En “Propiedades generales de la Materia” aprendimos que la materia en sí, es todo aquello que existe en nuestro entorno y que ocupa un espacio-tiempo en el universo. Además, de que posee propiedades físicas y químicas muy interesantes.

Ahora bien, la materia se organiza en diversos niveles de acuerdo a la perspectiva con que la observemos. Si nos vamos a lo más pequeño, entonces hablaremos de niveles subatómicos. Pero si hablamos a grandes escalas, entonces vamos a referirnos a ecosistemas o a la biósfera terrestre. Pero entre una y otra hay una serie de niveles de gran importancia y valor para la vida.

A niveles biológicos, los seres vivos (que también son parte de la materia) se mantienen organizados y estructurados desde lo más minúsculo hasta lo más grande.

A continuación, conoceremos los niveles de organización de los seres vivos.

Nivel subatómico.

Son dimensiones inferiores al átomo. Está conformado por tres partículas subatómicas fundamentales: electrones (carga eléctrica negativa), protones (carga eléctrica positiva) y neutrones (sin carga eléctrica). A este nivel, la materia ya no puede dividirse, por lo que representa la escala más básica y pequeña.

Nivel atómico.

Se representa por átomos y cada uno está compuesto por un núcleo y uno o más electrones unidos al núcleo. El núcleo, a su vez, está formado por uno o más protones y varios neutrones.

Los átomos pueden unirse entre sí para formar compuestos químicos como moléculas o cristales. Pero también tienen la capacidad de disociarse.

Las partículas atómicas son tan pequeñas, que se requieren 10.000.000 de ellas en línea recta para alcanzar 1 mm de longitud.

Nivel molecular.

A la unión ordenada y definida de átomos, se le conoce como molécula. Es decir, una molécula contiene dos o más átomos unidos por enlaces químicos que actúan en sustancias orgánicas, en los océanos y en la atmósfera. La molécula es la unidad más pequeña de la sustancia que conserva sus propiedades características.

A nivel molecular, se identifica la física molecular y la química molecular. La primera estudia las leyes que rigen la estructura y las propiedades de la materia. Mientras que la química se centra en las leyes que rigen la interacción entre moléculas y la ruptura de enlaces químicos.

Poniendo ejemplos de nivel molecular, una molécula de agua está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, unidos por enlace covalente (unión compartiendo electrones).

En la sangre, la molécula de hemoglobina es la encargada de transportar oxígeno en varias especies animales.

Nivel macromolecular.

Una macromolécula es una molécula de gran tamaño que se forma generalmente por polimerización; es decir, cuando las moléculas simples reaccionan entre sí por adición o condensación y forman moléculas grandes.

El ejemplo más común de macromolécula es el ADN, que contiene instrucciones biológicas de las características de cada especie.

Organelo.

Un organelo u orgánulo, es una estructura un poco más compleja que funge como una subunidad especializada dentro de una célula particularmente eucariota.

Existen varios tipos de organelos y cada uno tiene una función específica dentro de la célula. Algunos ensamblan proteínas; otros almacenan información genética, y otros más producen energía química, por mencionar unos cuantos ejemplos.

Algunos organelos son: cloroplasto, aparato de Golgi, mitocondria, vacuolas, núcleo y retículo endoplásmico. 

Células.

Una célula es la unidad fundamental de todo ser vivo en la Tierra. Todo organismo con vida contiene billones de células al exterior e interior de su cuerpo. 

Las células pueden ser eucariotas y procariotas. Y dentro de cada clasificación existen varios tipos de células. Las eucariotas realizan funciones muy específicas para el buen funcionamiento del organismo, que va desde células específicas para el desarrollo del cerebro (células nerviosas), para la reproducción (óvulos y espermatozoides), para el fortalecimiento del sistema óseo (células óseas), etc.,etc., hasta aquellas que nos defienden de agentes patógenos que producen varios tipos de enfermedades, como las células Natural Killer.

Las células contienen material hereditario del cuerpo y tienen la capacidad de hacer copias de sí mismas.

Tejidos.

Son grupos de células de un mismo tipo que se agrupan para cumplir una tarea específica. 

Esencialmente, los órganos se componen de tejidos, pero la sangre y los huesos también representan este nivel de organización de los seres vivos aunque no lo parezca.

Se identifican 4 tipos de tejidos: conjuntivo, epitelial, nervioso y muscular.

Órganos.

Un órgano es la unión de tejidos estructurados y adaptados para cumplir una específica función. No todos los seres vivos tienen la misma proporción ni distribución de sus órganos.

El cuerpo humano alberga alrededor de 79 órganos, siendo algunos de ellos: el corazón, pulmones, estómago, bazo, vejiga, riñón y cerebro, entre muchos otros.

Sistemas.

Los sistemas son conjuntos de órganos, tejidos y células que se encargan de resolver funciones fisiológicas determinadas en un organismo vivo.

De acuerdo a algunos autores, el cuerpo humano cuenta con 11 sistemas distintos, pero ninguno de ellos trabaja de manera aislada. Estos son: nervioso, endocrino, tegumentario, respiratorio, reproductor, circulatorio o cardiovascular, digestivo, muscular, esquelético, excretor e inmunitario.

Organismos.

Un organismo es un ser vivo que cumple un rol en la naturaleza y es capaz de llevar a cabo las funciones más básicas para la vida, que son: alimentación, socialización y reproducción.

Hay varios tipos de organismos en la Tierra que se clasifican con base a sus formas más elementales de organización de la materia. Es decir, hay desde bacterias unicelulares, hasta complejos organismos pluricelulares como las ballenas. Pero también forman parte las plantas y los hongos.

Población.

Una población es un conjunto de organismos de una misma especie que reside en un lugar determinado y que comparte ciertas propiedades biológicas.

Se habla de población de humanos, de mamíferos, de reptiles, de aves, en términos, posiblemente, de una región o entidad. O bien, de población de abejas africanas, de hormigas bala o de leones africanos para referirse a una especie en particular. 

Comunidad.

En términos biológicos, una comunidad biológica o biocenosis, es un conjunto de poblaciones de diversas especies que coexisten y se interrelacionan en un mismo hábitat que les aporta las condiciones necesarias para asegurar su supervivencia a largo plazo.

Un jaguar, una palmera y unos hongos Mycenaceae, son parte de una comunidad.

Ecosistema.

Un ecosistema es un sistema natural donde sus componentes interactúan y coexisten entre sí pero a mayores escalas, ya que un ecosistema está conformado tanto por varias comunidades de seres vivos, como por factores abióticos característicos, como por ejemplo, agua, luz solar, clima y suelo.

En un ecosistema convergen organismos productores, organismos consumidores y organismos descomponedores, otorgando un equilibrio a la biósfera de la Tierra.

Los organismos productores de primer nivel son aquellos que producen su propio alimento, como las plantas verdes y las bacterias.

En el segundo nivel se encuentran los consumidores primarios que se alimentan de los organismos productores y de lo que estos producen.

En el tercer nivel están los consumidores secundarios que están representados por carnívoros de primer orden que se alimentan de los animales del segundo nivel.

Algunos consideran una cuarta clasificación que incluye a carnívoros de segundo orden que se alimentan de otros carnívoros.

Por su parte, como ejemplos de descomponedores podemos mencionar a los hongos, las bacterias, las lombrices y las moscas. 

Biósfera.

La biósfera es la capa del planeta Tierra donde existe la vida. Esta capa incluye desde alturas atmosféricas (aproximadamente 10 km), hasta las mayores profundidades marinas. 

La biósfera terrestre es única y hasta el momento no se ha conocido otro planeta con características similares.