Río Bravo

En México se le conoce como río Bravo o río Bravo del Norte, pero al otro lado de la frontera suelen llamarlo Río Grande. El capitán Juan de Oñate fue el primer europeo en describir este cuerpo de agua tras explorarlo en 1598. Desde 1848, delimita parte de la frontera entre Estados Unidos y México, desde cerca de El Paso, Texas, hasta el Golfo de México, donde forma un pequeño delta.

Características

El río Bravo es el quinto río más largo de Norteamérica, con una longitud de aproximadamente 3,051-3,060 kilómetros; estas medidas no son exactas debido a los cambios de su curso que afectan la longitud. Algunas fuentes lo consideran no el quinto, sino el cuarto río más largo de América del Norte. Se origina en el Bosque Nacional del Río Grande, Colorado, a partir de la unión de varios arroyos en la parte inferior de la montaña Canby, y comienza a fluir primero hacia el este y después hacia el sur, a través del estado de Nuevo México. En el extremo occidental de Texas, el río tomo otro rumbo y se mueve hacia el este, en medio de los estados mexicanos de Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León, y el estado de Texas. A lo largo de este recorrido pasa por ciudades grandes como Albuquerque, Las Cruces, El Paso, Ciudad Juárez, Laredo, Nuevo Laredo, McAllen, Reinosa y Matamoros.

Desde 1848, delimita parte de la frontera entre Estados Unidos y México.

En Nuevo México, el río atraviesa un gran desfiladero y un poco más al sur se encuentra entre cuencas producidas por el tallado de la roca a lo largo de millones de años. Sus afluentes principales, o ríos que le proporcionan agua, son el río Conchos y el río Pecos, pero el Puerco, el Álamo, el Salado, el Conejos, el San Juan y el Chamos son también importantes afluentes. El Conchos aporta casi el doble del flujo de agua que cualquier otro de los mencionados. En su nacimiento, es alimentado por el derretimiento de la nieve y el hielo de las montañas. El flujo máximo se produce de abril a octubre

La cuenca del río tiene unos 471,900 km2 y drena una región que es árida en más del 30 por ciento. Cerca de la mitad de la cuenca pertenece  Estados Unidos, y la otra a México.

Formación

El río Bravo descansa sobre una grieta de la corteza terrestre, conocida en inglés como Rio Grande Rift. Hace millones de años, en algunas áreas de Norteamérica la tierra se elevó, y en las secciones más bajas los flujos de agua procedentes del hielo de las montañas tuvieron un lugar perfecto para moverse. Naturalmente, el agua se mueve desde las zonas superiores hacia las inferiores.

Se cree que el “ancestro” del río comenzó a fluir hace unos 4 millones de años; era poco profundo y muy amplio. Tomó su forma actual hace apenas 1-2 millones de años, cuando alcanzó un mayor tamaño. A diferencia de otros ríos, este no labró el valle, es decir, no erosionó la tierra, sino que simplemente fluyó a través de la grieta.

Características del río Bravo.

Río Bravo en Parque Nacional Big Bend. / Autor de la imagen: Maksim.

Flora y fauna

En sus primeros tramos, el río se abre paso entre bosques de abetos, álamos y pinos, pero en el sur comienza a toparse con terrenos áridos. No obstante, su cuenca es hogar de mamíferos como el murciélago amarillo (Lasiurus ega), el ratón de cactus (Peromyscus eremicus), el murciélago gigante de bonete (Eumops perotis), la mofeta moteada (Spilogale gracilis), el ratón tobillo blanco (Peromyscus pectoralis) y el murciélago cola de ratón (Tadarida brasilliensis); reptiles como la culebra corredora de petatillos (Drymobius margaritiferus); aves como el cuclillo piquigualdo (Coccyzus americanus), el mosquero saucero (Empidonax trailii) y el gavilán cangrejero negro (Buteogallus anthracinus); y escarabajos, termitas y grillos, entre otros animales.

Los peces del río son variados. Posee unas 121 especies, 69 de ellas endémicas. Puede mencionarse a la carpa chamizal (Hybognathus amarus), la carpita del Bravo (Notropis jemezanus), la carpita roja (Cyprinella lutrensis), el matalote chato (Carpiodes carpio), la mojarra oreja azul (Lepomis macrochirus), el pez mosquito (Gambusia affinis), el bagre piltonte (Pylodictis olivaris) y la carpita de El paso (Notropis orca). También hay moluscos de los géneros Fontelicella y Tryonia, y anfibios como la salamandra Aneides hardii.

Las plantas más comunes en las riberas son las del género Tamarix y la caña Arundinaria gigantea, que se están convirtiendo en especies invasoras. Asimismo, hay flora acuática del género Carex, jacintos de agua, tules (Scirpus acutus), juncos de esteras (Typha latifolia) y gramas saladas (Distichlis spicata).

Ubicación del río Bravo.

Vista aérea del río Bravo.

Importancia económica

Cabe mencionar que el volumen del flujo del río Bravo no lo hace destacar entre otros cuerpos de América del Norte, y además, no es navegable para más que algunas barcazas debido a la escasa profundidad y la presencia de muchos bancos de arena. Sin embargo, del agua depende la agricultura en la cuenca, y especialmente en el Valle del Río Grande. Cerca de 800,000 hectáreas de cultivo son regadas con aguas del río Bravo, y una cantidad menor es utilizada por la ganadería. Después de estas dos actividades, la minería y la industria recreativa son las más importantes en la cuenca.

Cerca de 800,000 hectáreas de cultivo son regadas con aguas del río Bravo, y una cantidad menor es utilizada por la ganadería.

Por supuesto, el río Bravo es un suministro significativo de agua potable para las poblaciones aledañas.

Amenazas

Una de las preocupaciones más urgentes es la escasez de agua per cápita. Décadas atrás constituyó un muy importante proveedor de agua para uso doméstico, agrícola y comercial en las ciudades y pueblos por donde pasa, pero en el siglo XX la calidad de las aguas se degradó tanto debido a la irrigación agrícola, que en la actualidad el río es considerado uno de los sistemas fluviales más amenazados de Norteamérica. Además, la población a ambos lados de la frontera continúa creciendo, y se ha presentado sequías a largo plazo.

En adición a lo anterior, la salinidad del río se está incrementando, por lo que en 2007 se construyó la planta de desalinización Kay Bailey Hutchison. Varias especies de peces se consideran amenazadas. ¿Ejemplo? La carpa chamizal. Esto es resultado de varios factores, como el crecimiento de especies que invaden el hábitat de las especies nativas y acaparan sus nutrientes (lo que suele ser causado por las plantas invasoras), la contaminación y la pérdida de agua.