Áreas Naturales Protegidas de África

África es un continente lleno de cultura, mitos, paisajes únicos y fauna peligrosa. Su riqueza en biodiversidad es valorada a nivel mundial pero también es muy explotada y poco regulada.

Se estima que África posee más de 1,200 áreas protegidas que comprenden dos millones de kilómetros cuadrados con gran porcentaje de animales salvajes, muchos de ellos en peligro de extinción que se encuentran bajo el resguardo de parques nacionales y otros tipos de áreas protegidas, pero la situación no es tan pacífica como parece.

El investigador Paul Scholte del Instituto de Ciencias Ambientales de la Universidad de Leiden, Holanda, señaló que la población humana de África se duplica cada veinte años, a pesar de los altos índices de mortalidad. Esto representa una enorme presión sobre la vida salvaje que cada día se ve más fragmentada y amenazada ante la ocupación, pues fauna y habitantes compiten por espacio, alimento y agua.

La importancia de la creación de áreas protegidas es fundamental para el futuro de África, pero los resultados serían más favorables si estas tuvieran una mejor calidad en la vigilancia para evitar que los cazadores furtivos ingresen a las zonas para acabar con especies emblemáticas y en riesgo de extinción. Hace falta muchos recursos para reforzar la protección a la biodiversidad africana, pero sobretodo, hace falta mucha conciencia por parte del turismo que permite que la caza ilegal continúe siendo una fortaleza económica.

Algunas hermosas áreas protegidas de África son:

Reserva natural Masái Mara

Parques nacionales de África.

Reserva natural Masái Mara.

Situada al sudoeste de Kenia, la región comprende 1,510 km2 de hermosos paisajes llenos de fauna de todo tipo. Los visitantes tienen espacios para acampar y realizar sus expediciones en auto o en globo aerostático, donde tienen la gran ventaja de admirar el amplio paisaje, la salida del Sol y el recorrido de los animales.

Esta reserva cuenta con una vigilancia estricta para evitar la caza furtiva y la acumulación de vehículos durante los safaris que pueda llegar a causar estrés en los animales salvajes. Es posible mirar más de 470 especies de aves, así como hienas, ñúes, leones, rinocerontes negros, hipopótamos, elefantes, jirafas, leopardos y aquellos animales emblemáticos que comúnmente solo hemos visto en su hábitat natural a través de la televisión.

Parque nacional Salonga

Se trata de la reserva de selva tropical más grande de África con 36,000 km2. Se ubica en la cuenca del río Congo y su valor ecológico es invaluable para la salud del planeta. En 1984 fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, pero en 1999 la guerra civil desatada al este de la República Democrática del Congo lo catalogó como Patrimonio Mundial en peligro.

No es un lugar muy seguro para el turismo de todas las edades, por lo que sus paisajes son visitados mayormente por científicos e investigadores especializados en alguna especie, siendo los bonobos los más buscados. Monos Drya, leopardos, mangostas, okapis, cigüeñas y cocodrilos son parte de la fauna que ahí se encuentra.

Reserva natural integral del Monte Nimba

Se ubica entre Guinea y Costa de Marfil y es un Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La reserva cubre gran parte de la cordillera Nimba, un lugar con diversidad microclimática muy rico en flora y fauna, mucha de ella endémica. Es el hogar de 2,000 tipos de plantas vasculares, 317 vertebrados y 2,500 invertebrados hasta el momento, pues los científicos siguen realizando estudios biológicos en busca de nuevas especies.

Entre los animales se encuentra el sapo Nimbaphrynoides occidentalis, la musaraña Nimba Crocidura lamottei, el león africano occidental (Panthera leo senegalensis) y el hipopótamo pigmeo (Choeropsis liberiensis), animales extraños y de poca distribución geográfica que atraen las miradas de los visitantes.

Una de las mayores atracciones es el monte Richard-Molard, el pico más alto de ambos países con 1,752 m.

Parque nacional Tassili n’Ajjer

Se encuentra en Argelia y representa un Patrimonio de la Humanidad desde 1982. Este bello sitio de un área de más de 72,000 km2, es en sí, una obra de arte. Las formaciones naturales de piedra arenisca erosionada, sus más de 300 arcos de roca, acantilados sorprendentes y las obras prehistóricas de arte rupestre de la época neolítica (específicamente al final del período glacial cuando el Sahara era más sabana que desierto) le otorgan una importancia de mucho valor.

Hasta el momento se han hallado 15,000 grabados donde se ha podido identificar fauna como antílopes y cocodrilos, aparte de figuras humanas realizando actividades como la caza y la danza.

Este lugar está acompañado de un bosque con especies endémicas de flora y fauna en peligro de extinción.

Parque Nacional Addo Elephant

Biodiversidad de África.

Parque Nacional Addo Elephant.

Está maravilla de Sudáfrica tiene una superficie de 1,640 km2 y es uno de los santuarios más importantes del país, pues comenzó protegiendo rigurosamente de la caza furtiva a los únicos once elefantes que quedaban en el área. Actualmente ya son más de 600 elefantes africanos (Loxodonta africana) los que pueden observarse, al igual que un elevado número de rinocerontes negros (Diceros bicornis) en peligro de extinción.

Otros animales atractivos para los visitantes son los búfalos cafre (Syncerus caffer), los leones africanos (Panthera leo), las hienas moteadas (Crocuta crocuta) y los pequeños escarabajos peloteros (Circellium bacchus).

El área protegida recibe un promedio de 120,000 visitantes al año, con un 54 por ciento de visitantes internacionales. Para una mejor experiencia, el lugar cuenta con áreas de campamento, piscina, restaurante y sitios de descanso. El parque original ha sido ampliado para abarcar la reserva natural Woody Cape con una enorme cantidad de aves como gansos y pingüinos, y vida marina como ballenas y tiburones blancos.