Aconcagua

Pocos saben que la montaña Aconcagua es la más alta de todas las que no se encuentran en Asia, y se le incluye en el grupo de las Siete Cumbres: las montañas más altas de cada continente. En español se le suele llamar Cerro Aconcagua.

El origen de su nombre es incierto. Se baraja la posibilidad de que se derive de los términos del quechua Akon kahuak, que en conjunto significan “centinela de piedra”. Otra posibilidad es la de provenir de las palabras del aymara Kon-Kawa, que en conjunto se traducen como “monte nevado”.

Características

El Aconcagua es una de las más imponentes elevaciones de la cordillera de los Andes, en Sudamérica. Su pico se halla a 6,960.8-6,962 metros de altitud sobre el nivel del mar, y su base, entre Chile y Argentina, se extiende a suelo argentino y ostenta un amplio terreno que culmina con el pico en pleno territorio de la provincia de Mendoza, Argentina. Al norte y al sur se encuentra una zona conocida como el Valle de las Vacas, y en las zonas oeste y sur se aprecia el Valle de Horcones Inferior. Es la más alta de toda América, por delante del monte Denali, y el punto más alto del hemisferio oeste y del hemisferio sur.

Descripción del Aconcagua.

Aconcagua. / Autor de la imagen: Mariordo Mario Roberto Duran Ortiz.

En realidad, la montaña posee dos cumbres; una al sur y otra al norte, que se conectan por una cresta conocida como la Cresta o Filo de Guanaco, la cual mide aproximadamente 1 kilómetro de longitud. Su superficie superior aloja varios glaciares menos pronunciados que los de la Patagonia; algunos de ellos son Los Polacos, en el lado este; Horcones Superior y Horcones Inferior. Los Polacos corresponde a la ruta de ascenso más frecuentada en esta montaña llena de peñascos.

La montaña es considerada una de las más fáciles de escalar de las Siete Cumbres.

Formación

A pesar de ser de origen volcánico, el Aconcagua no es un volcán. Se formó cuando parte de la corteza terrestre se hundió bajo la Placa Sudamericana después de su colisión hace relativamente poco tiempo, pues las montañas andinas comenzaron a emerger cuando se produjo la orogénesis (generación por procesos orogénicos o plegamientos de la corteza terrestre) de la cordillera de los Andes. Su historia se divide en tres tiempos, según los depósitos geológicos:

1.-El primero se desarrolló antes del período Jurásico. Las rocas de su base son sedimentarias. Las rocas de la base del Valle de las Vacas son las más antiguas, mientras que las que componen sus flancos son las segundas más arcaicas.

2.-Secuencias de la era Mesozoica, durante las cuales siguió formando su estructura. Los movimientos de las placas tectónicas levantaron y torcieron las rocas sedimentarias, por lo que en la actualidad los pliegues de formas variadas son comunes.

3.-Apilamientos de depósitos de glaciares y materiales arrastrados por la lluvia durante la era Cenozoica, que aumentaron su altura.

La mayor parte de las rocas de su cumbre son volcánicas.

Características del Aconcagua.

Vista aérea del Aconcagua.

Flora y fauna

La mayor parte de la vegetación y vida animal sobrevive debajo de los 4,000 metros de altitud, pues las condiciones climáticas en las zonas superiores. Pumas (Puma concolor), ratones de montaña, zorros, lagartijas, sapos, guanacos (Lama guanicoe) y liebres introducidas pueden vivir o hibernar en sus faldas, y varias especies de águilas y algunos halcones son vistos sobrevolando. El cóndor de los Andes (Vultur gryphus) y el sapo andino o espinoso (Rhinella spinulosa) son unos de sus más icónicos moradores.

La flora está representada por ciertas especies adaptadas a las bajas temperaturas, la intensa radiación solar veraniega y los fuertes vientos, como el cuerno de cabra (Skytanthus acutus), la cola de quirquincho (Urostachys saururus), la escarapela, la leña amarilla (Adesmia pinifolia) y la yareta (Azorella compacta). En el verano se aprecian especies de cactus de bajo crecimiento. En términos generales, predominan los pastizales abiertos y hierbas en donde destacan las flores amarillas.

Desde 1983 el Aconcagua y sus alrededores inmediatos conforman el Parque Provincial Aconcagua, protegido por el gobierno argentino, que tiene la intención de preservar los valores naturales y culturales del sitio.