La Vía Láctea


Se dice que el nombre de la Vía Láctea proviene de la mitología griega. Heracles, hijo de Zeus y de una mortal llamada Alcmena, comenzó a beber del pecho de la dormida diosa Hera. Cuando esta despertó y se dio cuenta de que había estado amamantando a un bebé fruto de la infidelidad de su esposo, lo apartó bruscamente de su pecho, y de la leche que salió a borbotones se creó la Vía Láctea.

Este término proviene del latín via lactea, que a su vez se deriva de las palabras griegas γαλαξίας κύκλος (galaxías kýklos), que en conjunto significan “círculo lechoso” debido a en el cielo nocturno aparece como una difusa banda blanquecina en forma de arco. Esto es porque el ser humano se encuentra dentro de ella, y la ve así desde la Tierra.

Se trata la galaxia a la que pertenece el Sistema Solar, con todos sus planetas y otros objetos celestes. Sin embargo, la Vía Láctea es solo una de las múltiples galaxias, si bien la mayoría de las que los científicos han encontrado en el Universo observable están muy lejos de ella y por ende, de la Tierra.

Descubrimiento

Dado que no es difícil advertirla en muchas zonas sin luz artificial, las personas de las culturas prehistóricas y Antiguas debieron verla, pero sin conocerla a profundidad. El filósofo Aristóteles escribió en su obra Meteorologica que Anaxágoras y Demócrito ya habían propuesto que se trataba de varias estrellas muy lejanas. Más tarde, el astrónomo persa Al-Biruni sugirió que era un conjunto de fragmentos de estrellas nebulosas. En general, se pensaba que la Vía Láctea contenía a todas las estrellas del Universo.

Datos sobre la Vía Láctea.

Parte de la Vía Láctea vista desde la Tierra.

Fue hasta 1610 cuando el famoso Galileo Galilei observó la Vía Láctea a través de un telescopio y descubrió que está formada por gran cantidad de estrellas concentradas que desde la Tierra semejan una nebulosa. Las observaciones tomaron otro rumbo, pero apenas en la década de 1920 Edwin P. Hubble demostró que ciertas nubes intergalácticas que se ven como manchas de luz poco visibles entre las estrellas son regiones que se encuentran más allá de la Vía Láctea.

Hubble hizo otros importantes descubrimientos, como que la Vía Láctea se extiende infinitamente, que sí tiene límites y que la llamada nebulosa de Andrómeda es en realidad una galaxia más. ¡Imagínate, el conocimiento sobre otras galaxias se remonta al siglo XX!

Características

La Vía Láctea es una galaxia en espiral barrada, que contiene entre 100 y 400 mil millones de estrellas y muchos sistemas planetarios además del Sistema Solar; todo lo cual se mantiene junto por efecto de la gravedad. Es parte del Grupo Local, una agrupación de más de 54 galaxias (entre las que se encuentran la galaxia de Andrómeda y la Galaxia del Triángulo) que a su vez está incluido dentro del supercúmulo de Virgo y del supercúmulo Laniakea. Tiene la típica figura de espiral con un centro en forma de barra, en donde se localizan estrellas. Su diámetro es de unos 100,000-120,000 años luz, pero podría ser de hasta 180,000 años luz.

Características de la Vía Láctea.

Arco de la Vía Láctea vista desde los Pirineos Atlánticos.

En su estructura se reconocen 3 partes básicas: 1) un sistema esferoide o halo, 2) un disco plano y 3) un núcleo central o centro galáctico. El halo se compone principalmente de estrellas viejas y cúmulos globulares (grupos de estrellas viejas). El núcleo tiene mucha energía y es poco distinguible porque está compuesto por espesas nubes de polvo y gas, pero se cree que podría albergar un agujero negro supermasivo, es decir, un agujero negro con una masa de miles o millones de masas solares. El disco es aplanado y posee unos brazos compuestos por gases y polvo, en donde se ubican las diferentes estrellas y el Sistema Solar, el cual se localiza a unos 27,000-30,000 años luz del centro galáctico.

La Vía Láctea gira, pero sus estrellas, planetas y demás componentes no giran a la misma velocidad o dirección. Esto depende de la distancia a la que se encuentren del centro; a mayor cercanía, mayor velocidad. El Sol y otras estrellas cercanas a él se mueven a cerca de 220 kilómetros por segundo.

Es posible que la Vía Láctea se haya formado poco después del Big Bang, puesto que sus estrellas más viejas son casi tan antiguas como la edad estimada del Universo. En un principio pudo ser casi esférica y con cúmulos globulares en sus bordes. En tanto el gas se concentraba, la galaxia giraba más rápido y adquiría una forma más aplastada, hasta que el disco se desarrolló.