Corrientes Oceánicas

Definición de corriente oceánica.

Las corrientes oceánicas o corrientes marinas, son los movimientos horizontales de las aguas oceánicas y grandes mares. Se miden en metros por segundo o nudos, donde 1 nudo equivale a 1.85 kilómetros por hora.

El movimiento representado por las corrientes, es impulsado por tres principales factores: el viento, las variaciones de densidad del agua y las mareas

Viento.

El viento impulsa las corrientes que se mantienen en la superficie del océano o muy cerca de esta. En el océano abierto, el viento tiene la suficiente fuerza como para impulsar las corrientes que circulan el agua a través de las cuencas oceánicas.

Variaciones de densidad.

A esto se le conoce como circulación termohalina, o coloquialmente como “cinta transportadora oceánica”. Las corrientes son impulsadas por las diferencias de densidad en el agua debido a las variaciones de temperatura y salinidad de las regiones oceánicas. 

Las corrientes impulsadas bajo este proceso, se producen a niveles profundos y poco profundos, pero se mueven mucho más lento que las corrientes de marea y de viento.

Mareas.

Las mareas son ascensos y descensos del nivel del agua de mar que crean corrientes poderosas, especialmente cerca de las costas. Este tipo de corrientes afecta el clima global, pues circula las aguas cálidas del ecuador y las frías de los polos.  

Corrientes marinas. En azul: corrientes frías. En verde: corrientes cálidas.

Efecto Coriolis.

El efecto coriolis, no es un factor de movimiento como suele considerarse erróneamente, sino una consecuencia del movimiento de rotación de la Tierra, lo que hace que las aguas oceánicas giren y fluyan hacia diferentes direcciones de acuerdo a su ubicación geográfica.

Mientras más lejos del ecuador estén las aguas, más lento será su movimiento, ya que la Tierra gira más rápido en la línea ecuatorial, tal como pudimos aprender en el artículo de “Efecto Coriolis”

Por lo tanto, el efecto Coriolis desvía a las corrientes marinas hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur, pero la desviación va haciéndose mayor conforme se acerca a los polos y es nula en el ecuador. 

Tipos de corrientes.

Corrientes costeras.

Son las corrientes que fluyen paralelas a la costa y pocas veces superan un nudo. Sin embargo, es posible que se supere esta velocidad si se mide dentro de la zona de oleaje. La intensidad de las corrientes costeras disminuye al alejarse de la costa. 

Este tipo de corrientes representa un peligro para bañistas y buzos, ya que pueden arrastrar a las personas hacia áreas rocosas donde puedan sufrir accidentes, o hacia áreas más profundas poco favorables para quienes están agotados o cuentan con poca habilidad para el nado. 

Corrientes de resaca o de retorno.

Se trata de corrientes donde el mar “busca” su propio nivel. Puede llegar a distancias desde 25 m hasta 1 km y su intensidad depende de la fuerza de oleaje. Cuanto más grandes sean las olas cercanas a la costa, mayor será la corriente. Sin embargo, la fuerza de la corriente es más fuerte durante la calma del oleaje.

Las corrientes de retorno se generan por el rompimiento irregular de las olas a lo largo de su cresta. Estas olas poseen mucha energía de movimiento, por lo que regresan al mar a través de un canal que fueron haciendo por su continuo movimiento. 

Se dividen en tres partes: boca, cuello y cabeza. 

La boca es la zona más cercana a la costa y “se alimenta” del exceso de agua acumulada en la costa. El cuello es donde la corriente alcanza mayor movimiento y fuerza. Y la cabeza es donde la corriente pierde fuerza y se detiene. 

Hay 4 tipos de corrientes de desgarro: permanentes, fijas, repentinas y cambiantes. Aunque todas pueden ser peligrosas, las dos últimas son las que más víctimas han cobrado.

Corrientes de viento.

También son conocidas como corrientes superficiales. El viento se encarga de arrastrar las capas superficiales del agua hacia adelante y va perdiendo intensidad cuanto mayor es la profundidad. Sin embargo, el viento hace una labor suficiente para influir en los movimientos oceánicos de todo el mundo. 

La fuerza de estas corrientes, depende de la velocidad, constancia y duración de los vientos, y se reconocen tres factores que influyen en la velocidad: profundidad del agua, topografía del fondo marino y temperatura. Por lo tanto, las aguas más frías y con mayor presión hidrostática, frenan las corrientes.

Corrientes de convección.

Las corrientes de convección o “corrientes de circulación profunda”, también son impulsadas en parte por los vientos, pero su característica principal es la variación de temperatura de las aguas. 

Sabemos bien que el océano es más frío conforme se acerca a los polos y más cálida cerca de los trópicos; por lo tanto, el calor de las aguas se equilibra al distribuirse de manera horizontal, descendente y ascendente logrando un ciclo. De manera que el agua superficial, cálida y poco densa, se dirige hacia el fondo más frío y denso. A su vez, el agua fría del fondo, sube a la superficie y adquiere una nueva temperatura más cálida, favoreciendo la evaporación. 

Corrientes por mareas.

Como vimos anteriormente, son corrientes cercanas a las costas. Ocurren por interacciones gravitacionales entre el Sol, la Tierra y la Luna, manifestadas a través de subidas y caídas de los niveles del mar.

Corrientes en el mundo.

Las corrientes están presentes en todo el mundo. Algunas de las más conocidas son:

En el océano Ártico: corriente costera noruega y corrientes de Groenlandia.

En el océano Antártico: Corriente Circumpolar Antártica y giro de Weddell.

En el océano Pacífico: Corriente de Australia Oriental, Corriente de Humboldt y Corriente del Pacífico Norte.

En el océano Atlántico: Corriente de las Antillas, Corriente del Brasil y Corriente de Portugal.

En el océano Índico: Corriente de Somalia, Corriente de Madagascar y Corriente del Monzón.

Por qué es importante saber sobre corrientes oceánicas.

Conocer sobre corrientes en el océano tiene diversas ventajas. 

Los buzos profesionales y por pasatiempo, deben conocer todos los tipos de corrientes oceánicas y sus características, pues de esta manera, evitarán peligros por succiones. 

Competidores olímpicos de vela o de nado en aguas abiertas, hacen uso de las corrientes para mantener su velocidad y ahorrar energía. Sin olvidar el punto anterior de evitar el peligro por arrastre.

Las corrientes también benefician el transporte y comercio, ya que la propulsión por viento y oleaje a la misma dirección, reduce el costo de combustible en los viajes.

Otra importancia de las corrientes oceánicas que deberíamos saber, es que regulan el clima de todo el mundo y ayudan a mantener la biodiversidad marina saludable.

El transporte de nutrientes enriquece las aguas y permite una mayor diversidad de especies. De igual forma, las corrientes frías y cálidas, son importantes en las migraciones de numerosas especies marinas.

Y hablando de tecnología, se ha demostrado que las corrientes de los océanos pueden usarse para generar energía marina. Esto es algo que aún se mantiene en pruebas e investigaciones.

Qué hacer en caso de arrastre por una corriente marina.

Las corrientes más peligrosas son las de resaca o retorno, pues pueden arrastrar a los bañistas a partes profundas alejadas de la costa. No siempre son vistas, ya que dependen de la claridad del agua y tipo de sedimento.

La única recomendación para asegurar la vida, es la de recordar una sola indicación básica: nadar rápidamente a cualquier lado en paralelo a la costa, ya que estos embudos o canales son estrechos y no miden por lo general más de 10 metros.

Si nadamos hacemos hacia adelante, es decir, contra la corriente, nunca lo lograremos. La fuerza del agua solo provocará nuestro agotamiento y un mayor alejamiento de la orilla. Por consecuencia, el pánico hará que las posibilidades de supervivencia sean bajas. 

Si el individuo arrastrado no sabe nadar y la corriente lo ha dejado sobre aguas más profundas, es más probable que muera ahogado por la desesperación de no sentir el fondo.

Fuentes consultadas.

Mountain, Alan. El Manual del Submarinista. Editorial Paidotribo, 2007.

www.tides.gc.ca/eng/info/glossary

oceanservice.noaa.gov/facts/current.html