Volcán Vesubio

Características


Mejor conocido como Monte Vesubio, es el volcán responsable de uno de los mayores desastres naturales causados por una erupción volcánica de la que se tiene memoria. Aún en la actualidad se le considera uno de los volcanes más peligrosos del mundo, y es el único activo en Europa continental.

Se localiza en la región de la Campania, en el sur de Italia, al este del Golfo de Nápoles y a unos 9 kilómetros de la ciudad de Nápoles. Su nombre en italiano es Monte Vesuvio, pero también ha sido llamado Vesaevus, Vesevus, Vesbius y Vesuve. Debido a que está formado por la acumulación de varias capas de lava, ceniza volcánica, piedra pómez y otros materiales piroclásticos, y a que produce erupciones explosivas, está clasificado como un volcán compuesto o estratovolcán. Dado que su cono central emergió en una caldera volcánica, entra en la categoría de volcán somma.

Se le considera uno de los volcanes más peligrosos del mundo.

El Vesubio consiste en un cono de 1,281 metros de altura, al que se conoce como “Gran cono”, rodeado en gran parte por el borde de la cumbre de la caldera que pertenece al Monte Somma, el cual mide unos 1,132 metros de altura. Ambos están separados por el valle Atrio di Cavallo. La altura del cono ha variado a lo largo del tiempo como consecuencia de las erupciones continuas. En su cumbre se halla un cráter de más de 300 metros de profundidad.

Datos del Monte Vesubio

Ruinas de Pompeya con vista al Monte Vesubio.

Formación

Este volcán está justo encima de una zona de subducción entre las placas Euroasiática y Africana. De estas placas tectónicas, la segunda está siendo subducida (hundida) bajo la Euroasiática unos 3.2 centímetros por año, lo que propició la formación, primero, del Monte Somma.

Naturalmente, el monte Somma es más antiguo que el volcán Vesubio. La roca más antigua procedente de la zona volcánica tiene alrededor de 300,000 años de antigüedad. 25,000 años atrás, la parte superior del volcán Somma colapsó por causa de una erupción y comenzó a crearse una caldera, pero la formación de cono del Vesubio no comenzó sino hasta hace 17,000 años, en medio de ella. El Gran Cono apareció en su totalidad en el año 79 d. C., tras una magnánima erupción. Sin embargo, el sitio ya había estado sometido a continuas erupciones explosivas y la región a tumultuosa actividad sísmica debido al movimiento de las placas tectónicas.

Para recordar: el volcán fue resultado de la salida del magma a la superficie, puesto que los sedimentos de la placa Africana fueron empujados hacia abajo, a temperaturas más calientes, hasta que se fundió y fue empujado hacia arriba hasta romper una parte de la corteza terrestre.

Erupciones

En el segundo milenio a. C. se produjo la llamada “erupción Avelino”, una de las mayores de la Prehistoria.

El volcán Vesubio tiene un largo historial de erupciones. La más antigua que ha sido confirmada se remonta al 6940 a. C. A partir de entonces sucedieron más de 50 erupciones confirmadas, y un puñado de otras más, cuya fecha es incierta. En el 5960 a. C. y 3580, dos erupciones particularmente fuertes colocaron al volcán como uno de los mayores de Europa. En el segundo milenio a. C. se produjo la llamada “erupción Avelino”, una de las mayores de la Prehistoria.

Pero sin duda, la erupción más intensa, debido a la fuerza y los efectos que ocasionó, fue la ocurrida en el 79 d. C. Ya en el 62 d. C. los pobladores de los alrededores habían sentido un fuerte terremoto, pero podría decirse que estaban acostumbrados a los sismos de la zona. Se presume que un día, entre el 24 y 28 de octubre del año 79, el Vesubio entró en erupción y expulsó con furia una nube de piedras, gas volcánico, cenizas, pómez pulverizado, roca fundida y otros materiales, a una altura  de 32-33 kilómetros y a razón de 1.5 toneladas por segundo.

Erupciones del Vesubio

Ciudad y volcán Vesubio, Italia.

Plinio el Joven, un político de la Antigua Roma, fue testigo del suceso desde la cercana ciudad de Miseno (a unos 30 kilómetros del volcán) y lo documentó en sus cartas, lo que brindó bastante información. De acuerdo con él, la erupción fue precedida por terremotos y hasta se produjo un tsunami. Se levantó una gran columna de cenizas y las áreas circundantes fueron agobiadas por 19-25 horas, sepultando, literalmente, a las ciudades de Pompeya y Herculano, y matando a miles de personas. Los que sobrevivieron abandonaron la ciudad para siempre y esta cayó en el olvido hasta que los trabajos de arqueología se interesaron en ellas, sobre todo en Pompeya.

El volcán volvió a lanzar su contenido en varios años posteriores, y la mayor ocurrió en 1631, causando una destrucción importante en la región. La última sucedió el 18 de marzo de 1944 y afectó varias poblaciones. Se cree que esta última dio fin al ciclo eruptivo que comenzó en 1631.