes más destructivos de los que se tiene registro.

No existen registros claros sobre erupciones muy antiguas. El Pararaton o Libro de los reyes, un manuscrito sobre la historia de los reyes del este de Java, menciona que en 416 d. C. hubo una especie de explosión hasta ahora no confirmada en la historia. También se presume que en 535 d. C. se produjo una erupción que ocasionó efectos importantes en el clima del hemisferio norte durante varios meses.

Parece que en 1681 hubo dos erupciones, avistadas y registradas en diarios de los navegantes holandeses Johann W. Vogel y Elias Hesse. La actividad volcánica siguió siendo intensa durante los años siguientes, pero después amainó y ya no parecía peligrosa para los lugareños. Incluso, a principios de la década de 1880 pensaban que el Krakatoa estaba extinto pues la última erupción importante había tenido lugar en 1681. Sin embargo, esto estaba por cambiar. ¡Y de qué manera!

El 20 de mayo de 1883, Perbuatan comenzó a emitir nubes de polvo y ceniza. Esa mañana, el capitán del buque alemán Elizabeth informó haber avistado la nube, de unos 9-11 kilómetros de altura, sobre la deshabitada isla de Krakatoa. A mediados de junio, el cráter del Perbuatan ya estaba casi destruido. La actividad no cesó, sino que en agosto adquirió dimensiones catastróficas.

Erupciones del volcán Krakatoa.

Erupción del volcán visto de noche.

Alrededor de la 1 de la tarde del domingo 26 de agosto, Krakatoa tuvo su primera erupción de importancia mediante una explosión ensordecedora que expulsó una nube de escombros, la cual se elevó hasta 25 kilómetros encima de la isla y se extendió hacia el norte hasta alcanzar como mínimo 36 kilómetros de altura. Lo peor ocurrió al día siguiente: debido a la presión acumulada, en la mañana se produjeron 4 explosiones que literalmente volaron la isla.

En agosto de 1883, se produjeron 4 explosiones que literalmente volaron la isla.

El ruido generado fue tal, que se considera el sonido más fuerte que se ha registrado en la historia, y rompió los tímpanos de las personas que se encontraban más cerca de la zona. Se escuchó a unos 3,110 kilómetros de distancia hasta Perth, Australia Occidental, y Mauricio. Como consecuencia de la violenta explosión, se produjo un tsunami cuyas olas alcanzaron unos 40 metros de altura y se desplazaron a unos 1,120 kilómetros por hora hacia la costa oeste de Sumatra, el oeste de Java y las islas cercanas. El número de muertos superó los 36,000.

El polvo y los gases emitidos por el volcán Krakatoa, en 1883, permanecieron hasta 3 años en la atmósfera. El volcán desapareció y generó una nueva caldera, hasta que en 1927 la zona empezó a mostrar signos de actividad volcánica. En 1930 emergió una nueva isla volcánica que posteriormente recibió el nombre de Anak Krakatoa (hijo de Krakatoa), la cual crece a medida que pasan los años.