En términos físicos, la materia es el componente principal de los cuerpos. Es todo lo que tiene masa y ocupa un espacio. Esto quiere decir que toda sustancia o elemento que nos encontramos, ya sea naturales o sintéticos, son materia.

La materia puede adquirir numerosas formas y sufrir diversos cambios y transformaciones. Para ello se requiere energía y de propiedades físicas y químicas.

Algunos ejemplos de propiedades físicas de la materia son la solubilidad, punto de ebullición, dilatación, punto de congelación, elasticidad, densidad, dureza, brillo, movimiento, viscosidad, ductilidad, maleabilidad, porosidad, peso, volumen, color, olor, etc. 

Por otra parte, las propiedades químicas se determinan cuando ocurren respuestas ante la mezcla entre una sustancia y un reactivo. Es por ello que la acidez, el poder oxidante y la combustibilidad, son parte de las propiedades químicas de la materia.

Cambios físicos de la materia.

Los cambios físicos son aquellos que modifican la apariencia o presentación de la materia, pero nunca su composición. Esto es, porque específicamente son cambios que se realizan en las propiedades físicas y no en las estructuras químicas. 

La modificación en las estructuras químicas se refiere a que el elemento o sustancia se transforma en otro elemento o sustancia. De esta manera ya estaríamos hablando de nuevas propiedades y un manejo totalmente distinto al inicial.

Ir a Propiedades Generales de la Materia

Otra característica de los cambios físicos de la materia, es que las modificaciones son reversibles; algo que no sucede en el caso de los cambios químicos. No podemos convertir las cenizas nuevamente en papel (cambio químico), pero sí podemos lograr que el hielo derretido pueda solidificarse nuevamente (cambio físico).

Algunos ejemplos más comunes de cambios físicos de la materia son: arrugar un papel o estirar al máximo una bola de plastilina. Sin embargo, existen cambios físicos un poco más complejos que veremos a continuación a través de 10 ejemplos.

Ejemplo 1. 

Hacer paletas de hielo.

Para preparar paletas de hielo, requerimos que nuestros ingredientes tengan el estado físico adecuado y se mantengan separados uno del otro. El agua debe ser líquida al igual que nuestro jugo de limón. Y en cuanto al azúcar, vamos a seleccionar la cantidad que creamos indicada.

El primer cambio físico que haremos se dará al mezclar los ingredientes, pues los dos líquidos se unirán y el azúcar se disolverá, creando una sustancia homogénea lista para pasar al siguiente paso.

Paletas de hielo. Ejemplo de cambio físico de la materia.

El segundo cambio físico será cuando ingresemos la mezcla al congelador; pues al cabo de una hora o más, la mezcla líquida pasará al estado sólido.

Ningún ingrediente alteró sus propiedades químicas; solo modificaron su presentación física al exponerse a una determinada temperatura. Y aunque el azúcar no se perciba a simple vista, se sabe que está ahí porque puede detectarse a través del sentido del gusto.

El resultado sería diferente si en vez de paletas de limón hubiese sido caramelo. Pues el azúcar iba a tener que sufrir una modificación química para cambiar por completo su consistencia y viscosidad.

Eventualmente, la paleta de hielo regresará al estado líquido al exponerse a una temperatura más cálida que la del punto de congelación del agua.

Ejemplo 2.

Una puerta de madera mojada.

La madera es un material resistente, pero vulnerable a los cambios de temperatura y humedad del ambiente. ¿Qué sucede cuando una puerta de madera se moja y posteriormente se usa? Probablemente cueste más trabajo abrirla o cerrarla debido a que sufrió la dilatación de sus partículas. No obstante, continúa siendo una puerta. Podríamos intentar quitar el exceso de humedad con ayuda de los rayos solares para que retorne a su estado normal, pero puede ser que no quede exactamente igual.

Ejemplo 3. 

Usar el vehículo.

Cada vez que usamos nuestro vehículo estamos realizando un cambio físico en este. Pues, lo hemos cambiado de un lugar a otro sin tener que alterar su composición o forma. Simplemente ocupa un espacio diferente en un tiempo diferente, debido al movimiento que le otorgamos.

Ejemplo 4.

Romper un espejo.

A pesar de que un espejo roto puede resultar peligroso, realmente, el estado físico de ese objeto sigue siendo el mismo; simplemente quedó en trozos mucho más pequeños que por obvias razones, pierden de utilidad para nosotros. Probablemente tengamos suerte y logremos salvar un trozo grande para limar las orillas y utilizarlo nuevamente. Sigue siendo un cambio físico.

Ejemplo 5.

En los ingredientes que usamos.

Cuando tenemos hambre y vemos todos los ingredientes en el refrigerador, sabemos que debemos modificar su presentación poniendo manos a la obra. Quizá tenemos todo lo necesario para preparar un pescado empanizado con ensalada, pero hay que cambiar el tamaño y la porción de nuestros ingredientes.

Probablemente tengamos que modificar la presentación de nuestro pan para obtener un pan molido casero ideal para empanizar; cambiar nuestro queso entero por uno rallado, rebanar la cebolla y el jitomate, etc., etc., lo que ejemplifica perfectamente cambios físicos en la materia.

Ejemplo 6.

El aserrín.

El aserrín o serrín, desperdicio que se obtiene como resultado de trabajar la madera, continúa siendo madera, a pesar de que su tamaño es muy reducido y está destinado para otro tipo de usos. El hecho de que el aserrín no pueda ser utilizado para fabricar un mueble, a diferencia de un trozo de árbol, no significa que haya perdido sus propiedades básicas como madera. Solo sufrió cambios físicos.

Ramas de la Física Clásica y Moderna

Ejemplo 7. 

Mezclar agua con aceite.

Cuando realizamos una mezcla de agua con cualquier tipo de aceite, veremos que automáticamente se separan. Esto es porque existe una repulsión entre sus moléculas debido a que el aceite tiene una densidad menor.

Es un ejemplo de cambio físico porque a pesar de que el recipiente ya no contiene lo indicado para ingerir, ninguna de ambas sustancias ha perdido sus propiedades particulares. No cambiaron de color, no reaccionaron entre sí, y no sufrieron ningún tipo de modificación que las haya transformado en una mezcla homogénea totalmente distinta.

Ejemplo 8.

Evaporación de spray o perfume.

Evaporación. Ejemplo de cambio físico de la materia.

La evaporación siempre será parte de un proceso físico. En este caso, el cambio de estado líquido a gaseoso podría confundirse con un cambio químico, ya que en estado gaseoso no solemos percibir las sustancias y parece que se “pierden” en el ambiente. No obstante, cuando se evapora el spray, un perfume o el agua, sus moléculas se separan y dispersan, pero no se transforman. Su fórmula química continúa siendo la misma, por lo que meramente sufrió un cambio físico, aunque nuestros sentidos no logren detectarlo.

Ejemplo 9. 

Las velas.

Las velas son un ejemplo básico pero claro de cambio físico. La parafina se derrite con el calor, pero no es la sustancia que se quema directamente, a diferencia del cordón.

Cuando la cera sólida y caliente va derritiéndose, se convierte en estado líquido pero nunca cambia sus propiedades. De hecho, una vez derretida, fría y solidificada, es posible volver a juntar el residuo para volver a formar una nueva vela. Para ello, se debe regresar a un estado líquido nuevamente a través de calor, pero nunca de manera directa, pues es muy probable que se queme y quede inservible para el objetivo; entonces, ya estaríamos hablando de un cambio químico.

Ejemplo 10.

Un cambio en nuestra apariencia física.

Casi siempre buscamos ejemplos de cambios físicos en elementos externos, pero en nuestras acciones cotidianas también podemos encontrar numerosas muestras.

Ejemplos de ello es el corte de cabello, corte de uñas o la depilación con cera. A pesar de que estamos interrumpiendo el crecimiento, este será momentáneo, pues no se alteró o modificó la química natural del cabello, uñas o vellos corporales. Simplemente se alteraron capas superficiales por cuestiones estéticas, pero tarde o temprano continuarán su crecimiento y el ciclo volverá a repetirse.

Otros ejemplos de cambios físicos de la materia:

  • La reducción de tamaño de champiñones y espinacas bajo cocción.
  • Cuando el grano de cereal aumente su volumen con la leche.
  • Agua hervida.
  • Un metal fundido.
  • Una liga de cabello que ya ha quedado muy estirada.

 

 

Fuentes

byjus.com/chemistry/physical-change-chemical-change/

uapas2.bunam.unam.mx/ciencias/propiedadesycambios/

www.thoughtco.com/examples-of-physical-changes-608336

A Cierta Ciencia. (14 agosto 2019). Cambios Físicos y Químicos [Fácil y Rápido] | QUÍMICA | [Archivo de video]. Recuperado de www.youtube.com/watch?v=yUNl64QGzII.