Johannes Kepler

Weil der Stadt, Sacro Imperio Romano Germánico, 27 de diciembre de 1571-Ratisbona, Sacro Imperio Romano Germánico, 15 de noviembre de 1630

Las leyes de Kepler o leyes del movimiento de los planetas fueron enunciadas por el célebre astrónomo, astrólogo y matemático alemán Johannes Kepler, una de las figuras de la ciencia más importantes del siglo XVII.

¿Cuáles fueron los orígenes de Johannes Kepler?

El futuro científico nació en cuna modesta de familia protestante y fue un niño enfermizo aunque intelectualmente brillante. Su madre, Katharina Guldenmann, era curandera y herbolaria, y su padre, Heinrich Kepler, era un mercenario que un día se fue a la guerra y no volvió; probablemente perdió la vida en la Guerra de los 80 años.

De su padre, Kepler diría años tarde que era un soldado inmoral, rudo y pendenciero. Buena parte de su infancia transcurrió en el hogar de sus abuelos, quienes le inculcaron la fe luterana. Hoy en día parece incompatible la unión de ciencia y religión, pero sorprende saber que Kepler era un hombre muy religioso.

Comenzó sus estudios superiores en la Universidad de Tubingen para convertirse en ministro luterano, beneficiado con una beca. Sus años escolares estuvieron marcados por la figura de su profesor de Matemáticas, Michael Maestlin, quien lo introdujo en el sistema heliocéntrico de Nicolás Copérnico. Kepler pronto se convenció de la veracidad del heliocentrismo y desechó el entonces vigente sistema geocéntrico que dictaba que los cuerpos celestes giraban alrededor del Sol.

Pese a su firme creencia del sistema de Copérnico, se dio cuenta de que esto le traería conflictos con su adhesión al sacerdocio, pero finalmente prefirió el estudio de la astronomía a la teología. En 1594 fue recomendado para el cargo de profesor de Matemáticas en una escuela protestante de Graz, Austria. Aceptó el compromiso.

Las contribuciones de Johannes Kepler

En 1596 publicó su obra Mysterium Cosmographicum (El misterio del cosmos o El misterio cósmico), texto que defendía públicamente el sistema de Copérnico y mostraba algunas de sus proposiciones sobre la conformación y estructura del universo, basado en los cinco poliedros pitagóricos y algunas concepciones bíblicas. Sólo tenía 24 años de edad.

De Kepler se conservan diagramas de modelos solares dibujados en la década de 1590. Con trazos precisos muestra 6 planetas y sus órbitas constituidas por 6 círculos concéntricos. De acuerdo con Kepler, el universo era muestra de la belleza y la simetría de la que dispuso el Creador.

La obra y la inteligencia de Kepler atrajeron la atención del astrónomo Tycho Brahe, quien le pidió viajar a Praga para convertirlo en su asistente en el año 1600, año en el que se negó a convertirse al catolicismo. El joven científico tuvo que abandonar su puesto de profesor debido a las leyes contra los protestantes en Austria, pero no dudó en acudir al llamado de Brahe y fue ayudante hasta la muerte de éste, tras lo cual ocupó su cargo de astrónomo oficial del emperador Rodolfo II y de sus sucesores.

A lo largo de su vida Kepler tuvo que mudarse varias veces debido a la persecución religiosa en contra de los protestantes.

En 1604 encontró una supernova, a la que observó durante un tiempo. La posteriormente llamada estrella de Kepler fue descrita en su libro De Stella nova in pede Serpentarii. En 1609 publicó Astronomia nova, obra en la que integró las primeras dos leyes del movimiento planetario: 1) la órbita de un planeta alrededor del Sol es elíptica, con el centro de éste en uno de los focos de la elipse, y 2) un segmento de línea que une un planeta con el Sol barre áreas iguales en tiempos iguales. Diez años después publicó Harmonices Mundi, importante obra porque describe la tercera ley del movimiento planetario: el cuadrado del período orbital de un planeta es proporcional al cubo de la longitud del semieje mayor de su órbita.

Kepler se casó dos veces y murió a los 58 años, pero dejó a la ciencia un legado valioso. Además de incursionar en la astronomía, también lo hizo en la óptica, pues inventó el llamado telescopio de Kepler, un artefacto que mejoraba el telescopio de refracción. En 1621 publicó Epitome Astronomiae, uno de los textos más discutidos e influyentes en la Astronomía.

Harmonia mundi fue una de las bases para la teoría de la gravedad de Isaac Newton; la tardía Stereometrica Doliorum fue una base del cálculo integral. En adición, se le reconoce como fundador de la mecánica celeste.