Indicadores Demográficos

Definición

Cuando se habla de poblaciones, es común que se mencionen términos como esperanza de vida, mortalidad o natalidad. Estos constituyen indicadores demográficos, es decir, que expresan o representan aspectos del desarrollo, comportamiento, dimensiones, ubicación o evolución de una población.

Los indicadores demográficos muestran las dinámicas de población y sirven para conocer el panorama y distinguir las diferencias entre cada una, de modo que ofrecen una visión general que puede ayudar a identificar lugares que requieren intervención. Generalmente se obtienen por ciudad o país, o por una localidad determinada.

Algunos brindan información general sobre el tamaño, distribución territorial, composición y estructura, mientras que otros son útiles para conocer los cambios en su composición y movilidad, en términos sociales. En este sentido, hay indicadores demográficos de desarrollo humano, de migración, sociodemográficos y hasta de hogares.

Tipos

Estos son algunos de los indicadores demográficos más usados y conocidos:

– Esperanza de vida. Es la edad media que vive una persona o una especie.

Población con educación.

Tasa de alfabetización poblacional.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esperanza de vida global aumentó 5 años entre 2000 y 20015; no obstante, cada país tiene una esperanza de vida particular. En general, los países con alto desarrollo humano tienen habitantes que viven más años que aquellos con bajo desarrollo humano. Este último es el caso de Sierra Leona, cuyos pobladores viven alrededor de 49.3-50.8 años, de acuerdo con la OMS.

– Esperanza de vida al nacer. Es la duración promedio que viven los individuos, considerando los riesgos de muerte en su contexto.

– Tasa bruta de natalidad. Representa la frecuencia de nacimientos que tienen lugar en un período determinado en relación a la población total. Se obtiene mediante la división del promedio anual de nacimientos del período entre la población media de este período, y el resultado se multiplica por 1,000.

– Tasa bruta de mortalidad. Representa el número de muertes en una población durante un período específico y en relación a la población actual. Es básicamente lo opuesto a la tasa bruta de natalidad. Se calcula dividiendo el número de muertes a lo largo del período entre la población media, y multiplicando el resultado por 1,000.

– Tasa de mortalidad infantil. Mide el número de muertes de niños menores de 1 año por cada 1,000 nacidos vivos de la misma población.

– Tasa global de fecundidad. Se traduce como el número promedio de hijos que tiene una mujer a lo largo de su vida si ella fuera a sobrevivir hasta el término de su vida reproductiva y tuviera hijos según la tasa de fecundidad promedio para cada edad. Esto se mide durante un lapso. Por lo general, se obtiene por el cociente de los nacimientos registrados durante el período de mujeres de un rango de edad entre la población media de mujeres del mismo rango de edad y período, multiplicado por 1,000.

Las tasas de fecundidad más altas suelen encontrarse en varios países del África subsahariana. En los países de la Unión Europea, la tasa de fecundidad media fue de 1.58 hijos por mujer en 2014.

– Tasa de alfabetización. Es el porcentaje de adultos de una población que saben leer y escribir. Para medirla, se toma en cuenta a la población de determinada edad.

– Crecimiento total anual. Se define como el aumento promedio anual total de una población específica. Es la razón a la cual crece cada año, por cada 100 habitantes, y toma en cuenta aspectos como las muertes, los nacimientos y los movimientos migratorios.

Se constituye por el número de nacimientos más el de fallecimientos, más el de inmigrantes y menos el de los emigrantes.

Dinámicas de población.

Población económicamente activa.

– Población Económicamente Activa. Es la cantidad de individuos de una población que está en edad de trabajar y aportar para la producción de bienes y servicios. Se compone de personas que efectivamente están laborando, y de aquellos desempleados.

– Tasa de ocupación. Se trata del porcentaje de individuos de la Población Económicamente Activa que están empleados o trabajando. Por el contrario, la tasa de desocupación comprende a los individuos desempleados, pero que están en busca de trabajo.

– Tasa bruta de nupcialidad. Es el número total de matrimonios que se constituyeron en una población a lo largo de un año determinado, por cada 1,000 habitantes. Puede ser representativa de la formación de nuevos hogares.

– Tasa de migración neta. Resulta de la división entre el saldo neto migratorio anual de un período y la población del mismo.

– Saldo migratorio. Es la diferencia (resta) entre el número de inmigrantes y el de emigrantes, dividido entre 1,000. Si el saldo es positivo, significa que la inmigración en la población es alta; de lo contrario, significa que hay más personas que emigran que las que inmigran.

– Saldo neto migratorio anual. Constituye el grupo de migrantes del crecimiento total de la población, y se obtiene restando el número de emigrantes al número de inmigrantes, durante el período de un año.

– Índice de masculinidad. Es el número de hombres por cada 100 mujeres de una población total.

 
Fuentes

https://www.unicef.org/infobycountry/stats_popup6.html

http://econ.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/DATASTATISTICS/0,,contentMDK:20451597~pagePK:64133150~piPK:64133175~theSitePK:239419,00.html

http://www.bbc.co.uk/schools/gcsebitesize/geography/development/contrasts_development_rev4.shtml

http://www.cepal.org/sites/default/files/def_ind.pdf

http://www.ine.es/metodologia/t20/metodologia_idb.pdf

http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/ccpv/cpvsh/doc/metodologia_indicadores.pdf