Olas

Definición

Una ola es una onda de la superficie de un cuerpo de agua, que se genera regularmente por acción del viento. Este, al soplar encima del océano, el mar e incluso lagos, ríos, canales y otros cuerpos de agua más pequeños, forma ondulaciones cuya forma, tamaño y fuerza varían mucho. Algunas no son más que pequeñas ondulaciones, y otras alcanzan varios metros de altura, en las que los surfistas se deslizan temerariamente. Mientras más intenso es el viento, más grandes tienden a ser las olas, lo cual representa un peligro para la navegación.

Las olas transportan más cantidad de energía que de agua, y esta, al moverse, lo hace por medio de movimientos circulares. A medida que avanzan y se acercan a la orilla, las olas pierden profundidad y la fricción entre el fondo del océano y el agua crea un ángulo cada vez más pronunciado. Llegan a estrellarse con estrépito sobre una superficie o a bañar lentamente el suelo de las costas.

Las olas se mueven en grupos, es decir, no se forma una sola hasta llegar a la costa.

Las olas se mueven en grupos, es decir, no se forma una sola hasta llegar a la costa. La parte más alta de una ola se llama cresta, y la parte más baja es el valle. Asimismo, en todas se distinguen 4 factores que las identifican:

1. Altura de la ola. Se determina por la medida vertical a través del valle y la cresta.

2. Longitud de la onda. Se mide por la distancia horizontal entre una cresta y otra.

3. Período de la ola. Es el tiempo entre la llegada de varias crestas consecutivas a un punto específico y estacionario.

4. Propagación de la onda. Es la dirección hacia la que se mueven las olas.

Tipos

Los científicos reconocen varios tipos de olas en los océanos, entre las que se encuentran las siguientes.

Olas de oscilación. Son las que se producen únicamente por efecto del viento, y las partículas de agua suben, avanza, bajan y retroceden, en este sentido, y siguiendo la dirección del viento.

Olas de traslación. Este tipo de olas no son resultado del viento, sino de otras causas: una inmersión brusca de un objeto, un aumento súbito de la cantidad de agua en un área e incluso la fuerza del aire sobre la superficie debido a ciertos objetos o cuerpos, como un helicóptero. Estas olas avanzan hacia adelante y no retroceden, y se presentan en aguas muy cercanas a la costa.

Las olas de traslación generalmente implican un aumento masivo del nivel del agua al llegar a la costa; debido a esto, el agua sí es transportada y puede provocar severos daños en las poblaciones costeras.

Constructivas. Son aquellas que, al lavar el suelo sobre el que se deslizan, permiten la acumulación de material en la playa. Por su fuerza, es frecuente que transporten sedimentos y restos de plantas y animales muertos.

Destructivas. Al impactar con intensidad, eliminan el material del suelo o de la superficie sobre la que rompen. A través de este continuo proceso de acumulación y destrucción, las olas contribuyen a dar forma a las costas.

Las olas más reconocibles son aquellas que se forman a varios kilómetros de la costa debido al viento. Se forman ondas ligeramente altas pero no violentas, y a medida que se acercan a la playa se acumulan y pierden altura. Tras bañar el suelo y retroceder, dejan una estela espumosa.

Tipos de olas.

Causas

Para que una ola se forme, tiene que pasar energía a través del agua; esto hace que se mueva de forma circular. Cuando el viento ejerce fuerza sobre la superficie del océano, río, lago, etcétera, se crea una perturbación que forma una cresta de ola, y esta comienza a moverse. Si no encuentra nada que obstaculice su paso, puede desplazarse a miles de kilómetros e incluso a través de toda una cuenca oceánica.

Las olas más pequeñas no alcanzan más de 0.3 metros de altura, mientras que las más grandes pueden superar los 10 metros.

Las olas más pequeñas no alcanzan más de 0.3 metros de altura, mientras que las más grandes pueden superar los 10 metros. El tamaño depende de la velocidad del viento, de cuánto tiempo este sopla (duración) y de la distancia sobre el agua en la que el viento sopla en una misma dirección, o mejor dicho, el área sobre la cual sopla, llamada zona de alcance. Las zonas del océano en donde hay grandes extensiones de aguas abiertas a merced del viento suelen ser lugares comunes donde llegan olas de gran altitud. En algunas de estas, como ciertas playas de Hawái y California, Estados Unidos, se congregan muchas personas para practicar el surf.

En corto

-La energía de las olas, llamada energía undimotriz, puede ser capturada y aprovechada para generar electricidad.

-El agua no viaja en ondas. En realidad, las olas solo llevan energía de un área a otra.

-Fuerzas intensas que se producen en la superficie terrestre y bajo el mar son capaces de crear grandes olas. Los tsunamis son los mejores ejemplos.

 

 
Fuentes

http://oceanexplorer.noaa.gov/facts/waves.html

http://oceanservice.noaa.gov/facts/wavesinocean.html

http://ocean.si.edu/ocean-news/currents-waves-and-tides-ocean-motion

http://www.bbc.co.uk/bitesize/ks3/geography/physical_processes/coasts/revision/4/

https://ocean.tamu.edu/academics/camps-and-outreach/ocean-world/waves/all-you-ever-wanted-to-know-about-waves-and-then-some/index.html

José Martín del Campo Amezcua, Fausto Chagollán Amaral, Ivonne Martín del Campo Becerra, Inocencio López Aguilar, Francisco González Reinoso, Laura Romo Ríos, Rosalío Almaguer Ramírez. (2006). Geografía. Ediciones Umbral.