Estructura Interna de la Tierra

Las capas del Planeta azul


Las características internas de la Tierra ya han sido estudiadas, y se cree que se conocen con bastante precisión. En la actualidad se usa el término Geosfera para describir la estructura sólida terrestre.

¿De qué está hecha la Tierra?

Vista desde una perspectiva básica, el planeta es una gran bola rocosa. No por nada forma parte del grupo de los planetas telúricos o rocosos, junto con Mercurio, Venus y Marte.

Las rocas son materiales sólidos compuestos por minerales, que son cuerpos inorgánicos en estado sólido y de origen natural. Existen 3 tipos de rocas:

-Ígneas. Son las más comunes en la corteza. Se formaron en el interior del planeta a partir del magma (roca fundida) y salieron a la superficie en forma de lava o se solidificaron en el interior.

-Metamórficas. Su origen se encuentra en otros tipos de rocas pero la composición de estas fue alterada por una gran cantidad de presión o calor en la corteza terrestre. ¿Por qué? Bueno, cuando la presión y la temperatura se incrementan, pueden originarse nuevos minerales a partir de los anteriores.

-Sedimentarias. Son rocas formadas por la acumulación en capas de partículas de otras rocas o estructuras esqueléticas de organismos marinos de diversos tamaños, transportadas por el viento, el agua o hielo.

Partes de la Tierra

1. Exosfera – 2. Termosfera – 3. Mesosfera – 4. Estratosfera – 5. Troposfera – 6. Corteza – 7. Manto superior – 8. Manto inferior – 9. Núcleo externo – 10 . Núcleo interno.

Composición geológica

La estructura terrestre de la Tierra comprende 3 capas básicas: corteza, manto y núcleo.

Desde el punto de vista geológico y sismológico, la estructura terrestre de la Tierra comprende 3 capas básicas:

-Corteza. Es la capa más delgada y superficial, caracterizada por una baja densidad si se le compara con las demás capas. Tiene un espesor de 5 a 70 kilómetros y en realidad consta de 2 capas: la corteza continental y la corteza oceánica.

La primera es aquella que forma los continentes y se compone principalmente de granito y de otras rocas menos densas que las de la corteza oceánica, por eso se encuentra en la parte superior. Por su parte, la corteza oceánica tiene de 5 a 10 kilómetros de espesor, y está compuesta principalmente por gabro, diabasa y basalto. Forma el lecho de los océanos y es la menos gruesa de las dos capas de la corteza. Sedimentos y rocas sedimentarias ocupan el área externa de toda la corteza.

En total, la corteza constituye menos del 1 por ciento del volumen del planeta.


-Manto. La capa más gruesa representa cerca del 83-84 por ciento del volumen de toda la Tierra y aproximadamente el 6 por ciento de su masa. Ocupa toda la región entre la corteza y el núcleo superior, con unos 2,900 kilómetros de espesor. Se compone de rocas de silicato ricas en hierro, magnesio, níquel y silicio.

El manto comprende 2 regiones: manto superior y manto inferior. El primero, sólido pero dúctil, se compone de rocas densas que ocasionalmente son expulsadas por los volcanes, mientras que el segundo, sólido por completo, tiene una composición similar a la del manto superior.

En el manto se producen corrientes de convección que son parte importante del movimiento de las placas tectónicas.

Se cree que el núcleo tenga una temperatura semejante a la de la superficie solar: 5,400 grados centígrados.

-Núcleo. Los expertos creen que su composición consiste en una aleación de hierro y níquel y quizá existe una ínfima cantidad de azufre. Al igual que las anteriores capas, comprende dos zonas: el núcleo interno y el núcleo externo, que se diferencian por un cambio de estado.

El núcleo interno es sólido y sumamente caliente, pero debido a la presión no puede derretirse. Su temperatura es quizá semejante a la de la superficie solar, unos 5,400 grados centígrados. Por el contrario, el núcleo externo es líquido y se localiza a unos 2,890 kilómetros bajo la superficie terrestre.

Es posible que el núcleo, dada su composición metálica, origine el campo magnético de la Tierra.