menu
Compartir

Relieve Oceánico

Por Equipo de redacción. 9 enero 2023
Relieve Oceánico

Así como en nuestro entorno observamos mesetas, cañones, volcanes, montañas, cordilleras, esculturas, entre otros tipos de estructuras, accidentes geográficos y depresiones, el océano también dispone de dichas creaciones naturales. Una cuenca hidrográfica es una depresión en la superficie terrestre que puede estar en cualquier lugar del planeta, siempre y cuando esté cubierta de agua de mar.

También te puede interesar: Corrientes Oceánicas

La forma del Océano

Así como en nuestro entorno observamos mesetas, cañones, volcanes, montañas, cordilleras, esculturas, entre otros tipos de estructuras, accidentes geográficos y depresiones, el océano también dispone de dichas creaciones naturales.

El océano es parte de la superficie de la Tierra, ya que pertenece a la corteza del planeta por más profundo que sea. Así que los resultados de los movimientos de las placas tectónicas, afectan la estructura y forma del océano.

Cuencas oceánicas

Una cuenca hidrográfica es una depresión en la superficie terrestre que puede estar en cualquier lugar del planeta, siempre y cuando esté cubierta de agua de mar. No obstante, en términos de geología, una cuenca oceánica se sitúa por debajo del nivel del mar y constituye el fondo de los océanos.

Las cuencas oceánicas son cavidades delimitadas por el talud continental y pueden estar limitadas o subdivididas por elevaciones submarinas conocidas como dorsales oceánicas.

Las cuencas oceánicas pueden albergar cañones, montes submarinos, entre varios tipos de formaciones que conforman el relieve oceánico.

Partes del océano según su profundidad

En el océano se identifican tres regiones de acuerdo a su profundidad: plataforma continental, talud continental y llanura abisal.

Plataforma continental.

Corresponde a la zona nerítica y es la superficie más próxima a la costa. Su profundidad no sobrepasa los 200 m. Se encuentra entre la costa y el talud continental.

Talud continental.

Es la inclinación que da paso hacia las aguas abiertas. Se halla entre la plataforma continental y la zona pelágica del océano. Mide entre 200 y 500 m.

Llanura abisal.

Es parte de la zona pelágica y su profundidad varía de acuerdo a la ubicación geográfica. Por lo general, se encuentra a 4,000- 6,000 m de la superficie y su terreno es plano. La llanura abisal supone un 50% del fondo oceánico.

Dentro del piélago (o zona pelágica), existen diversas zonas con una amplia diversidad de formaciones geológicas que veremos a continuación.

Tipos de relieve oceánico

Se reconocen los siguientes tipos de relieve oceánico:

Mesetas oceánicas.

También conocidas como mesetas submarinas, son regiones extensas de terrenos circundantes que se elevan a menos de 200 m y que pueden cubrir varios kilómetros de superficie.

El Pacífico sur que rodea Australia y Nueva Zelanda, contiene la mayor cantidad de mesetas oceánicas que se conocen hasta el momento.

Cañones submarinos.

Son valles de laderas inclinadas que a veces suelen extenderse sobre la plataforma continental. Sus paredes pueden tener alturas de hasta 5 km y sus canales facilitan el flujo de las corrientes marinas. También pueden hallarse varios ecosistemas de acuerdo a la variación de profundidad.

Algunos ejemplos de cañones importantes son el cañón de Bering, cañón de Nazaré en las costas de Portugal, cañón del Amazonas en el océano Atlántico, el cañón de Avilés localizado en España que es el más profundo del mundo con 4750 m; el Cañón del Congo reconocido como el más largo del mundo con 800 km de longitud y el cañón Zhemchug, uno de los más extensos del océano, localizado en el mar de Bering.

Montes submarinos.

Según las investigaciones, los montes submarinos comenzaron como volcanes terrestres, pero en algún momento de la vida quedaron cubiertos por aguas oceánicas convirtiéndose en volcanes extintos. Comienzan en el fondo marino y se elevan a 1,000 - 4,000 m, pero nunca sobresalen de la superficie del agua.

Batimétrico del monte submarino Davidson. / Imagen de dominio público por National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA).

Sus laderas son importantes ecosistemas marinos del que dependen numerosos seres vivos, especialmente en las alturas fóticas (con luz solar) donde los nutrientes son más abundantes.

El monte submarino Zasosov ejemplifica este tipo de relieve oceánico. Se encuentra en el océano Pacífico, muy cercano al territorio de Chile, aunque no pertenece a dicha nación.

De acuerdo a las expediciones oceánicas y mapeos, en los océanos de la Tierra existen más de 14,500 montes submarinos, de los cuales, 9,951 son montes marinos como tal y 283 son identificados como guyots.

Guyot.

Es un tipo de monte submarino también formado por actividad volcánica que puede estar aislado o formar parte de cadenas montañosas con otros guyot. Sus principales características son una cima plana por debajo de la superficie marina y una altura de al menos 900 m.

Los guyot son más comunes en el océano Pacífico pero su presencia abarca todos los océanos del mundo, excepto el Ártico, donde no se han encontrado montañas con estas características. En total, se han contabilizado 283 guyots en los océanos del mundo.

Bear Seamount es un ejemplo de guyot. Es un volcán submarino de cima plana que estuvo activo hace 100 millones de años. Se localiza en el océano Atlántico y es hogar de una extensa diversidad de especies marinas. La profundidad de la cumbre se localiza a 1,100 m, pero la estructura cuenta con una altura de 2,000 m aproximadamente.

Dorsales o cordilleras submarinas.

Las dorsales o cordilleras submarinas son zonas donde las placas tectónicas se separan entre sí y forman los más grandes sistemas volcánicos sobre la Tierra.

Es decir, cuando las placas se separan, es posible que el magma haga erupción dentro de ese espacio y que al endurecerse forme nuevas cortezas que facilitan la formación de volcanes. Tales procesos son comunes ante acumulaciones de magma en el subsuelo.

Sin embargo, dentro de este tipo de relieve también se identifica la dorsal asísmica una cordillera de volcanes inactivos que suelen asentarse en cuencas oceánicas de gran profundidad.

[/et_pb_text][et_pb_image src="https://www.geoenciclopedia.com/wp-content/uploads/2020/03/dorsal_mesoatlantica.jpg" align="center" _builder_version="4.3.3" hover_enabled="0"][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version="4.3.3" hover_enabled="0" custom_margin="-5px|||||"]

Dorsal Mesoatlántica. / Imagen de dominio público por National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA).

[/et_pb_text][/et_pb_column_inner][/et_pb_row_inner][et_pb_row_inner _builder_version="4.3.3" custom_margin="||-15px|||" custom_padding="||2px|||"][et_pb_column_inner saved_specialty_column_type="2_3" _builder_version="4.3.3"][et_pb_text _builder_version="4.3.3"]

Por su parte, las dorsales mediooceánicas son crestas montañosas formadas en la parte media de los océanos, a lo largo de los límites de placas divergentes. Su profundidad promedio es de 2,600 m por encima de la llanura oceánica y su extensión es muy amplia. Se extienden por toda la Tierra por casi 65,000 km en total y las que se observan ahora, son muestra de que los continentes estaban posicionados en forma distinta hace millones de años. Son como “cicatrices” terrestres que dejaron los continentes tras los movimientos de las placas tectónicas.

Un ejemplo de dorsal mediooceánica es la dorsal Mesoatlántica, una muy extensa cordillera volcánica sumergida de 15,000 m de longitud que separa las placas euroasiática y norteamericana en el Atlántico norte y separa las placas africana y sudamericana en el Atlántico sur. Esta dorsal fue clave para la investigación sobre la separación de Pangea, ya que de acuerdo a su forma, reunía a todos los continentes hoy conocidos.

Algunas cimas de las dorsales sobresalen por encima del mar y forman islas volcánicas.

Fosas oceánicas

Las fosas oceánicas o marinas son parte de las zonas más desconocidas del océano. Son parte de la zona hadal (por Hades, el dios griego del inframundo), la más profunda de la Tierra. Esta va más allá de la zona abisal del océano que comúnmente se conoce como el límite marino.

Las fosas oceánicas son depresiones abruptas formadas por subducción (hundimiento de placas) similares a trincheras que registran profundidades que superan los 6,000 metros. A esa hondura, no existen niveles de oxígeno y las presiones hidrostáticas son muy peligrosas para la mayoría de los organismos marinos.

Las fosas más profundas forman parte del océano Pacífico, siendo la más fascinante la fosa de las Marianas, un lugar con 11.3 km de distancia desde la superficie del agua.

Cuando el ser humano se introducía a esos entornos dentro del batiscafo Trieste, las potentes presiones hidrostáticas dañaron parte de su estructura.

Otras fosas importantes y muy profundas son la fosa de Tonga con 10,822 y la fosa de Japón con 10,554 m, ambas en el Pacífico. En el océano Atlántico, la fosa más profunda es la fosa de Puerto Rico con 8,800 m. La fosa de Java, por su parte, es la más profunda del océano Índico con 7,450 m de profundidad.

Algunos mares cuentan con fosas de más de 5,000 m de hondura, como la fosa de Calipso en el mar Mediterráneo (5,270 m) y la fosa de las Caimán del mar Caribe (7,680 m).

Si deseas leer más artículos parecidos a Relieve Oceánico, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Los Océanos.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
Relieve Oceánico
Relieve Oceánico

Volver arriba