Geofísica

Procesos geológicos externos

 
Victoria Munilla Giménez
Por Victoria Munilla Giménez, Licenciada en Geología. 20 marzo 2023
Procesos geológicos externos

Los procesos geológicos exógenos o externos ocurren en la superficie de la Tierra y comprenden la interacción de las rocas con los agentes de la hidrosfera, atmósfera y biosfera. Su estudio permite la comprensión de una importante proporción de los elementos formadores de las rocas sedimentarias. A continuación, en este interesante artículo de GEOenciclopedia, te mostramos los procesos geológicos exógenos más importantes de la superficie de la Tierra.

También te puede interesar: Procesos geológicos internos
Índice
  1. Qué son los procesos geológicos externos
  2. Características de los procesos geológicos exógenos
  3. Meteorización
  4. Erosión
  5. Transporte
  6. Sedimentación
  7. Ventajas económicas de conocer los procesos geológicos exógenos

Qué son los procesos geológicos externos

Los procesos geológicos externos o procesos geológicos exógenos comprenden la interacción de las rocas con los agentes de la hidrosfera, atmósfera y biosfera. Podemos indicar que son acontecimientos que producen diferentes efectos en las rocas y que ocurren en la superficie terrestre. El resultado es la desintegración física o química del material que promueve una serie de cambios visibles en comparación con su anterior forma.

Características de los procesos geológicos exógenos

  • Los procesos geológicos exógenos tienen una naturaleza dual. Por una parte, las modificaciones que provocan en el medio físico crean ambientes y recursos explotables para la población. Por otra parte, constituyen riesgos naturales evidentes a nivel social y económico. De esta manera, el transporte fluvial puede acumular minerales y crear yacimientos de tipo placer o provocar inundaciones que destruyen enclaves urbanos.
  • La infinidad de procesos externos que afectan a los materiales líticos dependen de múltiples variables, por lo que constituyen un sistema dinámico.
  • Los acontecimientos que sufren los materiales en la superficie de la Tierra son vestigios de los procesos geológicos externos y aportan información crucial sobre los ambientes de formación.
  • A través de la observación de sus efectos, se pretende reconstruir los procesos que los han formado. Establecer columnas estratigráficas y estudiar las estructuras sedimentarias, de meteorización y erosión, permite descartar los procesos geológicos exógenos menos probables en favor de los más coherentes. En este aspecto, es tan importante identificar los procesos como determinar el tiempo y forma en que han actuado.

Te aconsejamos leer este otor artículo sobre Qué es la estratigrafía.

Meteorización

La meteorización es un proceso de desintegración de las rocas in situ que puede poseer una naturaleza química o física dependiendo del agente responsable del cambio. De esta manera, las rocas expuestas en superficie interactúan con los elementos de la atmósfera, hidrosfera y biosfera, adaptando el material a una forma de menor energía.

Esta respuesta ocurre porque la roca en superficie se encuentra fuera de las condiciones de formación originales. En otras palabras, la meteorización es un mecanismo que busca restaurar el sistema a una situación de equilibrio energético. Sin embargo, esta respuesta no es perfecta y según las condiciones del ambiente de formación pueden darse situaciones inverosímiles, como la existencia de minerales metaestables.

Como ejemplos de meteorización química por un agente atmosférico podemos destacar la oxidación de los minerales por el contacto con el oxígeno del aire. Mientras, un ejemplo de meteorización física provocada por el mismo tipo de agente sería la termoclastia.

Al mismo tiempo, los agentes de la hidrosfera, como el agua atrapada en las fisuras de la roca, pueden provocar diferentes tipos de meteorización como la hidroclastia. Por último, las raíces de las plantas pueden resquebrajar la roca y otros elementos de la biosfera aportar sustancias químicas que bien pueden reaccionar con ellas.

Aprende más sobre la Meteorización o intemperismo: qué es, tipos y ejemplos aquí.

Procesos geológicos externos - Meteorización

Erosión

La erosión es un proceso de desgaste que implica la presencia de un agente dinámico. La roca no tiene porqué descomponerse en su afloramiento original, sino que puede hacerlo mientras se transporta a otro lugar.

Así, se produce erosión en el material por el impacto de las gotas de lluvia durante varios ciclos prolongados en el tiempo. Otro ejemplo es el viento que, arrastrando partículas de arena, puede pulir la superficie de la roca. En ambos casos, existe un agente geomorfológico que interviene activamente en el proceso.

Como cabe esperar, la erosión y la meteorización son procesos geológicos externos que se complementan el uno al otro y cuyos efectos suelen aparecer solapados. Por tanto, se necesita recopilar datos para entender las características de ambos a fin de reconstruir en el tiempo los sucesos acontecidos.

Procesos geológicos externos - Erosión

Transporte

Es evidente que el transporte necesita de un agente dinámico que lleve los fragmentos de roca o iones en disolución a una ubicación diferente a la original. Durante esta redistribución, la roca puede seguir sufriendo los procesos geológicos exógenos anteriores. Sin embargo, el mismo transporte puede afectar a su integridad, como ocurre con los procesos gravitacionales. Esto ocurre con frecuencia en barrancos o acantilados donde la roca puede desplazarse de manera súbita de su lugar.

El transporte de materiales líticos por procesos gravitacionales es muy peligroso y puede acarrear problemas significativos para la población. Sin embargo, no debe olvidarse a otros agentes de transporte, como los cursos fluviales o las tormentas de arena. Estos fenómenos pueden transportar el material a zonas urbanas causando estragos sociales y económicos.

El fin último de estos agentes dinámicos es transportar la roca disgregada o sedimento a un lugar adecuado donde pueda acumularse. Por tanto, el transporte es el paso siguiente del ciclo petrogenético y necesita de los dos anteriores para desbastar la roca a un tamaño adecuado. Así, los agentes dinámicos pueden transportarlas a mayores distancias.

Procesos geológicos externos - Transporte

Sedimentación

La sedimentación se traduce en la acumulación del material lítico disgregado y corresponde una frontera entre los procesos geológicos externos e internos. Esta concentración se da en lugares donde existe espacio suficiente para su acumulación, también llamados depósitos sedimentarios. Para que suceda, la velocidad del flujo que los transporta debe disminuir. En el caso de los iones disueltos, deben sufrir un desajuste que promueva la precipitación mineral, como ocurre con las evaporitas. Además, la acumulación de restos orgánicos como el guano también forma importantes yacimientos de fosfatos.

En general, la sedimentación se da en cotas bajas del terreno. Sin embargo, su acumulación puede darse en cotas altas, propiciando la creación de suelos en ambientes de alta montaña. Es importante recordar que la naturaleza tiende siempre al equilibrio. En base a eso, los procesos geológicos exógenos intentan, en la medida de lo posible, aplanar el perfil del terreno.

Así los procesos de meteorización y erosión se concentran en los puntos de mayor altura como las montañas. Mientras, los procesos de transporte y sedimentación serán más importantes en cotas bajas como las cuencas. No obstante, se trata de una visión simplificada de la realidad que reduce a dos dimensiones lo que debería verse en tres. De ahí, la importancia de estudiar cada ambiente por separado con el objetivo de entender los diferentes procesos geológicos externos y las relaciones que guardan entre sí y con terceros.

Aquí podrás conocer mejor a las Rocas sedimentarias: qué son y tipos.

Procesos geológicos externos - Sedimentación

Ventajas económicas de conocer los procesos geológicos exógenos

La información que arrojan los procesos geológicos externos no solo es beneficiosa a nivel divulgativo. También permite reconstruir la historia geomorfológica y constituye la fuente de importantes recursos económicos. Además, aporta pistas sobre la resistencia de los materiales frente a agentes externos. Una referencia útil para arquitectos e ingenieros, sobre todo en oficios relacionados con la restauración de edificios y la obtención de estudios geofísicos para validar terrenos en construcción.

Ahora que conoces mejor los procesos geológicos externos, te recomendamos leer estos otros posts sobre los Agentes geológicos externos y los Tipos de rocas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Procesos geológicos externos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Geofísica.

Bibliografía
  • Enseñanzas de las Ciencias de la Tierra. 2013. Los procesos geológicos externos: las infinitas interacciones en la superficie de la Tierra. Disponible en: https://www.raco.cat/index.php/ECT/article/view/274151
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 5
Procesos geológicos externos