Tierra

La Tierra, el planeta de la vida

Hablar de la Tierra implica un número indefinido de palabras y una cantidad de tiempo impresionante. Se sabe mucho sobre ella, y aún así falta demasiado por aprender. Pero es posible condensar lo más importante que de ella se conoce.

La Tierra es el hogar de los seres vivos y se formó hace más de 4,500 millones de años. Es el quinto planeta más grande del Sistema Solar y el tercero más cercano al Sol; su distancia promedio a éste es de unos 149’597,890 kilómetros o prácticamente 150 millones de kilómetros. Como otros planetas, presenta una forma esférica y ligeramente achatada en los polos. Su diámetro es apenas un poco más grande que el de Venus. Es un planeta sin anillos pero con un satélite natural, la Luna.

La Tierra es un planeta que se formó hace más de 4,500 millones de años y su tamaño es similar al de Venus.

Aunque normalmente se le representa como una esfera en posición vertical, su eje está ligeramente inclinado a unos 23.45°. La consecuencia de esta inclinación son las estaciones: primavera, verano, otoño e invierno pues durante una parte del año el hemisferio norte se inclina hacia el Sol por lo que en el norte es verano y en el sur es invierno. Durante la otra mitad del año esta situación se invierte.

características de la Tierra

La Tierra orbita alrededor del Sol, la estrella que provee el nivel de luz y calor ideales para la vida. En términos básicos, el planeta experimenta dos movimientos: rotación y traslación. El primero es efectuado alrededor del eje polar en el sentido contrario al de las manecillas del reloj, es decir, de oeste a este. El movimiento de traslación es el que realiza alrededor del Sol en una órbita casi circular.

Un día en la Tierra tiene una duración de 24 horas, pero si se trata de ser muy específicos, la NASA estima esta duración en 23.934 horas o 0.99726968 días terrestres. Esto es el período de rotación sideral. Ahora bien, 1 año terrestre dura 365.26 días, el tiempo que tarda en recorrer una órbita completa alrededor del Sol.

Los movimientos de la Tierra y las condiciones en que se encuentra en el Sistema Solar inciden en una serie de fenómenos increíbles y naturales: erupciones volcánicas, tormentas, terremotos, estaciones, eclipses, mareas y muchas más. Es un planeta tremendamente activo y en constante cambio.

Características generales de la Tierra

Diámetro: 12,756 km.

Masa: 5.9722 x 1024 kg.

Densidad: 5.513 g/cm3.

Volumen: 1,083,206,916,846 km3.

Temperatura mínima/máxima: -88°/58° centígrados.

Estructura geológica de la Tierra

Es un planeta rocoso con una superficie sólida que a su vez está caracterizada por la presencia de numerosas formaciones geológicas: montañas, mesetas, cañones, llanuras, valles, etcétera. La zona inferior de la Tierra se compone de varias capas de roca y metal; mientras mayor es la profundidad, mayores son las temperaturas.

La estructura terrestre está compuesta por 3 capas: corteza, manto y núcleo. La corteza es la capa más delgada y superficial, en cuyo exterior se encuentran sedimentos. El manto es la capa bajo la corteza y está formado por densas rocas. Representa cerca del 83 por ciento del volumen de la Tierra. El núcleo, por su parte, es la capa más profunda y al parecer contiene hierro, níquel y azufre.

El núcleo es el origen del campo magnético terrestre, el cual puede ser distorsionado por el viento solar (partículas con carga que el Sol expulsa de forma continua). Si las moléculas quedan atrapadas en el campo magnético, chocan con moléculas de aire en los polos, produciéndose así las bellísimas auroras boreales y auroras australes.

Vista de la tierra y el sol desde la órbita espacial

Vista de la tierra y el sol desde la órbita espacial

Atmósfera de la Tierra

La atmósfera es una mezcla de gases: 78 por ciento de nitrógeno, 21 por ciento de oxígeno y 1 por ciento de otros. Del mismo modo que la Tierra tiene una estructura geológica, la atmósfera consiste en varias capas: troposfera, estratosfera, mesosfera, ionosfera y exosfera. La troposfera es la capa más cercana al suelo y la más densa.

Es cierto que otros planetas también tienen atmósferas, pero la terrestre es la única transpirable y gracias a ella los seres vivos mantienen la vida. Protege de la radiación nociva del Sol y del impacto de meteoritos y a la vez ejerce influencia en el clima.

La Tierra está conformada por un 78 por ciento de nitrógeno, 21 por ciento de oxígeno y 1 por ciento de otros gases.

El agua de la Tierra

Los seres vivos no son solamente humanos, animales y plantas. Existen millones y millones de seres que viven y realizan funciones que en conjunto equilibran la Tierra.

El agua es un líquido claro e inodoro que permite la vida. Cuando los astronautas del Apolo VIII obtuvieron una imagen del planeta desde el espacio, observaron un gran globo azul con manchones blancos y marrones, pero eminentemente azul. Y es que el planeta está cubierto por agua  en casi un 71 por ciento, por lo que se le llama a menudo “el planeta azul”.

La mayor parte del agua de la Tierra es salada, pero una pequeña parte es “dulce” y es la que los humanos pueden usar para beber. Por esto es importante cuidar este recurso, ya que sin él la muerte sería efectiva.

En corto

-Es el único planeta que alberga vida tal como es conocida por los seres humanos.

-El punto más alto de la superficie terrestre es el monte Everest, que tiene una altitud de más de 8 kilómetros por encima del nivel del mar.