El Sistema Solar

Nuestro sistema planetario.

El Sistema Solar es un sistema planetario cuya estrella central es el Sol, alrededor del cual orbitan o giran varios planetas, planetas enanos y otros cuerpos celestes por efecto de la fuerza de gravedad. Todo el sistema está contenido en un brazo de la Vía Láctea, una galaxia con forma de espiral que a su vez forma parte del Universo. Los científicos calculan que el Sistema Solar se formó hace unos 4,600 millones de años debido a un colapso gravitatorio de una nube molecular gigante. Gran parte de la masa se concentró en el centro y dio forma al Sol, mientras que el resto de la materia originó a los planetas.

Viajando por el Sistema Solar (VIDEO)

El Sol ejerce atracción gravitatoria sobre los cuerpos celestes, que son los ocho planetas, los planetas enanos, los asteroides, los cometas, los satélites naturales como la luna, las concentraciones de asteroides como el que divide a los planetas interiores de los exteriores y muchísimos objetos pequeños. En nuestro caso, nos provee de luz, calor y energía necesaria para muchos procesos naturales que permiten el continuo desarrollo de la vida. Se cree que su núcleo es la parte más caliente con más de 15 millones de grados centígrados.

Los primeros cuatro planetas son los denominados planetas interiores o planetas telúricos, debido a su constitución sólida y rocosa: Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Después de este se encuentra el cinturón de asteroides tras el que se distribuyen los planetas jovianos o exteriores, constituidos por gas e identificados por su enorme volumen: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Los científicos calculan que el Sistema Solar se formó hace unos 4.6 billones de años debido a un colapso gravitatorio de una nube molecular gigante.

Veamos un poco más sobre ellos:

Mercurio. Se halla a 58 millones de km del Sol y es el más pequeño de los planetas. Aunque es un poco complicado, es posible observarlo desde la Tierra.

Venus. Posee la mayor temperatura de todos los planetas y es uno de los cuerpos más brillantes de todo el Sistema Solar. Posee más de 1,000 volcanes pero se desconoce su actividad.

Tierra. Nuestro hogar se formó hace más de 4,500 millones de años y alberga millones de seres vivos. Esto lo hace el único planeta del Sistema que tiene señales de vida, por el momento.

Marte. El planeta rojo que según los científicos, hace más de tres millones de años poseía agua. Es el segundo más pequeño y posee al volcán más grande de todo el Sistema Solar.

Júpiter. Es el planeta más grande localizado después del cinturón de asteroides y se define como una inmensa bola de gas. Su océano de hidrógeno tiene un campo magnético muy potente, motivo de su gran número de satélites.

Saturno. Es conocido por sus enormes anillos de partículas de polvo de hielo y por pertenecer a los planetas gaseosos que lo hace carecer de superficie sólida. La composición de su atmósfera es 97 por ciento hidrógeno.

Urano. Se caracteriza por su coloración azulada que es producida por la alta cantidad de metano en su superficie gaseosa. Su atmósfera es la más fría y la temperatura promedio en el planeta es de -216 grados centígrados.

Neptuno. El más alejado del Sol con una distancia de 4,500 millones de kilómetros. Tampoco posee una superficie sólida y posee seis anillos que lo rodean. Es el tercer planeta más grande en masa con una atmósfera constituida principalmente por hidrógeno.

¿Crees que hace falta algo por mencionar? Plutón era considerado un planeta junto con los otros ocho, pero recientemente se le catalogó como planeta enano. No obstante, conserva el nombre de la deidad romana del inframundo, al igual que los demás planetas con sus nombres de dioses griegos o romanos. Ahora el planeta más pequeño del Sistema Solar es Mercurio, que además es el más cercano al Sol. El más grande sigue siendo Júpiter, que posee 2.5 veces el total de la masa de todos los planetas juntos.

Los primeros observadores

En la antigüedad las personas observaron con una mezcla de asombro, curiosidad e interés, puntos luminosos que parecían moverse entre las estrellas. Eventualmente nombraron “planetas” a los puntos, que en el griego πλανῆται (planētai) significa “vagabundo”.

Los hombres de las antiguas civilizaciones desconocían la existencia del Sistema Solar y no comprendían muchas cosas más allá de la tierra donde estaban parados. El transcurso de los años les dotó de más experiencia y de una curiosidad engrandecida, por lo que empezaron a construir suposiciones, primero místicas, acerca de lo que veían en el cielo.

› Planetas del Sistema Solar

Para estos hombres primigenios no era difícil advertir fenómenos como los eclipses y la visión de otros planetas cercanos a la Tierra. El  filósofo griego Aristarco de Samos sentó un precedente sobre la idea de un sistema basado en el Sol, pero fue Nicolás Copérnico quien desarrolló un sistema heliocéntrico, es decir, un modelo de cosmos con el Sol como estrella central y los planetas a su alrededor, y el resto es historia.

Años más tarde, en 1609, Galileo Galilei mejoró el funcionamiento de un instrumento óptico ideado por el fabricante de lentes Hans Lippershey, que hasta la fecha continúa perfeccionándose: el telescopio. Con este invento no solo ha sido posible mirar de cerca los cuerpos celestes que conforman el Sistema Solar, sino también otros planetas, nebulosas, estrellas gigantes, galaxias y demás elementos que se localizan a distancias de millones de años luz.

Lunas

Quizá nuestra luna sea la más conocida para nosotros, aquél cuerpo redondeado y brillante que se localiza a más de 300 mil km de casa; pero en el inmenso Sistema Solar existen numerosos satélites naturales que rodean a los demás planetas. Mercurio y Venus carecen de lunas, pero Marte cuenta con dos, Júpiter con 50, Urano con 27, Neptuno con 13 y quien ocupa el primer lugar es Saturno, con 53 lunas. Si embargo, entre Júpiter, Saturno y Neptuno, existen 27 cuerpos más que están en espera de confirmación. Con esto confirmamos que a pesar de que el hombre ya ha explorado más allá de sus planetas vecinos, aún hay muchos datos que requieren validarse.

También hay un número aproximado de cometas y asteroides. Se cree que en todo el Sistema Solar, hay más de 3,400 cometas y 715,000 asteroides.

Los gigantes desconocidos

Pocos saben que la Nube de Oort forma parte del Sistema Solar. Esta se describe como una región esférica de casi un año luz de diámetro que concentra cuerpos helados y de donde provienen los cometas de período largo que cruzan por la Tierra sin ser necesariamente visibles para los humanos. Algunos de ellos tardan hasta 30 millones de años en dar un solo viaje alrededor del Sol. El más lejano fue denominado “k2” y se halla a dos mil 400 millones de kilómetros del “astro rey”.

Por el contrario, otra región no tan conocida es el Cinturón de Kuiper, explicado como un disco circunestelar que se identifica como fuente de cuerpos helados de más de 100 km de ancho y también de billones de cometas, pero de período corto como el popular Halley, que es visible en la Tierra cada 76 años. La mayoría de los componentes de esta región son parte de los restos de la formación del Sistema Solar suscitada hace aproximadamente 4,600 millones de años.

El planeta enano Plutón, después de formar parte de los planetas del Sistema Solar, ahora es tomado en cuenta como uno de los objetos más grandes del cinturón de Kuiper.

El Sistema Solar es y seguirá siendo objeto de estudio durante mucho tiempo. Una de las intenciones del hombre fue explorar más allá de la Tierra, y lo logró en 1969 al llegar a la superficie lunar.

Ahora los focos están sobre Marte y la posibilidad de poblarlo. ¿Podrá lograrse algún día?

›También te puede interesar…
El Sol
Planetas enanos
Luna
Cometas y asteroides

INFOGRAFÍA DEL SISTEMA SOLAR

Click para ampliar