Río Nilo

Las fértiles riberas del Nilo, favorecidas por las inundaciones periódicas, permitieron la supervivencia de la antigua civilización egipcia, que floreció durante varios siglos. Considerado durante mucho tiempo el río más largo del mundo, o al menos uno de los dos más largos, ha ejercido una influencia más que relevante en el curso de la historia.

En palabras del historiador griego Heródoto, Egipto era un don del Nilo.

Características

Es un río enclavado en la parte este del continente africano cuya cuenca alberga Uganda, Etiopía, Tanzania, Ruanda, Burundi, Kenia, Sudán, Sudán del Sur, Eritrea, República Democrática del Congo y, por supuesto, Egipto. Está conformado por 2 sistemas fluviales: el Nilo Azul en Etiopía y el Nilo Blanco en Burundi. El primero tiene su inicio en el lago Tana y se une al Blanco en Sudán, a través de unos 1,400 kilómetros. Por su parte, la fuente del Nilo Blanco es un poco confusa; es posible que el río Ruvyronza, un afluente del río Kagera, sea su fuente más remota. Excepto durante agosto y septiembre, el Nilo Azul provee menos del 20 por ciento del agua del Nilo.

Información sobre el río Nilo.

Paisaje del río Nilo.

El Nilo tiene una longitud aproximada de 6,853 kilómetros, siendo el Nilo Blanco su fuente principal. Se cree que es el río más largo del mundo. Fluye de sur a norte y desemboca en el mar Mediterráneo, en medio de un gran y fértil delta. Su anchura es de unos 2.8 kilómetros, y drena una cuenca de cerca de 3.4 millones de km2, lo que corresponde a un 10.3 por ciento de la superficie terrestre. Cabe mencionar que sus fuentes se encuentran en las regiones húmedas de África, mientras que hacia el norte, a partir de Sudán, atraviesa kilómetros de tierras áridas.

Formación

No se conoce la edad exacta del río; se piensa que sus partes más antiguas están relacionadas con la región pantanosa del Sudd, en Sudán del Sur, por donde discurre el Nilo Blanco. En el Mioceno ya existía un cuerpo de agua que ha sido denominado Eonilo, el cual transportaba sedimentos al mar Mediterráneo. El agua pudo comenzar a fluir hacia Egipto hace unos 5 millones de años.

En torno a la época en que el Mediterráneo disminuyó su volumen, a finales del Mioceno, la zona del río se hundió y formó un cañón profundo.

Importancia económica

Este río ha sido, más que una simple fuente de agua  dulce y comida, una vía de navegación que favorece el comercio y un recurso que permite la agricultura en un árido entorno. De hecho, la agricultura es la actividad económica clave de la cuenca y ha sido practicada a lo largo de más de 5,000 años. Entre las especies económicamente más importantes de la cuenca están la tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus), la tilapia Tilapia zillii, Oreochromis aureus y Oreochromis galilaeus.

Las inundaciones de cada año constituyeron la época que proveía fertilidad a las tierras del Nilo, pero ya no hay inundaciones anuales en Egipto desde la finalización de la presa de Asuán en 1970.

Características del río Nilo

Río Nilo en imagen satelital. Fotografía cortesía de la NASA.

Flora y fauna

El delta del Nilo, a pesar de estar limitado al sur por el desierto, es sumamente fértil, por lo que ahí crecen muchas especies de plantas. La planta del papiro (Cyperus papyrus) es uno de los ejemplos más conocidos, pero también crecen muchas otras especies de tallo largo, juncos, bambúes, platanales y varios tipos de árboles tropicales, como el ébano.

Unas 129 especies de peces se hallan en la cuenca del río; de ellas, aproximadamente 26 no viven en otros cuerpos de agua. Reptiles famosos de su cuenca son el cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus) y el varano del Nilo (Varanus niloticus). La tortuga caguama (Caretta caretta) pone huevos en el delta del Nilo. Aves que habitan su delta son la gaviota enana (Larus minutus), el cuchara común (Anas clypeata), la garza real (Ardea cinerea) y el cormorán grande (Phalacrocorax carbo).

Amenazas

Ser el río más importante del este de África imprime gran presión sobre el Nilo, que es aprovechado para buscar alimento, regar los cultivos, beber, etcétera. Casi todas las ciudades de Egipto, tanto antiguas como modernas, se encuentran a lo largo de su valle o a sus orillas. Las necesidades y actividades económicas de los millones de pobladores aumentan el nivel de contaminación y el riesgo de escasez de agua, acelerada por los altos niveles de evaporación.

El establecimiento de la presa de Asuán produjo un problema extra: como una gran cantidad de sedimentos suelen quedar atrapados, se produjo una excesiva proliferación de bacterias que terminaron con el oxígeno de muchas partes del curso.