Pirineos

Los Pirineos son las montañas que conforman la barrera natural entre Francia y España, así como entre la península Ibérica y el resto de Europa. Conocidos como Pyrénées en francés, Pirineus en catalán y Pirinioak o Auñamendiak en euskera, son unas de las montañas más reconocidas de Europa y una de las cordilleras más destacadas del mundo.

Los Pirineos se localizan en el suroeste de Europa, y la región incluye el pequeño país de Andorra. El nombre de las montañas parece provenir del nombre de Pirene, una princesa que en la mitología griega fue amada por Hércules. A través de los siglos, los Pirineos han ejercido una importante influencia en la cultura de las poblaciones circundantes, no solo en sus historias sino también en sus actividades. Es costumbre en los Pirineos rurales el pastoreo de trashumancia, en el que el ganado se mueve desde las granjas hasta las zonas más altas de las montañas durante el verano.

Hoy en día, ambos lados de los Pirineos son destinos muy frecuentados para realizar actividades recreativas como el esquí y el montañismo. En Francia se encuentra el Parque Nacional de los Pirineos, un área natural protegida.

Toda la cordillera alberga más de 50 picos que superan los 3,000 metros de altura.

Características

Es una cadena montañosa de alrededor de 491 kilómetros de longitud entre Francia, España y Andorra. En realidad, se compone de dos cadenas que corren paralelas de este a oeste desde el norte del mar Mediterráneo hasta el golfo de Vizcaya. El sistema es prácticamente rectilíneo. Típicamente, se les divide en Pirineos franceses, que incluyen los Pirineos orientales, los Altos Pirineos y los Pirineos Atlánticos; y los Pirineos españoles, que se extienden a Cataluña, Navarra, Aragón y el País Vasco.

La cordillera se divide fisiográficamente en 3 secciones: oriental, central y occidental. Los picos más altos se concentran en la sección central, en tanto que en los Pirineos orientales la elevación media es significativamente moderada hasta que en la parte más oriental las montañas pierden altura bruscamente. Toda la cordillera alberga más de 50 picos que superan los 3,000 metros, de los cuales el más grande es el pico Aneto, con 3,404 metros de altitud. Le siguen el pico Posets, con 3,375 metros de altitud, y el monte Perdido, cuya altitud es de 3,355 metros.

El desarrollo de los glaciares es débil en la cordillera. Hay algunos en la parte occidental y central, pero no en la oriental. La línea de nieve anual varía según la zona, pero puede alcanzar los 2,700-2,800 metros sobre el nivel del mar. Las montañas tampoco cuentan con lagos grandes ni son drenadas por ríos muy largos, aunque sí hay muchas cuevas y ríos subterráneos. En los Pirineos centrales el clima es seco y frío, y en los orientales los veranos tienden a ser considerablemente cálidos. La sección occidental es azotada por corrientes de aire húmedo que provienen del océano Atlántico.

Debido a la escasez de glaciares grandes o significativos, la superficie de las montañas suele verse desgastada, pero en general conservan su tamaño desde hace miles de años. En la cordillera se aprecian cañones, pendientes rocosas y llanuras kársticas. En algunas partes, las antiguas glaciaciones dejaron evidencias al formar circos y valles en forma de U. Además, existen varias fuentes de aguas termales, algunas de las cuales son ricas en minerales.

Formación

Los sedimentos de los Pirineos en las cuencas costeras datan del Paleozoico y Mesozoico, si bien su evolución geológica se remonta al Precámbrico.

Durante el Cretácico superior, hace unos 100-150 millones de años, el microcontinente Iberia y la parte sur de la placa Euroasiática comenzaron a moverse y acercarse, hasta el punto en que ambos colisionaron entre sí. La presión por el choque ocasionó que parte de la corteza se elevara, y a medida que pasaban los años, la cadena montañosa se formó. Para el Eoceno, ya los Pirineos tenían la estructura básica conocida.

Los Pirineos centrales se componen principalmente de pizarra y granito, rocas cuya datación es de aproximadamente 200 millones de años, así como de piedra caliza, piedra arenisca, dolomita y otras diversas rocas sedimentarias. Hay evidencia de glaciaciones, que contribuyeron a tallar los terrenos.

Características de los montes Pirineos.

Flora y fauna

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), en los Pirineos coexisten alrededor de 3,500 especies de plantas, de las cuales unas 200 son endémicas. Como las precipitaciones son más abundantes en la parte occidental, debido a la influencia del Atlántico, la vegetación es más exuberante en esta sección, y los Pirineos Orientales no soportan gran cantidad de especies.

En general, la flora de los Pirineos incluye bosques y prados alpinos en los que sobresalen el roble carrasqueño (Quercus faginea), el tilo de hoja ancha (Tilia platyphyllos), el orón (Acer opalus), el roble pubescente (Quercus humilis), el pino piñonero (Pinus pinea) y el enebro (Juniperus thurifera). Entre las especies endémicas están plantas del género Xatardia, Arenaria montana y Colchicum bulbocodium.

La fauna está representada principalmente por el desmán ibérico (Galemys pyrenaicus), osos, el íbice ibérico (Capra pyrenaica), el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) insectos del género Anophthalmus, el tritón pirenaico (Calotriton asper), la mariposa Erebia rondoui y el molusco Helicella nubigena.

Al margen de algunas minas de hierro y yacimientos de carbón y lignito, los recursos minerales son relativamente escasos si se compara con la cordillera de los Urales.

 

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Pyrenees

https://en.wikipedia.org/wiki/Geology_of_the_Pyrenees

http://www.worldwildlife.org/ecoregions/pa0433

https://global.britannica.com/place/Pyrenees

http://travel.nationalgeographic.com/travel/parks/pyrenees-france/

http://www.geo.uu.nl/~wwwtekto/publications/SibuetEtAl_JGR04.pdf

Robert Dinwiddie, Simon Lamb, Ross Reynolds. (2011). Violent Earth. DK Publishing.

R. W. McColl. (2005). Encyclopedia of World Geography. Facts on File Library of World.

Wes Gibbons y Teresa Moreno. (2002). The Geology of Spain. The Geological Society.