Montes Apalaches

Los montes Apalaches, o simplemente Apalaches, constituyen una cordillera situada en el este de Norteamérica. Su nombre tiene un origen nativo; se cuenta que cuando los miembros de la expedición española de Narváez alcanzaron el norte de la actual Florida, se encontraron con una aldea de nativos americanos cuyo nombre se transcribió como Apalchen o Apalachen, el cual después usaron para designar la región de tierras elevadas y, eventualmente, a las montañas.

Los Apalaches conforman una barrera natural entre las tierras bajas occidentales y las llanuras costeras orientales, y sirvieron de hogar a numerosos pueblos antes de la colonización. En la actualidad en sus alrededores permanecen ciudades tan importantes como Pittsburgh, Knoxville y Chattanooga.

Estas montañas son de las más estudiadas del mundo.

Características

Los Apalaches se extienden, con una longitud de 2,400-2,500 kilómetros, desde el sureste de Canadá, específicamente desde la provincia de Terranova y Labrador, hasta el centro de Alabama, Estados Unidos. Se considera que la cordillera continúa en el Canadá marítimo, incluidas las islas de San Pedro y Miquelón. En general, son montañas muy antiguas, cuyo estudio contribuyó al desarrollo y establecimiento de la teoría de la tectónica de placas en la década de 1970.

El sistema de los Apalaches se divide en 3 grandes secciones: norte, desde Terranova y Labrador hasta el río Hudson; centro, que se extiende desde el valle del río Hudson hasta New River, Estados Unidos; y sur, desde New River hasta el final de la cordillera. Las características fisiográficas son muy variadas; en la provincia de Nueva Inglaterra destacan las Montañas Blancas, una pequeña cadena montañosa que forma parte de los Apalaches; las Green Mountains o Montañas Verdes corren en el estado de Vermont y en el este de Estados Unidos se localiza la Cordillera Azul.

El pico más alto de toda la cordillera es el monte Mitchell, que también es el más alto del este de Estados Unidos.

La elevación tiende a incrementarse de norte a sur, aunque vuelve a disminuir ligeramente en los Apalaches centrales. En el rango del norte, algunas montañas pueden superar los 1,200 metros de altitud, mientras que en el centro los picos rondan los 900 metros. El pico más alto de toda la cordillera es el monte Mitchell, que también es el más alto del este de Estados Unidos, con una elevación de 2,037 metros sobre el nivel del mar. La mayor parte de esta montaña está cubierta con bosques y no con glaciares, en contraste con los picos más altos de otras cordilleras, como los Alpes y la del Himalaya.

Uno de los picos más alto de los Apalaches es el monte Washington (con 1917 metros de elevación); este sí recibe una cantidad significativa de nieve y en sus partes más altas experimenta un clima alpino o de tundra. En las zonas más bajas su clima es subártico. El monte Washington es parte de las Montañas Blancas, una cordillera que se ubica en la sección norte. Sus picos más altos suelen cubrirse de nieve, y algunos creen que por ello llevan ese nombre.

Desde luego, el clima de las montañas varía según la altitud y la latitud a las que se encuentran. En los Apalaches centrales y del sur la temperatura media anual es de 10 a 18 ºC. En algunas partes de Canadá, el clima, más frío, influye en la temperatura media anual de la península de la Gaspesia, que es de 3 ºC. La precipitación anual promedio es de 89 centímetros en los valles de los Apalaches centrales, pero en los picos más altos de la sección sur la temperatura media anual es de 198 centímetros.

Formación

La cordillera de los Apalaches se formó por una serie de colisiones que comenzaron hace más de 450 millones de años, en un proceso gradual. Se sabe que es la cadena montañosa más antigua de Norteamérica, y una de las más antiguas de la Tierra.

Todo comenzó hace 450-480 millones de años, cuando el borde de la placa tectónica colisionó con la placa del océano de Jápeto, empezó a hundirse bajo el cratón de Norteamérica y así la corteza se elevó, de lo que se formaron los más antiguos Apalaches. Hace unos 270 millones de años las placas continentales de Norteamérica y África colisionaron, y esto fue el principal movimiento que los levantó. Durante los siguientes años, las colisiones continuaron y las montañas tomaron forma; así pues, los Apalaches crecieron en varios cursos.

En la orogenia Apalache del Paleozoico tardío se desarrollaron varias fallas y pliegues en la sección sur de la cordillera. En el Paleozoico la cordillera fue una de las más grandes del mundo, y aunque desde entonces su estructura ha permanecido relativamente estable, en los últimos siglos las montañas se han expuesto a un proceso agudo de meteorización.

Información sobre los montes Apalaches.

Flora y fauna

La cordillera de los Apalaches es rica en diversidad biológica gracias a la variedad de climas y terrenos en los que se asienta, y hasta en las regiones al norte es hogar de muchas especies vegetales y animales. En la península de la Gaspesia y la cordillera Presidencial, esta última localizada en las Montañas Blancas, la vegetación es corta y no hay árboles, pero sí hierbas, musgos, líquenes y algunos arbustos.

La cordillera de los Apalaches es rica en diversidad biológica gracias a la variedad de climas y terrenos en los que se asienta.

En las mesetas y colinas del oeste en Estados Unidos existen bosques mixtos con robles, nogales, pinos, abedules, abetos, olmos, álamos y castaños, entre otros árboles de gran porte. Sobresalen el cerezo negro americano (Prunus serotina), el tulipífero de Virginia (Liriodendron tulipifera), el haya americana (Fagus grandifolia), el falso castaño amarillo (Aesculus octandra) y el castaño americano (Castanea dentata). En los bosques de la Cordillera Azul destacan principalmente plantas de hoja caduca; se calcula que existen más de 158 especies de árboles tan solo en esta región.

En cuanto a la fauna, no es menos numerosa. A lo largo de la cordillera puede encontrarse, solo por mencionar algunos ejemplos, a ciervos de cola blanca (Odocoileus virginianus), pumas (Puma concolor), alces (Alces alces), ardillas voladoras del norte (Glaucomys sabrinus), mofetas rayadas (Mephitis mephitis), linces rojos (Lynx rufus), zorros rojos (Vulpes vulpes), zorros grises (Urocyon cinereoargenteus), grévoles engolados (Bonasa umbellus), serpientes de jarretera (Thamnophis sirtalis), tortugas mordedoras (Chelydra serpentina), ranas de bosque (Lithobates sylvaticus) y castores americanos (Castor canadensis).

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Appalachia

https://en.wikipedia.org/wiki/Appalachian_Mountains

http://www.worldwildlife.org/habitats/mountains

http://www.worldwildlife.org/ecoregions/na0403

http://www.worldwildlife.org/ecoregions/na0402

https://global.britannica.com/place/Appalachian-Mountains

http://pubs.usgs.gov/gip/birth/birth.pdf

Robert Dinwiddie, Simon Lamb, Ross Reynolds. (2011). Violent Earth. DK Publishing.

Timothy M. Kusky. (2010). Encyclopedia of Earth and Space Science. Infobase Publishing.

R. W. McColl. (2005). Encyclopedia of World Geography. Facts on File Library of World.