Volcán Mauna Kea

Características


El pico más alto del estado de Hawái es el volcán Mauna Kea, el cual, si se toma su base como punto de partida, es el volcán más alto del mundo y supera incluso al monte Everest.

“Mauna Kea” proviene del hawaiano y significa “montaña blanca”. Es uno de los 5 volcanes que componen la isla de Hawái, y el cuarto más antiguo. Considerado sagrado por los nativos, y hogar de fauna y flora autóctonas, posee una gran importancia cultural y natural tanto para los locales como para el mundo. También es llamado Mauna a Wākea por los nativos hawaianos.

Es el volcán más alto del mundo y supera incluso al monte Everest.

Está catalogado como un volcán inactivo. Se localiza en la zona centro-norte de la isla que se ubica en medio del Océano Pacífico. La mayor parte de su masa permanece bajo el agua, y es por eso que el Everest suele ser nombrado más alto. Desde su base en el lecho marino hasta su extremo, mide más de 9,000 metros de altura, aunque el número exacto no se sabe con total precisión. Se ha estimado que su altura está entre los 9,330 y los 9,966 metros, o incluso poco más de 10,000 metros. De acuerdo con el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), registra 4,205 metros sobre el nivel del mar. Su volumen aproximado es de 3,200 kilómetros cúbicos.

Datos sobre el volcán Mauna Kea.

Vista panorámica del volcán Mauna Kea / Autor de la imagen: Nula666

Se trata de un volcán en escudo con una cumbre nevada. Sí, aunque Hawái no es un lugar asociado con el frío, el Mauna Kea posee una capa de hielo, y durante los meses de invierno registra caída de nieve (lo que le valió su nombre). Estas características lo hacen un destino popular para la práctica de deportes como el esquí y el snowboarding. Debido a su altura, sus paisajes, su aire limpio y su lejanía de las grandes ciudades, se ha instalado telescopios y observatorios astronómicos.

Formación

Como todo volcán inactivo, podría despertar en cualquier momento.

Se estima que el Mauna Kea tiene una edad aproximada de 1 millón de años. Dado que se trata de un volcán en escudo, está compuesto casi por completo por la acumulación de varias capas de lava muy fluida que cae en todas direcciones y produce una suave pendiente y una forma amplia; sin embargo, la lava de este caso ha sido muy viscosa, por lo que se ha creado una pendiente pronunciada. Específicamente, se dice que permanece en un estado post escudo, ya que ha entrado en una etapa de cambios y su actividad eruptiva se redujo hace más de 400 años atrás; aunque, como todo volcán inactivo, podría despertar en cualquier momento.

Erupciones del Mauna Kea.

Formaciones de conos de ceniza, característicos del Mauna Kea.

Su origen fue impulsado por el punto caliente de Hawái, un área de alta actividad volcánica. La Placa del Pacífico se deslizó sobre este punto, en un lugar donde el magma de composición basáltica se levantó, rompió la corteza oceánica y salió en forma de lava durante una erupción. En este sentido, el Mauna Kea comenzó como un volcán submarino, hasta que las capas de flujos de lava de las continuas erupciones se superpusieron y le dieron su actual forma. La mayor parte de su estructura fue construida durante el Pleistoceno.

La actividad post escudo dio inicio hace más de 60,000 años; como máximo 300,000 años,  tras lo cual empezó a arrojar basaltos alcalinos.

Erupciones

La última vez que el Mauna Kea hizo erupción fue hace 4,500-4,600 años.

La última vez que el Mauna Kea hizo erupción fue hace 4,500-4,600 años. Fue muy activo durante su etapa escudo hace aproximadamente 500,000 años, y al alcanzar la fase post escudo la actividad se tornó más tranquila hasta convertirse en un volcán inactivo.

Existen pocos casos de erupciones históricas confirmadas; a saber, unas 6, todas las cuales ocurrieron antes de la era común (a. C.). Es posible que hace unos 4,000-6,000 años, 7 respiraderos hayan hecho erupción, y supondrían algunas de las erupciones más recientes. Lo seguro es que los últimos eventos crearon varios conos de ceniza y respiraderos en los flancos norte y sur, en algún punto del Holoceno.

Terremotos debajo del Mauna Kea indican actividad sísmica y posibles erupciones en un futuro cercano.