Humedales

Definición de humedal


Cualquier zona normalmente plana donde la superficie del suelo se cubre de agua de forma permanente o estacional, es un humedal. El agua puede ser dulce, salada o salobre.

Pero no todo suelo que se llena de agua es considerado un humedal. Para eso, el sitio tiene que contener el líquido durante un período de tiempo suficiente para que prospere una población de plantas acuáticas.

Descripción de los humedales

Los humedales son zonas de transición entre los ecosistemas terrestres y los ecosistemas acuáticos y poseen una baja profundidad, de acuerdo con el Centro Regional Ramsar para el Hemisferio Occidental (CREHO). Suelen encontrarse en llanuras inundadas muy próximos a los cursos de agua como los ríos o lagos que les proveen el líquido. No obstante, algunos humedales pueden parecer aislados, sin ningún cuerpo de agua cercano, pero en estos casos están conectados con aguas subterráneas, así que el agua de los humedales puede ser subterránea, cercana a la superficie del terreno o de escasa profundidad.

El agua es el principal factor que controla el ambiente en los humedales, incluyendo su flora y su fauna.

El agua es el principal factor que controla el ambiente en los humedales, incluyendo su flora y su fauna. El suelo o sustrato rocoso debe permitir la saturación de agua estancada o corriente de tal manera que esta permanezca ahí durante cierto tiempo del año o persistentemente, es decir, sin que el humedal llegue a secarse en el transcurso del año. Esta agua contribuye a crear las condiciones necesarias para el crecimiento de varias especies vegetales y la adopción del humedal como un hábitat para muchas especies animales.

Tipos de humedales

Los humedales varían significativamente entre sí debido a que cada terreno tiene características particulares y las regiones del mundo tienen climas, relieves y vegetación específicos. En las zonas costeras de los lugares con clima tropical los humedales poseen características diferentes a los de los humedales localizados al norte del Trópico de Cáncer, debido a variaciones del clima, del suelo, etcétera. Por ejemplo, en los humedales de la Península Arábiga se registran temperaturas de hasta 50 grados centígrados, por lo que existe una evaporación rápida. En tanto, en los humedales del sureste de Siberia las temperaturas llegan a descender hasta varios grados centígrados bajo cero.

Wetland at Kanyavar Island

Humedal en Isla Kanyavar

Es posible identificar 6 tipos principales de humedales, según el Centro Regional Ramsar:

Marinos. Son humedales situados en las costas.

Estuarinos. Ubicados donde los ríos desembocan en el mar. Incluyen manglares, deltas y marismas de mareas, cuya salinidad es media.

Lacustres. Evidentemente, son humedales conectados con lagos.

Palustres. Son humedales de aspecto pantanoso, como las marismas y las ciénagas.

Ribereños. Están situados a los lados de ríos y arroyos.

Artificiales. Son creados por el hombre con un propósito específico: servir como embalses, como criaderos de especies acuáticas comerciales, como canales, etcétera.

Flora y fauna de los humedales

Una de las características más importantes de un humedal es su capacidad para mantener vegetación acuática flotante o sumergida. Cualquier humedal provee uno de los hábitats más ricos del planeta para las plantas y los animales ya que en su área alberga una alta concentración de organismos: desde pequeños invertebrados como los camarones, hasta grandes aves como los flamencos. En general, un humedal alberga mamíferos (como los pumas), peces, aves, reptiles (como cocodrilos y caimanes), anfibios (como las ranas), insectos y muchos invertebrados. El tigre de Sumatra y el tigre malayo son dos de las especies de mamíferos más grandes que habitan humedales, convirtiéndose estos en ecosistemas clave para la conservación de la vida de dichos felinos.

Cualquier humedal provee uno de los hábitats más ricos del planeta para las plantas y los animales.

Por otra parte, la flora distintiva de los humedales está representada por pastos marinos, lirios acuáticos, ninfeáceas (Nymphaeaceae), lentejas de agua, mangle y árboles de arce y ciprés, entre otros. Como puede verse, son plantas acuáticas, sumergidas y flotantes, así como árboles que soportan los terrenos húmedos.

Amenazas de los humedales

La importancia de los humedales reside en el hecho de que funcionan como filtros de agua, ya que atrapan los contaminantes y neutralizan las bacterias nocivas. También son significativos elementos que ayudan a controlar las inundaciones gracias a su capacidad de absorción del agua, y permiten la vida de especies valiosas para el mantenimiento de las cadenas alimentarias.

¿La mala noticia? Es posible que más de la mitad de los humedales del planeta hayan desaparecido a partir del siglo XX, y unos más corren el mismo peligro. Los humedales están amenazados por la contaminación, por las alteraciones del agua y el clima provocadas por el cambio climático, por las presas que alteran el flujo natural del agua, por la introducción de especies invasoras que perturban las cadenas alimentarias naturales de un humedal específico y por la creencia de que son sitios poco valiosos, lo que lleva a usar sus terrenos como zonas agrícolas, de pastoreo o urbanas.

La medida más grande que efectuada en pro de la conservación de los humedales fue la Convención de Ramsar, a través de la cual numerosos países se comprometieron a proteger los humedales dentro de sus territorios.