George Washington

Westmoreland, América Británica, 22 de febrero de 1732-Mount Vernon, Estados Unidos, 14 de diciembre de 1799

Se recuerda principalmente a George Washington por haber sido el primer presidente de los Estados Unidos. Además de ello, fue líder militar durante la Guerra de Independencia y un héroe nacional para millones de estadounidenses.

Juventud

Si bien la familia de George Washington no era especialmente acaudalada, sí vivía con comodidad, lo que incluía algunas tierras y esclavos. Fue educado en casa en materias como geografía y latín y además obtuvo conocimientos acerca de los negocios familiares.

A los 16 años de edad se convirtió en agrimensor y a los 17 años obtuvo el puesto oficial de agrimensor del condado de Culpeper. Durante algún tiempo se dedicó a su oficio hasta que en la década de 1750 los franceses comenzaron a ocupar territorios de Ohio, con miras a la colonización. Entonces Washington se convirtió en miembro de la milicia en 1752 y destacó desde un principio por sus dotes innatas de líder.

El gobernador de Virginia envió a George para pedir a las tropas francesas su retiro de los terrenos pertenecientes  Gran Bretaña. El resultado fue negativo y tiempo después Washington se involucró en la Guerra de Siete Años o Guerra Franco-India peleando por las tierras británicas.

Finalizada la guerra regresó a su labor agrícola en una plantación que heredó de su medio hermano. Conoció a una adinerada viuda llamada Martha Dandridge y contrajo matrimonio con ella en 1859. Gracias a esto, vio crecer sus posesiones y adquirió mayor seguridad financiera.

Presidente de Estados Unidos

A finales de la década de 1750 se introdujo a la política al ser electo miembro de la Cámara de los Ciudadanos o Cámara de los Burgueses. Se opuso a los que consideraba impuestos injustos de los colonialistas y llamó a un boicot en contra de éstos. En el año 1769 exteriorizó una legislación en la Cámara de los Burgueses de Virginia para prohibir la entrada de productos originarios de Gran Bretaña.

A partir de 1774 su resolución a favor de la causa de las colonias de Norteamérica se tornó más pronunciada; fue enviado por Virginia como delegado al Primer Congreso Continental en 1774 y al Segundo Congreso Continental en 1775. Él ya estaba preparado para luchar por los derechos de las colonias, y en este último año fue nombrado comandante en jefe de todas las fuerzas coloniales y se encargó de reorganizar las tropas.

Al principio la lucha fue complicada, pero el 19 de octubre de 1781 el ejército de Gran Bretaña se rindió en Yorktown. Los británicos se retiraron paulatinamente del territorio americano y para 1783 ya era innegable que Norteamérica era independiente. En ese año se firmó un  tratado de paz y en diciembre se retiró del cargo de Comandante en jefe.

Los primeros años de la nación emergente fueron caóticos hasta cierto punto, pero los políticos contaron con la influencia unificadora de Washington.  En 1787 se convirtió en Presidente de la Asamblea Constituyente y trató de persuadir a los Estados de hacer válida una constitución.

En 1789 tuvo el honor de ser elegido por unanimidad absoluta en el primer Presidente de los Estados Unidos, tomando posesión en el Federal Hall de la ciudad de Nueva York.

Durante su mandato demostró ser un eficiente administrador, aunque se enfrentó al desafío de unificar los territorios y crear una sola nación sólida. Implementó arias medidas para reducir la deuda externa y firmó tratados de paz con las tribus amerindias del territorio. En 1792 fue reelegido para la Presidencia y comenzó un nuevo período de mandato.

Washington se retiró en 1797 y durante los siguientes años se dedicó a la gestión de sus tierras, hasta su muerte en 1799.

Influencia

Tuvo el honor de ser el primero de muchos, posición que lo ha ligado inmanentemente a la historia de su nación. Su muerte fue lamentada incluso por los países contra los que luchó, y su país estuvo inmerso en un duelo de tiempo considerable.

George Washington sentó el precedente de la gestión de Estados Unidos y estableció varias de las costumbres que ahora caracterizan la presidencia.