Mar del Norte

Descripción

El mar del Norte es un cuerpo de agua salada que se considera mar marginal del océano Atlántico. Situado al oeste del continente europeo, entre Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica, Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Noruega, tiene una forma rectangular que cubre una superficie aproximada de 570,000 km2 y un volumen de 54,000-94,000 km3. Su longitud total se estima en uno 960 kilómetros, y en su parte más ancha registra hasta 580 kilómetros.

Se conecta con el resto del océano Atlántico a través del Paso (o estrecho) de Calais y el Canal de la Mancha, y con el Báltico a través del estrecho de Skagerrak y el subsecuente estrecho de Kattegat. Al noroeste se encuentran las islas Shetland y las Orcadas; aunque en su interior se aprecia carencia de tierras emergidas, también se hallan las islas Frisias, que separan el mar del Norte del mar de Frisia, las islas Farne y otras pequeñas islas e islotes cerca de las costas. Entre los ríos que desembocan en sus aguas están el Rin, el Gloma, el Elba, el Weser, el Drammen, el Ätran, el Támesis, el Trent y el Ems.

Es un mar poco profundo, ligeramente más hondo en su parte norte, donde algunas zonas alcanzan más de 90 metros desde el nivel del mar hasta el suelo. La profundidad máxima estimada es de 700 metros en la región noruega, y la promedio es de unos 90-95 metros. Contiene aguas frías, que a veces son vistas con témpanos en su superficie. En invierno, alcanzan unos 6 ºC como promedio, mientras que en verano la temperatura sube hasta una media de 17 ºC. Agua más fría y menos salada proviene del Báltico, y el Atlántico provee el flujo de mayor salinidad. Naturalmente, las zonas menos saldas son aquellas en las que desembocan los ríos.

Las costas del mar del Norte difieren según la región. En el norte, especialmente a lo largo del oeste de Noruega, son comunes los fiordos, acantilados, playas de guijarros, valles y playas con dunas de arena. Estas costas escarpadas, algunas también en el este y oeste del mar, contrastan con las costas de relieve regular del sur-suroeste.

Formación

Es uno de los mares más jóvenes y la actual línea costera tiene alrededor de 3,000 años de antigüedad. Comenzó a aparecer a partir de la separación del supercontinente Pangea, pues esto abrió un espacio entre las grandes masas de tierra. A principios de la era Cenozoica, Pangea quedó completamente separada, y el Atlántico ya era un hecho.

Puede decirse que el mar del Norte se formó por partes, ya que durante el Triásico y el Jurásico grietas y fallas habían dejado la región donde hoy se encuentra con sitios altos y bajos aquí y allá, por lo que algunas partes contenían más agua. Por aquella época la corteza se había levantado y formado las islas británicas. A principios del Oligoceno el centro y oeste de la actual Europa ya había emergido de las aguas, así que parte de las aguas que la rodeaban estaba separada del océano Tetis.

Hace aproximadamente 2.6 millones de años, durante el Plioceno, la cuenca del mar del Norte que se encontraba al sur del Banco Dogger formaba parte de Europa y el Rin desembocaba en sus aguas saladas. Capas de hielo se formaron y retiraron durante el Pleistoceno, hasta que hace unos 8,000 años el hielo desapareció completamente y el nivel del mar aumentó; esto propició que el puente de tierra entre Gran Bretaña y Francia se inundara y el Canal de la Mancha y el Mar del Norte quedaran conectados.

Datos sobre el mar del Norte.

Mar del Norte desde el espacio. / Fotografía cortesía de la NASA.

Biodiversidad

El mar del Norte es residencia y zona de visita de varios animales marinos, sobre todo mamíferos como la foca común (Phoca vitulina), la marsopa común (Phocoena phocoena), la foca de casco (Cystophora cristata), la foca anillada (Pusa hispida), la morsa (Odobenus rosmarus), el delfín nariz de botella (Tursiops truncatus) y las ballenas francas (Eubalaena), y más de 230 especies de peces como el merlán (Merlangius merlangus), la mielga (Squalus acanthias), el bacalao, el abadejo, peces planos (Pleuronectiformes), el faneca (Trisopterus luscus), el eglefino (Melanogrammus aeglefinus) y el arenque. La amplia variedad de pescado es favorecida por la gran cantidad de nutrientes y de plancton.

Los estuarios ofrecen hábitats idóneos para la anidación y residencia de algunas aves marinas, tales como colimbos (Gaviiformes), alcas, frailecillos, charranes y fulmares boreales (Fulmarus glacialis). La flora marina está representada por muchos tipos de algas, entre ellas, el sargazo vejigoso (Fucus vesiculosus), Ascophyllum nodosum y las laminarias (Laminariales).

Es cierto que en la actualidad el mar del Norte no se distingue entre los mares por su biodiversidad, pero siglos atrás albergaba muchas más especies.

Amenazas

A raíz del descubrimiento de reservas de petróleo y gas natural bajo el suelo marino, el mar del Norte comenzó a ser objeto de una intensa explotación comercial, que ha aumentado a medida que la economía de Europa también crece. Además, los países ribereños realizan extracción de arena y grava. Y como suele suceder, la vida marina ha resentido la intromisión a su hábitat, pues se ha detectado altos índices de contaminación y sobrepesca en algunas zonas, y algunas especies han desaparecido de la cuenca; por ejemplo, los flamencos y el alca gigante (Pinguinus impennis), este último extinto de toda la Tierra.

El problema de la contaminación es grave. A lo largo de las últimas décadas se han producido vertidos de aguas residuales y desechos industriales, así como derrames accidentales de petróleo. En suma, el uso intensivo y no sostenible de los recursos del mar del Norte lo han convertido en un cuerpo de agua en peligro, aunque algunos países han establecido acuerdos para protegerlo. Uno de los más destacados fue el Convenio OSPAR en 1992, que reunió acuerdos internacionales para prevenir la contaminación del mar.