Volcán Santa Helena

Características


El monte Santa Helena es un volcán activo de Norteamérica que se alza majestuoso en el suroeste del estado de Washington, en Estados Unidos. Su nombre en inglés es St. Helens, y grupos de nativos americanos lo conocían como Lawetlat’la, Lawalaclough y Tahonelatclah. Su nombre actual proviene de Alleyne FitzHerbert, 1º barón St. Helens y amigo del explorador George Vancouver, quien investigó la región cuando aún era escasamente conocida.

Este volcán es recordado por la erupción de 1980, tan potente y devastadora como para no perderse en la memoria colectiva. Está clasificado como estratovolcán o lo que es lo mismo, un volcán compuesto, caracterizado por erupciones explosivas y estar ubicado sobre una zona de subducción. Consiste principalmente en un cono a una elevación de 2,549-2,550 metros sobre el nivel del mar y un cráter con forma de herradura de 2 x 3.5 kilómetros. Estas dimensiones y formas son recientes, pues fueron resultado de la actividad volcánica de la década de 1980. Anteriormente, el monte Santa Helena alcanzaba casi los 3,000 metros de elevación.

Este volcán es recordado por la erupción de 1980, muy potente y devastadora.

Antes del suceso mencionado, exhibía una forma casi simétrica que le valió ser comparado con el monte Fuji de Japón. Forma parte de la Cordillera Cascade o Cordillera de las Cascadas, que a su vez se encuentra dentro del Anillo de Fuego del Pacífico, una zona con alta actividad sísmica y volcánica.

Datos del volcán Santa Helena

Vista del volcán Santa Helena en 1982

Formación

El monte Santa Helena es un volcán relativamente joven en comparación con el resto de los volcanes de la Cordillera Cascade. De acuerdo con el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) su formación ocurrió en 4 etapas eruptivas que comenzaron hace aproximadamente 275,000 años, si bien el Programa de Vulcanismo Global del Instituto Smithsoniano indica que se formó durante 9 períodos eruptivos que iniciaron hace 40,000-50,000 años. En cualquier caso, durante el Holoceno fue el volcán más activo de todos los de la Cordillera.

El Volcano Hazards Program de la USGS indica que se halla cerca de la zona de subducción de la Placa de Juan de Fuca, en la costa oeste de Estados Unidos, por lo que se formó como consecuencia de los movimientos a gran escala de la corteza terrestre. En el período anterior a hace 12,800 años, el cono del antiguo monte Santa Helena se creó a causa de la expulsión de tefra, domos de lava y flujos de otros materiales piroclásticos, a la vez que el flujo de lava llegó a terrenos más lejanos de la base del volcán. Durante los últimos 3,000 años, el cono adquirió su estructura más moderna.

Por su parte, el Programa de Vulcanismo Global menciona que la formación del cono ocurrió debido a la liberación de lava y material piroclástico en una etapa antes de hace 2,200 años, y que el cono moderno es resultado del continuo flujo de fragmentos de andesita, dacita y basalto.

Erupciones

Se ha confirmado 40 erupciones a lo largo del tiempo.

La erupción de 1980 es la más estudiada del siglo XX, pero la historia eruptiva del volcán es muy extensa. El incidente más antiguo que se ha confirmado tuvo lugar en el 2340 a. C. Otras erupciones ocurrieron en los años 1860 a. C., 1180 a. C., 1110 a. C., 100 a. C., 420 d. C., en agosto de 1831, 26 de marzo de 1847, 27 de marzo de 1980, 5 de noviembre de 1990 y el 1 de octubre de 2004. En total, se ha confirmado 40 erupciones a lo largo del tiempo, y de algunas más no se tiene certeza.

Erupciones del volcán Santa Helena

Hermosa vista del volcán Santa Helena.

El 20 de marzo de 1980, ocurrió un terremoto debajo del volcán, y entre el 20 y 27 del mismo mes se produjeron otros de menor intensidad. Justo el día 27, cerca del mediodía, el monte lanzó una columna de ceniza y vapor que alcanzo la exorbitante altura de 1,829 metros. Pero lo peor no había ocurrido.

En la mañana del 18 de mayo, se produjo un temblor de 5.1 de magnitud y la parte norte del volcán comenzó a colapsar. Lo que sucedió fue un deslizamiento de tierra y una erupción pliniana que duró 9 horas. La columna eruptiva alcanzó los 24 kilómetros de altura, y las cenizas tocaron partes de 11 estados de la nación estadounidense. El saldo fue de 57 personas muertas (entre ellas un fotógrafo y un geógrafo) y millones de dólares en pérdidas económicas.